Revista Viajes

Guía de viaje: Montevideo en 2 días

Por Gonzalo Vignoni @espiritu_viajer

La capital uruguaya es la ciudad más grande del país y ha sido rankeada como una de las ciudades con la mejor calidad de vida en Latinoamérica. Es una ciudad chica, fácil de recorrer, y con muchos sitios que ver. En base a mi experiencia, esta es una guía para viajar a Montevideo por 2 días (o más, claro).

CÓMO VIAJAR A MONTEVIDEO

Montevideo es una ciudad con menos de 2 millones de habitantes, chica si se la compara con otras capitales latinoamericanas. Pero está conectada con el mundo por vía aérea, fluvial, y terrestre.

El Aeropuerto Internacional de Carrasco es el principal aeropuerto de Uruguay. Desde este aeropuerto, Uruguay se conecta (por vuelos directos) con Argentina, Brasil, Chile, Colombia, España, Estados Unidos, Panamá, Paraguay y Perú. Se puede llegar al aeropuerto en bus desde la terminal de ómnibus de Tres Cruces, la más importante de Montevideo. El viaje entre el centro de la ciudad y el aeropuerto demora entre 30 y 45 minutos.

La Terminal Tres Cruces recibe a 12 millones de pasajeros al año. Desde ella, Montevideo se conecta con el resto de Uruguay, pero también con las principales ciudades de Argentina y Brasil. La terminal de ómnibus está a 10 minutos del centro de la ciudad.

Viajar a Montevideo por vía fluvial (directa) solo es posible desde Buenos Aires. Pero muchas empresas de transporte fluvial (como Seacat, Colonia Express, o Cacciola) comunican Montevideo con las ciudades argentinas de Buenos Aires y Tigre vía Colonia. En Colonia, los pasajeros abordan un bus de la empresa que los conduce directamente a la terminal de Tres Cruces.

TRANSPORTE PÚBLICO EN MONTEVIDEO

El sistema de transporte público de Montevideo está compuesto por buses y taxis. También existen trenes que conectan distintas zonas del área metropolitana de la ciudad.

El autobús tiene un costo de UYU 36 (pesos uruguayos), que a febrero de 2018 equivalen a USD 1,26 (dólares estadounidenses). El pasaje puede pagarse en efectivo al cajero que acompaña al chofer.

Tanto la Ciudad Vieja como los demás barrios turísticos son fácilmente accesibles en autobús, y moverse por la ciudad de ese modo no es tedioso.

La Ciudad Vieja, el casco histórico de Montevideo, es uno de los barrios con mayor oferta de alojamiento en la ciudad. Es cómodo para quien prefiera estar cerca del puerto o del centro financiero. Sin embargo, no es el más lindo ni seguro.

La mejor opción donde alojarse en Montevideo es el barrio de Pocitos o las zonas aledañas. No solo cuenta con buenas conexiones de transporte público sino que, además, es una zona con un poco más de movimiento por la noche. La Playa de los Pocitos estará cerca de tu hostel u hotel e incluso de está relativamente cerca de Barrio Sur, otra zona turística importante. A la Ciudad Vieja se llega en 15 minutos en transporte público.

Otras buenas opciones, además de las dos mencionadas recién, son los barrios de Buceo, Punta Carretas, y Parque Rodó.

Montevideo cuenta con todas las opciones de alojamiento desde hostels hasta hoteles de lujo. El precio de una noche en hostel, en habitación compartida, en Pocitos o en Ciudad Vieja ronda entre USD 17 y USD 24.

Uruguay aplica la devolución del IVA en alojamiento a extranjeros que paguen con tarjeta de crédito o débito.

En general, Montevideo goza de buen clima todo el año, con algunas diferencias típicas de cada estación. La primavera y el verano son las épocas más lluviosas, mientras que el otoño y el invierno no lo son tanto.

Viniendo de Buenos Aires, esperaba que Montevideo tuviera un clima similar. Aunque en verano también hace mucho calor, suele refrescar a la tarde/noche gracias a la proximidad al mar (no tienen 30°C a medianoche como nosotros los porteños... ¡qué envidia!). Las temperaturas promedio están entre los 19°C y 29°C. En verano tampoco suele haber mucho viento. En cuanto a lluvias: diciembre y enero son menos lluviosos que febrero y marzo.

El invierno es fresco y ventoso con temperaturas promedio de entre 7°C y 18°C.

Si al viajar a Montevideo te preocupa el tema de la seguridad, debes saber que la capital uruguaya es una ciudad relativamente segura para los estándares latinoamericanos. Aunque existen el hurto y los asaltos, los índices de violencia son más bajos. Para expresarlo de forma cruda: difícilmente vaya alguien a matarte por un celular en Montevideo.

Hay barrios más inseguros que otros y zonas donde mejor no caminar de noche, como en toda gran ciudad. La Ciudad Vieja y el centro siempre son nombrados como dos de los lugares donde, mejor, no ir de noche. Tomando las precauciones lógicas y teniendo un poco de sentido común, nada debería pasarte 😉

Por la noche disminuye la frecuencia del transporte público, pero Uber funciona en Montevideo y los taxis también son una opción.

Comer en Montevideo puede resultar caro o no, dependiendo del lugar. Los restaurantes son caros si se los compara con un lugar similar en Buenos Aires pero los bares y pizzerías pueden llegar a ser más baratos que en la capital argentina. Acá también aplica la devolución del IVA extranjeros que paguen con tarjeta de crédito o débito.

Comimos una vez en una pizzería de Pocitos donde pagamos unos UYU 250 c/u por una hamburguesa completa con papas fritas, una pinta de cerveza, y un café. Eso son poco menos de USD 9 (menos de ARS 180).

Comprar comida en el supermercado sí es más caro que en Argentina, en la mayoría de productos. No obstante, la devolución del IVA también aplica en productos de mercado.

Se puede viajar a Montevideo por un fin de semana y llegar a ver los lugares más lindos e importantes de la ciudad. Este fue nuestro itinerario para un fin de semana en Montevideo.

Día 1: Ciudad Vieja y Centro

Decidimos recorrer la Ciudad Vieja y el centro el sábado ya que no hay mucho para ver los domingos. Ya de por sí los sábados es poca la actividad en la zona, así que es mejor aprovechar ése día si piensan viajar a Montevideo un fin de semana.

Nuestro recorrido empezó por la Avenida 18 de Julio, una de las principales arterias de Montevideo. Les recomiendo caminar desde la Plaza de los Treinta y Tres Orientales, por la avenida, hacia el Oeste. A los 500 metros habrán llegado a la Intendencia de Montevideo (Av. 18 de Julio 1360), edificio que posee un mirador gratuito.

A 1 kilómetro de la Intendencia está la Plaza Independencia. El trayecto entre ambos puntos pasa por una zona de museos y edificios históricos, entre los cuales resalta el Palacio Salvo.

El Palacio Salvo es el edificio más icónico de Montevideo. Con 100 metros de altura, fue alguna vez el más alto de Latinoamérica. Compartió ese título con su edificio gemelo: el Palacio Barolo de Buenos Aires.

Al llegar a la Plaza Independencia se está dejando el Centro (antes llamado Ciudad Nueva) y entrando en la Ciudad Vieja. El ingreso lo marca la Puerta de la Ciudadela, el único fragmento que se conserva de la antigua muralla que resguardaba a la ciudad. Desde aquí, el camino sigue por la Peatonal Sarandí.

Pero antes de adentrarnos en la Ciudad Vieja, no se puede dejar la Plaza Independencia sin echar un vistazo a los edificios que la rodean: la vieja Casa de Gobierno, la Torre Ejecutiva (actual sede del Gobierno), y el Teatro Solís (al cual hay visitas guiadas).

Tampoco se puede ignorar la presencia del Mausoleo del General Artigas, que tiene su lugar debajo de la Plaza Independencia.

La caminata por la Peatonal Sarandí nos llevará hasta la Plaza Constitución (ex Plaza Matriz). Esta fue el epicentro de la vida ciudadana en la Montevideo colonial, y cuenta con los clásicos edificios rodeando a la plaza central de una colonia española: el Cabildo y la Catedral. Los fines de semana tiene lugar una feria de artesanías y antigüedades que recuerda mucho a la feria de San Telmo en Buenos Aires.

El puerto de Montevideo también está en la Ciudad Vieja. Caminando por la Calle Pérez Castellano, se llega a la plaza del Mercado del Puerto. Tanto en la plaza como en las calles aledañas hay vendedores de artesanías, anticuarios, comida y artistas callejeros. El Mercado del Puerto, en cambio, es más que nada un lugar donde ir a comer. Hay de todo, desde asado y empanadas hasta comida internacional.

Desde acá se puede acceder al puerto. Esta es la zona que visitan los turistas que llegan a Montevideo en crucero desde Buenos Aires.

Pasando por callecitas angostas y paredes decoradas con , el recorrido por la Ciudad Vieja continúa por la rambla. Montevideo tiene más de 20km de rambla, la cual cambia de nombre en los distintos barrios. En la Ciudad Vieja, es Rambla Francia y junto a ella vale la pena ver la Plaza España y el Templo Inglés.

La Ciudad Vieja puede recorrerse en medio día, dejando tiempo para conocer otros barrios. Si se camina por la rambla, esta pasa a llamarse Rambla Reino Unido y Rambla República Argentina en los barrios Barrio Sur y Palermo, al Este de la Ciudad Vieja.

Estos dos barrios fueron la cuna del Candombe, legado de la cultura afro-uruguaya en Montevideo y que revive los fines de semana en los bares y centros culturales de la zona. Lugares de interés son la plaza y calle Carlos Gardel, y los antiguos conventillos convertidos en centros culturales y museos.

Siguiendo por la rambla hacia el Este se llega al Parque Rodó, en el barrio homónimo, con su lago artificial y biblioteca infantil. Aunque quizás prefieran dejar la visita a este parque para el domingo, cuando tiene lugar la feria del Parque Rodó.

Un lugar que me faltó conocer fue el barrio Aguada. Allí se encuentra el Palacio Legislativo, proyectado y diseñado por Vittorio Meano. Este arquitecto italiano dejó su legado en el Río de la Plata: sus obras más importantes fueron el Congreso Nacional en Buenos Aires y el Palacio Legislativo en Montevideo. Las fachadas de ambos edificios son casi idénticas. La gran diferencia está en que el Parlamento uruguayo carece de cúpula.

Día 2: Buceo, Pocitos y Punta Carretas

El sur montevideano puede dividirse en dos partes: una a cada lado del Bulevar Artigas. Todos los barrios mencionados en el itinerario del Día 1 corresponden al Oeste del bulevar. Ahora iremos hacia el Este.

Nuestro domingo en Montevideo arrancó en Pocitos, barrio en que nos alojábamos y donde hay amplia oferta de alojamiento en hostels. Empezamos caminando hacia el Este, hacia el barrio Buceo, por la Rambla República del Perú. En el transcurso se pasa por el letrero de Montevideo, punto desde donde se tiene una vista completa de la playa y del barrio de Pocitos.

La zona tiene un aire a Mar del Plata por el estilo de los edificios sobre la costanera y los parques que separan la avenida de la playa.

Buceo es uno de los barrios más modernos y lujosos de Montevideo. Es hogar del World Trade Center de Montevideo, una torre de 160 metros de altura que es la más alta del país. También se ven muchos hoteles de primera categoría y autos de alta gama por todos lados... No hay mayores atractivos en el barrio más que la Rambla Armenia, los edificios, y el Montevideo Shopping Center, pero es un gran lugar para disfrutar de unos mates junto al río sin tanta gente en la playa.

Pocitos es el típico barrio pobre de cada gran ciudad que, en algún momento de la historia, pasó a convertirse en uno de los lugares caros. Hoy es un barrio mayoritariamente de clase media alta. Las casas son grandes y antiguas, muy parecidas a lo que se ve en las zonas residenciales de Palermo en Buenos Aires.

Hay una zona de bares y restaurantes entre las avenidas Brasil y España, y también en las proximidades de la Plaza Tomás Gomensoro.

La playa es la protagonista en Pocitos. De hecho, antiguamente, las lavanderas se dirigían a esa playa para lavar la ropa en pocitos que hacían en la arena; de ahí su nombre. El agua es una mezcla entre el Río de la Plata y el mar y, dependiendo del viento, tiene más de uno que de otro.

El camino hacia el Oeste bordeando la costa pasa por dos plazas hermosas: la Plaza Tomás Gomensoro y la Plaza Daniel Muñoz. La última es un parque de flores y palmeras que no tiene nada que envidiarle a la costanera de Viña del Mar.

La rambla pasa a llamarse Rambla Gandhi cuando entramos en Punta Carretas. Este es otro de los barrios elegantes y turísticos de la ciudad. Sus principales atractivos son el Shopping Punta Carretas y el Faro de Punta Brava.

Punta Carretas también aloja al Golf Club, al Yachting Club, y la Plaza del Carnaval del Uruguay. Hay algunos bares en la zona del Punta Carretas Shopping Center pero menos opciones que en Pocitos. El Parque Juan Zorrilla de San Martín es otro de los atractivos del barrio.

El shopping es, en realidad, una penitenciaría reciclada que hoy aloja a unas 200 tiendas.

El Faro de Punta Brava, de apenas 20 metros de altura, fue construido en 1876. Al día de hoy, todavía tiene un papel importante en la navegación de pesqueros en el Río de la Plata. Se lo puede visitar por UYU 25 (unos USD 0,87). Vale la pena porque, desde arriba, se tienen vistas panorámicas de toda la costa de Montevideo, desde la Ciudad Vieja hasta Buceo.

Estos tres barrios son lugares para disfrutar de Montevideo al aire libre. No importa si es en la playa o en alguno de los tantos parques. Cualquier lugar es excelente para sentarse a tomar mate o comer churros.

Por la noche, aunque todos ofrecen opciones donde comer o beber algo, Pocitos es la mejor opción. La vida en la playa sigue hasta después de puesto el Sol, y la rambla Perú es hermosa de noche.

El ambiente en las playas, parques, e incluso durante la noche, me resultó muy familiar. En cuanto a seguridad, estos barrios son algunos de los más seguros de Montevideo.

Viajar a Montevideo me mostró que esta ciudad no era lo que creía. Aunque tiene elementos que la hacen muy parecida a Buenos Aires y la comparación sea inevitable, Montevideo tiene su propia personalidad. Es calma, alegre, y en contacto con el río... cosa que me encantó.

Algún día volveré a la capital uruguaya y recorreré otros rincones del país. ¡Pero ahora es tu turno de viajar a Montevideo! 🙂

¡Buen viaje!


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista