Revista 100% Verde

Guisantes enanos, un cultivo muy saludable

Por Pasape

Es una hortaliza muy tierna, deliciosa, fácill de cultivar y agradable de cosechar tanto en primavera como con la temporada avanzada.

Los guisantes, dulces o no (según las variedades), son ricos en proteínas y vitaminas, y excelentes para la salud. Es una planta que no plantea problemas de cultivo en un huerto bien equilibrado, donde se practican rotaciones correctas y las enfermedades son raras. El ciclo vegetativo es bastante rápido, pues la cosecha se realiza entre tres y tres meses y medio después de la siembra en las variedades tempranas, y cuatro meses después en las tardías. Pero hay que evitar un estercolamiento excesivo.

La Planta del Guisante

  • Guisante enano (pisum sativum)
  • Familia: papilionáceas
  • Planta anual comestible

Condiciones de cultivo del guisante

Un suelo apropiado

El guisante no es muy exigente en cuestión de suelo y se adapta sin demasiadas dificultades a todos los huertos. No obstante, prefiere las tierras ahuecadas, bastante ligeras y bien drenadas y aireadas. En cambio, produce cosechas escasas en tierra seca y teme los suelos desequilibrados, en especial muy calcáreos o excesivamente húmedos, pero admite cierta tendencia ácida o alcalina. No necesita mucho humus y es mejor evitar los estercolamientos y todo tipo de abonos nitrogenados, que disminuyen la cosecha y hacen que la planta sea más vulnerable a los ataques de los insectos. Evite enterrar la planta en compost o estiércol más descompuesto.

Clima y exposición

Al guisante le gusta el sol, un poco de sombra empobrece la cosecha y fomenta las enfermedades. No obstante, no prospera en áreas calurosas o con sol excesivo. Se cultiva en casi todas las regiones, pero prefiere los climas templados y húmedos.

Una planta rústica

El guisante soporta bastante bien el frío y las heladas débiles, lo que permite sembrarlo precozmente. No obstante, hay que distinguir entre las variedades de granos lisos y de gramos rugosos: las primeras son más rústicas y deben emplearse para siembras precoces o cultivos bienales, mientras que los granos rugosos son generalmente más dulces y más ricos desde el punto de vista nutritivo.

Sol y espacio

Para mejorar la exposición a la formación de las vainas y los granos, es aconsejable orientar las hileras en  dirección norte-sur, siempre que sea posible. No hay que juntar demasiado las plantas o acercarlas a los cultivos vecinos, en particular, evidentemente, los que puedan dar sombra. Para airear el cultivo, sobre todo de los guisantes semienanos, es bueno dejar cada tres hileras una separación de 50 cm que servirá de camino para pasar la carretilla y para las labores de mantenimiento. En los cultivos asociados puede alternar las líneas de guisantes enanos o semienanos con las de zanahorias o nabos, que necesitan poca amplitud.

granos guisantes 300x225 Guisantes enanos, un cultivo muy saludable

Siembra ordinaria del guisante

Las mejores épocas

  • Para una cosecha precoz, siembre en febrero-marzo en las regiones de clima suave y bajo túnel de cultivo (granos lisos).
  • Para un cultivo ordinario, siembre en marzo-abril (granos lisos y luego granos rugosos).
  • Para un cultivo tardío, siembre en junio (granos lisos o rugosos).

Siembra en hileras

Marque a cordel las hileras, separadas 30 cm para los guisantes enanos y entre 35 y 40 cm para los semienanos (o de medio enrame). Abra surcos de algo más de 5 cm de profundidad en tierra ligera, y de sólo 3 o 4 cm en tierra pesada.

Siembre una semilla cada 3 cm y cúbralas con 1 cm de tierra fina. Comprima con el dorso del rastrillo.

Siembra en hoyos

Muchos jardineros practican esta técnica, sobre todo para las variedades enanas y en huertos divididos en cuadros. Abra un agujero de varios centímetros de diámetro e introduzca de 6 y 8 semillas, separando los hoyos entre 30 y 40 cm en todos los sentidos.

Otros métodos de siembra del guisante

Siembra bajo túnel

Elija variedades tempranas (de granos lisos), que se distinguen por un crecimiento rápido y un desarrollo escaso. Mantenga las mismas separaciones que en las hileras, pero junte más las semillas, cada 1-2 cm. Tras la germinación, airee ampliamente en cuanto el tiempo lo permita. Hay que quitar el túnel aproximadamente tres semanas después de la germinación, cuando los pies ya se pueden aporcar.

Siembra en otoño

En las regiones de invierno suave, la siembra de otoño de variedades de grano liso permite obtener una cosecha temprana en primavera. La planta vegeta durante el invierno y luego se reactiva rápidamente desde el mes de febrero o marzo.

cosecha guisante enano 300x208 Guisantes enanos, un cultivo muy saludable

Primeros cuidados del guisante

Germinación

La germinación tiene lugar entre doce días y tres semanas después de la siembra, en función de la fecha y de la temperatura, y hasta un mes después para los cultivos de invierno. Durante esperíodo conviene mantener el suelo fresco, pero sin excederse.

Aporcadura

Aproximadamente tres semanas después de la germinación, cuando las plantas alcancen entre 10 y 15 cm de altura, realice una binadura y a la vez una aporcadura, cubriendo la base de las plantas para protegerlas y contribuir a su arraigo.

Tutorado del guisante

Salvo en las variedades de porte naturalmente erecto, que no requieren ningún sostén, es preferible colocar un soporte, un pequeño enrejado de alambre o ramitas, para evitar que la planta quede tumbada. Colóquelo cuando las vainas estén suficientemente desarrolladas.

La poda del guisante

Algunos huertanos podan los guisantes, sobre todo los semienanos tempranos, de forma que los tallos se hagan más fuertes y rígidos, para cosechar algo antes y obtener vainas bien formadas. La técnica consiste en despuntar, es decir cortar, el tallo por encima del quinto o sexto grupo de flores. Sin embargo, la diferencia no siempre es apreciable respecto a los pies no podados. En cambio, es importante regar bien los guisantes, pues reaccionan mal frente a la sequía. Riegue directamente con manguera el pie de la planta. Para los cultivos tardíos y en regiones cálidas es bueno empajar entre las líneas, pues la evaporización disminuye notablemente. Si no empaja, efectúe binaduras regulares para airear el suelo y favorecer la penetración del agua de lluvia.

Guisante como abono verde

El guisante está considerado como una planta que mejora el suelo, aportándole algo de nitrógeno, como todas las plantas de la familia de las leguminosas. Las hojas secas pueden utilizarse como empajado o como material para el compost. La planta puede cultivarse también como abono verde, pero se prefiere generalmente el guisante forrajero o guisante de vaca. El cultivo no debe volver al mismo lugar antes de tres años.

Últimas cuestiones

Cosechar el guisante en casa

Los pues de guisante están totalmente sanos e incluso vigorosos, sin huella de ataque de insectos, pero las vainas son escasas y poco desarrolladas… Es posible qu al cultivo le falte sol, pero más probablemente se trata de un exceso de humus, pues la tierra demasiado rica estimula el follaje en detrimento de la fructificación.

Asociaciones del guisante

Al guisante le gusta la compañía de la zanahoria, el nabo, la patata, el calabacín, el rábano, la col, el pepino y el apio. En cambio, no aprecia la vecindad de la cebolla, el ajo, la ascalonia, el puerro, el tomate y la judía.

Protección contra pájaros

Las aves localizan inmediatamente las semillas de guisante y a veces devoran gran parte de ellas. Para evitarlo, coloque una red sobre la tabla de cultivo o un enrejado muy fino sobre las hileras o los hoyos. También puede comprimir el suelo firmemente, pisándolo o con un rodillo aplanador, para que los pájaros no puedan desenterrar las semillas.

Enanos con rodrigón

Para evitar que las plantas se desplomen y facilitar la cosecha, puede rodrigar las variedades semienanas con pequeñas ramas que se colocan al aporcar los pies


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog