Revista Infancia

Historia de la juguetera FEBER, una de las imprescindibles de los 80 y 90

Por Juan Carlos Fernández

Feber se podría considerar como una de las jugueteras claves de nuestra infancia junto a Famosa, creadora de muchos de los juguetes más deseados de nuestra niñez ochentera.

Historia de la juguetera FEBER, una de las imprescindibles de los 80 y 90

Remontándonos a su origen, Feber nació, como no, en el mágico “valle del juguete” de Alicante, cuna de muchas empresas jugueteras españolas. Su nacimiento data de 1953, cuando José Rodríguez Zurita compro en su totalidad Juguetes Rosvi (empresa que él mismo había fundado junto con otros dos socios) unos años antes. En esta aventura le acompañaron otros tres socios.

Desde un principio la marca decidió, como no, sacar dos líneas de productos diferentes basadas en las preferencias de los niños por un lado y niñas por otro. En el área de las niñas Feber sacó varios modelos de muñecas, mientras que se enfocó en los triciclos y todo tipo de vehículos rodantes para los niños.

Pero, sin duda, sus años gloriosos fueron los 80 y primera mitad de los 90. En estos años surgieron los grandes juguetes de esta empresa alicantina. Su producto de referencia siempre fue la muñeca Chabel, que competía de tú a tú con la también española Nancy y la americana Barbie. Aunque es un dato poco conocido, Chabel se basaba en la muñeca japonesa Licca-Chan. Chabel adquirió una gran popularidad, y se lanzaron varios modelos de la muñeca, así como diferentes complementos. La locura era tal que casi todas las nuevas colecciones se agotaban rápidamente. En 1990 Feber decide adaptar la muñeca a los nuevos tiempos e introduce una serie de cambios para reestilizarla.

Historia de la juguetera FEBER, una de las imprescindibles de los 80 y 90

Chabel, desde luego, no fue el único producto estrella, ya que otros muchos tuvieron muchísima popularidad. Siguiendo la senda de los juguetes para niña, se lanzaron productos como Baby Feber y toda la gama de complementos como cuna, bañera, mochila canguro, etc.

Sacaron también una gama de juguetes llamada Hogar Dulce Hogar que, aunque la publicidad de la época lo enfocaba como producto unisex, la realidad de aquellos momentos hacía que sólo se comprasen para niñas. Así, existían productos como el maletín planchador, la olla a presión, la cocina, etc.

Historia de la juguetera FEBER, una de las imprescindibles de los 80 y 90

En cuanto a la gama destinada a niños, fue mítico el maletín multihobby y, absolutamente grandioso, la gama de vehículos a batería en los que te podías montar, como las motos Feber Paris Dakar, la Scooter, o el Porsche Carrera o el Suzuki Bomberos, todos ellos absolutamente impactantes para los niños de la época (y, desgraciadamente, inalcanzables para muchas economías familiares).

Historia de la juguetera FEBER, una de las imprescindibles de los 80 y 90

Además de lo anterior, tenía en mercado varias gamas de productos educativos como Parvulín, Notiphon, Multicoppy y sistemas de montaje y construcción tipo Mecanno. Asimismo, contaba con una gama de juegos de mesa y juguetes pre-escolar para los más pequeños.

Como decíamos, por desgracia, los inicios de los 90 fueron muy complicados. Pese a que 1990 y 1991 fueron grandes años en términos de popularidad y ventas para Feber, en 1992 se declara en suspensión de pagos con una deuda de 6.500 millones de pesetas (unos 40 millones de Euros de la época). Ello supuso que el equipo gestor implementara un duro plan de viabilidad, lo que supuso una reogrnaización del negocio y la cesación en la producción de muñecas. De esta forma, Feber se especializó en los juguetes de batería y en una línea de productos de jardín para niños como toboganes, casitas, etc.

Historia de la juguetera FEBER, una de las imprescindibles de los 80 y 90

Con esta nueva dirección empresarial la compañía fue, más o menos, manteniéndose a flote, pero con la entrada del nuevo siglo, en panorama juguetero español y mundial estaba cambiando de forma notable. Este sector estaba sufriendo una gran competencia por parte de los juguetes producidos en China, con unos costes mucho más bajos, y ello perjudicaba seriamente a las jugueteras españolas, muy atomizadas y con una mano de obra mucho más elevada. De esta forma en 2006, Famosa, ya en aquel tiempo adquirida por un fondo de capital de riesgo, decide comprar Feber para ganar volumen.

Historia de la juguetera FEBER, una de las imprescindibles de los 80 y 90

Desde entonces, Feber se sigue centrando, básicamente, en vehículos de batería y en estructuras de jardín, aunque con un aspecto mucho más moderno, fresco y contando con licencias de marcas como Disney, Ferrari, LandRover y otras empresas que otorgan bastante atractivo a sus productos.

También te puede interesar:

La historia de Pralín, el eterno “hermano pobre” de la Nocilla

Historia de Matutano. Un clásico de los snacks de los años 80 y 90

Historia de Tente. Nada que envidiar a Lego.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas