Revista Cine

Historias del Kronen

Publicado el 31 mayo 2010 por Lilimonster
La novela de Jose Angel Mañas en la que se basa la película, se podría calificar como fenómeno literario en los 90. El escritor fue finalista para el premio Nadal muy jóven, y fue catalogado con un grupo de escritores como Ray Loriga o Lucía Etxebarría, a los que unía una temática urbana y ciertas referencias culturales.
La adaptación cinematográfica tuvo un gran éxito comercial hasta el punto que eclipsó a la propia novela. Además fue trampolín de varios actores principiantes que posteriormente alcanzarían mucho éxito como Juan Diego Botto o Jordi Mollá. Pero la versión de la novela es fallida al no reflejar ciertos aspectos del libro.
.
José Ángel Mañas (Madrid, 1971) con, “Historias del Kronen” (1994), se convirtió en un fenómeno social . Como libro de éxito, tuvo toda clase de críticas, la mayoría adversas. Se criticaba a Mañas un "exceso de frescura", esto es, trivializar la literatura hasta convertirla en nada. De hecho, el libro, en ocasiones, es de una pobreza estilística tal que parece el comentario de un partido de fútbol (a eso se debe en parte su éxito, a lo novedoso de la propuesta lingüística) . El vocabulario se reduce a una serie de expresiones juveniles y a la trascripción de términos anglosajones, como, por ejemplo, “Jotabé” refiriéndose a un whisky o Beitman, referido al protagonista de” American Psycho”. Por lo que para aquellos no familiarizados con ese lenguaje tendrán una lectura mas complicada, también el paso del tiempo hace un flaco favor a este tipo de jerga con la que se narra la historia, ya que refleja una época concreta (principios de los 90).
José Ángel Mañas nunca aceptó la película por considerar que traiciona el espíritu de su novela, al igual que cree que estéticamente no está cuidada. Además considera que el objetivo de Armendariz era realizar una crítica social, lo que él no comparte.
El protagonista de la historia es Carlos, un personaje amoral y negativo que busca desarrollar su maldad en un entorno lleno de hastío, de drogas y de violencia. El autor une la maldad de su protagonista en un entorno de grupo entre jóvenes con la rebeldía propia de esa edad. Según palabras Mañas, la juventud ; “ Es un momento extraordinario, en el que uno ha alcanzado la cima (en lo que a energía se refiere) de la vida y todavía no se ha dado cuenta. En el que uno se encuentra ante las principales encrucijadas de la vida y en el que todavía piensa que puede ser cualquier cosa, hacer cualquier profesión, partir en cualquier dirección. Es un mundo de liebres sin objetivos. Es también un momento de gran confusión de sentimientos, de emociones, de sensaciones.”
El novelista también justifica su peculiar expresión del lenguaje: “Yo empecé con la castellanización porque buscaba un estilo oralizante, y cuando pensaba en cómo hablaba la gente y lo retranscribía me daba la impresión de que traicionaba la pronunciación. El español es muy diferente, fonéticamente, del inglés y lo pronunciamos todo a nuestra manera. De hecho, con el tiempo vamos castellanizando casi todos los vocablos que se integran en nuestro vocabulario cotidiano. “Fútbol”, “tique”, etc. Era una manera de ser fiel fonéticamente a la oralidad. Y luego daba una cierta atmósfera a la novela. Suena bárbaro, sucio. Y yo siempre he sido un defensor de una estética “sucia”. Me gusta la incorrección estilística”.
El libro está mal escrito, pero da la sensación de ser un "feísmo" buscado, una pobreza que refleja la pobreza moral y cultural de los protagonistas, su falta de interés, su desencanto ante la sociedad y la vida que les ha tocado.. Describe un mundo: la famosa "generación X", jóvenes de buena familia sin nada por lo que luchar y con el único objetivo de consumirse en el ocio. Era un tema poco tratado en España hasta el momento, aunque lo exagera. Es un libro triste, nihilista hasta el extremo ( eso no lo apreció jamás Armendáriz en su película). Es un reflejo del desencanto de los 90 frente a la euforia que había supuesto el Madrid de los 80. El reflejo de una juventud acorralada fascinada por la violencia, que se mueve en un mundo cerrado dominado por las drogas, el sexo, los bares de copas, los conciertos rock… Escandaliza y provoca rechazo a algunos, mientras que otros, principalmente jóvenes, se ven reflejados en su lenguaje, la geografía de sus noches, y las perplejidades desoladas de sus personajes.
En el ambiente literario, las sensaciones también están divididas. La crítica oficial recibió la novela con cierto desconcierto, virando al rechazo visceral en el caso de los más conservadores. Algunos sitúan la novela en una veta narrativa joven todavía no bien definida (se habla de ““realismo sucio”), mientras otros la enlazan con el costumbrismo de los años 50, en la estela de “El Jarama” de Sánchez Ferlosio y las primeras novelas de Juan García Hortelano, lo que valoran como un retroceso estéril e inaceptable. Sin embargo la viveza y la fluidez narrativa, la facilidad de los diálogos, la naturalidad en el uso de los argots urbanos, son cualidades de la novela que han reconocido hasta sus más enconados detractores.
La producción de la película corre a cargo de Elías Querejeta. La película se estrenó en 1995 y tuvo un éxito notable en España. Fue seleccionada para el festival de Cannes de ese año, y recibió el premio Goya al Mejor Guión Adaptado.
Montxo Armendáriz, demostró sus inquietudes sociales en “Tasio” (drama rural),” 27 horas” (el mundo de la drogadicción) y “Las cartas de Aloú” (las vicisitudes de un inmigrante). Invita a una reflexión acerca de un cierto sector acomodado de la juventud actual. El director opta por un distanciamiento. Las situaciones en novela y película son similares; una familia comiendo en torno al televisor sin hablar, o se oye el sonido de un teléfono que nadie atiende.



Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas