Revista Cultura y Ocio

Inside Out: los colores de la mente

Publicado el 25 junio 2015 por José José Biancotti @josebiancotti
http://i.blogs.es/http://i.blogs.es/

¿No sería maravilloso poder entrar a nuestra mente y controlar las emociones a nuestro antojo? Quizá podríamos evitar muchos problemas, o probablemente el drama aumentaría. Quién sabe. El punto es que ahora, Pete Docter (Up, Monsters Inc) ha dirigido una película donde al menos podemos ver cómo reaccionarían las emociones al momento en que simplemente nos echáramos a reír o llorar.

El director ha desarrollado la idea de esta obra luego de ver cómo su hija sufría cambios en su personalidad mientras crecía. Luego de trabajar como guionista en la conmovedora Wall-E, y las dos Toy Story, se ha sentado en la silla del director para crear el guion de su historia con Michael Arndt, guionista de películas como Little Miss Sunshine (2006) y Toy Story 3 (2010).

En “Inside Out”, Docter y Arndt nos presentan las personificaciones de las siguientes emociones: el dubitativo Miedo (Bill Hader), la selectiva Desagrado (Mindy Kaling), el incontenible Furia (Lewis Black), la melancólica Tristeza (Phyllis Smith) y la optimista Alegría (Amy Phoeler). Todos estos coloridos personajes viven en el Cuartel General, ubicado en el epicentro de la mente de una niña llamada Riley. Las emociones controlan el estado de ánimo de la joven utilizando unos controles.

Alegría intenta por todos los medios posibles evitar que Tristeza influya significativamente en la mente de Riley, pero llega a perder el control de la situación cuando Riley se muda de Minnesotta luego de que su padre encontrara otro trabajo en San Francisco.

Como la joven deja atrás todo lo que alguna vez cultivó en su antiguo hogar (amistades, pasatiempos, etc), Tristeza cambia los colores de sus recuerdos (representados por esferas amarillas) por el azul. Esto altera la naturaleza de su memoria: lo que alguna vez fue un recuerdo feliz se convierte en un momento de melancolía. Y ya que todo lo que vemos en su mente se encuentra conectado con el exterior, vemos cómo los “castillos” que representan a la amistad y la honestidad se desmoronan cuando Riley pierde a su amiga de la infancia y miente a su madre por primera vez.

Es interesante cómo las vacilaciones de las emociones influyen en las reacciones de Riley; en dos escenas podemos ver que el Miedo duda ante alguna situación específica, cambiando irremediablemente la decisión de la niña. Esto sumado a las metáforas sobre los recuerdos, la personalidad y el subconsciente, hacen de esta película una pieza ingeniosa. Es elogiable además cómo han logrado (apartando los valores estéticos de la animación) infundir profundidad dentro de las tareas de unos personajes que retratan sencillamente las emociones puras de los seres humanos.

Encontramos también un valor fundamental para superar las dificultades. Cuando la Alegría cae en cuenta de que debe dar lugar a la Tristeza para sanar las heridas de Riley, ésta joven llega a asimilar que el color azul es temporal, y que el siguiente paso es avanzar. De esta forma aprende que se puede obtener equilibrio emocional evitando la represión de sus emociones. Ese es un mensaje de la película: solo llorando, y dejando actuar a la Tristeza, llegarás a vivir “intensamente”.


Inside Out: los colores de la mente

Volver a la Portada de Logo Paperblog