Revista Mundo animal

La Camorra y la Mafia, nietas ilegítimas de la antigua"Garduña" española

Por Vagabond
"Garduña" es el nombre de un simpático animalito de hocico prominente y listo, muy parecido a la comadreja. Pero este nombre también se aplica en España a una organización oculta que parece haber existido alrededor de los 1500 D. C.
Debo decir que la información la obtuve de un libro de Santiago Camacho que, a primera vista, semeja el clásico best-seller que vende alusiones a diferentes complots históricos internacionales; pero al final del mismo aparecen las referencias a todos los correspondientes documentos históricos que comprueban sus afirmaciones. Por lo cual, al menos el beneficio de la duda merece; sobre todo porque después de mi correspondiente búsqueda en Internet un par de cosillas interesantes han aparecido:
Parece ser que la Garduña nació en las primeras décadas del 1 500 y fue originada por la misma Iglesia a través de la archiconocida Santa Inquisición. Corría entonces la época de "Torquemada", el feroz Inquisidor. Fueron los tiempos en los cuales la Iglesia deseaba deshacerse no sólo de las brujas y los herejes, sino también de los Judíos y los Moros (árabes), que convivían en la península ibérica. No pudiendo atacar directamente a estos últimos, la tarea de la Garduña fue hacer el “trabajo sucio” en secreto.
Esta organización adoptó una estructura piramidal de tipo masónico donde prevalecían los rituales iniciáticos, tareas bien precisas para los diferentes adeptos y, por supuesto; se preveía la condena a muerte para cualquiera que dejara la organización o que no ejecutara los órdenes en el modo prescrito.
Se dice que las cajas de la Garduña crecieron rápidamente debido al tráfico ilícito y a través de las donaciones recibidas de los poderosos. Quizás está de más aclarar que la Garduña muchas veces ejerció como sicario para muchas de las personas que en aquella época detentaban el poder. No obstante, una parte considerable de las riquezas hubo de destinarse a un fondo pro corrupción. Es decir, debían utilizar parte del dinero para cuando alguno de los miembros estuviera en peligro, o quizás bajo arresto, para corromper a jueces, policías y funcionarios.
Parte de los gestos que utilizaban para reconocerse en público, las formas de matar a sus víctimas y la señal que los reconocía como miembro de la organización (como los tres puntos tatuados sobre la mano); todavía hoy se mantienen al interno de la Camorra Napolitana y también en la Mafia Siciliana. Casualmente, Nápoles y Palermo en un momento histórico fueron parte del Reino De los Dos Sicilias, y por lo tanto dependientes de España.
Lo que sucedió después es de preverse: finalizada la Reconquista la Garduña se convirtió en un lastre para sus creadores por lo cual la mayoría de sus miembros debió pasar a la clandestinidad. Algunos de ellos emigraron a tierra Itálica cuando ésta estuvo en manos españolas y lograron trasplantar en el Reino de los Dos Sicilias una organización que engendraría lo que hoy conocemos como la Camorra y la Cosa Nostra.
¿Cuánto hay de auténtico en estas afirmaciones? Indudablemente existen demasiadas similitudes como para atribuirlas al azar aunque probablemente la certeza no la tendremos jamás. De una forma u otra, buscar las raíces de las microculturas siempre resulta una tarea interesante.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista