Revista Cultura y Ocio

La colaboración judía con los musulmanes durante la invasión de España (II)

Por Pablete @LasTresCulturas
La colaboración judía con los musulmanes durante la invasión de España (II)IVE.- Aquí hay algunos extractos de History of the Conquest of Spain by the Arab-Moors, Vol. I, por Henry Coppée, publicado en 1881. Los libros publicados antes de la era de la “corrección política”, impuesta por los judíos para censurar artículos y opiniones que les perjudican políticamente, contienen siempre altas dosis de verdad.
Ya he hablado de un importante componente en las combinaciones de Ilyan (traidor general de los godos, también conocido como Julián), sobre el cual, como se ha comprobado en todos los períodos de la historia española, parece apropiado tratarlo con mayor profundidad: me refiero a los judíos.
Nada es más triste, y al mismo tiempo tan único, tan sui géneris, en la historia del mundo que la separada y peculiar existencia de este pueblo, herido y en todas partes perseguido, que ha sido -sobre todo desde la era cristiana, que inauguraron su cruel y cegado acto de incredulidad- despreciado, pisoteado, cazado, exiliado, torturado y asesinado. Y sin embargo, lo más sorprendente es el poder moral que han ejercido sobre sus perseguidores.


Mientras que los cristianos eran perezosos en los negocios, flojos en la industria, y desperdiciaban lo que tenían, el judío [estaba] ganando y atesorando; “Acomodó” a los derrochadores con préstamos usureros, y apeló por precedente a la estratagema de Jacob, – La actitud de los judíos.
“Esta era la manera de prosperar, y él fue bendecido, el ahorro es bendición, si los hombres no lo roban”.
Sólo así podían vengarse de sus opresores. De este modo, establecieron relaciones con los cristianos de España y con los árabes-moros de África, y de la combinación de estas relaciones emergieron como un potente elemento en la conquista árabe, para luego ganar dominio en la Península.
No existe un registro certero sobre cuándo llegaron por primera vez. Podemos creer que cuando las flotas de Salomón hicieron sus viajes a Tharshish, -“ya que el rey tenía en el mar una armada de Tharshish con la marina de Hiram: una vez cada tres años vino la marina de Tharsis, trayendo oro y plata, marfil, y monos y pavos reales”-, y algunos de los israelitas más aventureros permanecieron en la Península, formando el núcleo para otros que, cuando Judea fuese invadida por ejércitos hostiles de vez en cuando, abandonaran su país y vagaran por la costa norte de África, y escucharan las noticias de sus hermanos en España, y se unieran a ellos allí.
Sabemos que cuando los romanos conquistaron la península encontraron un número considerable de israelitas domiciliados allí.
Cuando, después del terrible asedio de Jerusalén, por Vespasiano y Tito, de la amada y orgullosa ciudad no quedó, “una piedra sobre otra”, grandes muchedumbres de exiliados vagaron hacia el oeste inflando estos números. España era una tranquila provincia romana, y allí por su industria, frugalidad y habilidad en los negocios, los judíos se hicieron miembros útiles de la sociedad.
Hubo muchos que permanecieron en el norte de África y que mantenían relaciones constantes y cordiales con sus hermanos en España. Allí podían haber deseado con ahínco que sus errabundos terminaran: pero no; feroces persecuciones les esperaban allí, como en cualquier otra parte.
Cuando Heraclio se convirtió en emperador de Oriente y decidió castigar a los judíos en su dominio, sus embajadores hicieron un tratado con el monarca gótico Sisebuto, uno de los artículos exigiendo que todos los judíos recusantes fueran expulsados ​​de España.
Este artículo también se incorporó en el Código Visigótico. En sus términos se les dio un año para decidir si iban a confesar a Cristo y ser bautizados, o ser afeitados y azotados, sus bienes confiscados y obligados a abandonar el país.
En vista de tan temible contingencia la mayoría se convirtió en hipócritas. Se dice que noventa mil se resignaron a ser bautizados; pero el forzado rito cristiano no era más que una máscara, pues la circuncisión continuaba llevándose a cabo secretamente, y así se transformaron de sujetos tranquilos y ordenados, en enemigos ocultos e intrigantes.
Pero incluso aquellos que pacientemente se resignaron, como hemos visto, no estaban protegidos de la humillación y de la nueva indignidad, sino que eran despreciados por su apostasía, que no era más que una nueva prueba para sus torturadores de su sórdido carácter.


El cuarto concilio de Toledo, celebrado en el año 633, revocó el decreto que les obligaba a ser bautizados; Pero esta aparente clemencia fue neutralizada por las crueles exigencias de que los hijos de los que habían aceptado el cristianismo fueran arrebatados de sus padres para ser plenamente educados en la fe cristiana, y que aquellos judíos que se habían casado con mujeres cristianas debían adoptar la religión de sus esposas, o serían separados de ellas. También fue decretado por el consejo que, en un juicio judicial, ningún judío pudiera presentar pruebas contra un cristiano.
Esto puso a los judíos en una terrible desventaja. El rigor aumentó. El sexto concilio toledano, en el año 638, fue más franco y no mucho más cruel cuando decretó que “el judaísmo no sería tolerado en el reino”, el octavo consejo prescribió nuevos rigores contra ellos.
Estos decretos produjeron en parte el efecto deseado; grandes números [de judíos] se desterraron a sí mismos, refugiándose en África del bautismo cristiano y de la persecución; allí también estaban dispuestos a unirse a cualquier respetable conspiración contra el gobierno y el pueblo que les había oprimido constantemente.
Para este no tan secreto propósito al menos recibieron el crédito completo; y cuando Égica ascendió al trono en el año 687, se encontraban bajo especial vigilancia, ya que se afirmaba que los judíos en España y África habían concertado un acuerdo especial para ayudar a destruir la monarquía gótica.
Así, aunque odiar y perseguir a los judíos se consideraba una parte indudable del deber cristiano en el abstracto, su conspiración agregó combustible a la llama. Por lo tanto, podemos admirar el asombro de la nación gótica y del mundo cristiano cuando Witiza, para servir a sus propios fines, como se creía, eliminó el anatema y las discapacidades y les devolvió parcialmente una condición de seguridad y facilidad.
Esta aparente clemencia disgustó a sus súbditos, no tanto porque anuló los cánones eclesiásticos y las leyes seculares, sino porque se atrevió a oponerse al prejuicio universal e implacable que se basaba ignorantemente en las pretensiones de Aquel que había perdonado a sus enemigos en la cruz.
Volvamos un instante para ver cómo fueron considerados por los árabes-moros. Sus primeras relaciones con el credo de Mahoma ya han sido presentadas. Hemos visto que habían sido poderosos en Arabia antes del advenimiento del profeta.
Los príncipes habían adoptado la Ley de Moisés, y los esfuerzos de Mahoma fueron arduos para convertirles. Cuando vio que era una tarea muy difícil, por las reivindicaciones generales del Islam, pidió y recibió revelaciones especiales que los denunciaban: en numerosos pasajes del Corán su incredulidad es reprendida y su destino declarado.
A pesar de esto, no parecen haber sido vistos con el mismo desprecio que otros incrédulos: estaban entre las primeras personas permitidas a componerse por tributo; y, si todavía eran despreciados, se les permitió vivir en paz.
Pero ahora, en el noroeste de África, había aumentado su importancia. Lo que les hacía peligrosos para los cristianos góticos, les daba un nuevo valor a los ojos de los árabes-moros, que se preparaban para invadir la península.
Estos descontentos y confederados judíos formaron una banda de auxiliares inteligentes y útiles para el programa de conquista musulmana. Los sonidos marciales de los anfitriones musulmanes eran una agradable música para sus oídos.
No tenían ninguna Lealtad nacional. Tenían la garantía de la historia de que el cambio de amos mejoraría su condición: ayudarían y servirían a los más bondadosos. La España mahometana sería mejor que la España cristiana, porque sería más tolerante.
Tanto por el Mesías Cristiano como para el profeta del Islam, tuvieron igual desprecio; y así los lectores de la historia española posterior encontrarán que, en épocas turbulentas, a menudo, como soldados de la fortuna, cambiaron de bando, y con frecuencia mantuvieron el equilibrio de poder a través de la influencia de su unidad y su riqueza.
Como ilustración única: cuando los musulmanes comenzaron a perseguirles por su dinero, se dirigieron a los cristianos y llevaron Alfonso VI al trono de Castilla y León, en el año 1085.


A medida que leemos de su fortuna llena de vicisitudes, nos sorprende el hecho de que el importante rol que han jugado ha sido intencionalmente ignorado o menospreciado por ambas partes en la lucha; pero no es difícil descubrir la verdad, a pesar de la reticente mención o el silencio intencional de los historiadores españoles y árabes, el primero provocado por el rencor religioso y el segundo por un orgullo de conquista, que no compartiría la gloria con tan humildes agentes.
Parece seguro que, al concertar sus planes para la conquista, Musa había tomado a los judíos como consejeros desde muy temprano: recibiendo información valiosa e importantes estadísticas de ellos, que habían aprendido en el comercio.
También se sabe que después de que el conde Ilyan entrara en contacto con ciertos godos descontentos en España, también buscó la ayuda de los judíos, como un elemento importante para llevar a cabo su propósito. Con gusto escucharon a los dos comandantes, y probablemente suministraron dinero, que su sagacidad les aseguró era una inversión tan segura y rentable, como en esos tiempos turbulentos se podían hacer.
Ahora podemos regresar por un momento a Rodrigo y la inminente invasión como realmente tomó forma ante sus ojos. Su recién adquirido poder parecía bien establecido; Su reino era un espectáculo justo. Todavía podía desafiar “la malicia doméstica y la exacción extranjera”.
De hecho, tenía sus sospechas del descontento gótico, y cada día traía una corroboración más fuerte del presuntuoso propósito de los árabes-moros; sabía que los hijos de Israel estaban conspirando secretamente contra él, pero hasta el momento no tenía ninguna duda sobre su capacidad para resistir a todos estos enemigos unidos, y colocar el poder gótico en una eminencia de autoridad y gloria sin precedentes. Si tuvo dudas en cuanto a la fidelidad de Ilyan, parece que las descartó.
… La degradación final de Córdoba dejó a Mughith libre para emplear a sus tropas, junto con las de Tariq, de la manera que su jefe debía dirigir. Era ahora el final de agosto de 711.
Dejó, como se había hecho en otros lugares, la autoridad local en manos de los judíos de la ciudad, los únicos en los que podía confiar, y fortaleció su control tomando rehenes entre los hombres más importantes.
Hizo del palacio su cuartel general, inaugurando así su futura grandeza y poder. Manteniendo a su alrededor una guarnición suficiente, extendió el resto de sus tropas por la Comarca, aguardando las órdenes de Tariq.
A partir de este momento, Córdoba permaneció en manos moras, creciendo continuamente en poder y esplendor, hasta que, con el dominio morisco, comenzó a declinar en los primeros años del siglo XI.
… El avance de Tariq había sido necesariamente lento y cauteloso; pero el caso parecía desesperado. La fama de sus victorias habían aterrorizado a todos los corazones. Los principales nobles y guerreros, sobre los cuales el pueblo podía confiar en su desesperada situación, habían caído en el campo.
Aquellos que habían huido a Toledo sólo pensaban en una nueva huida. Y cada día trajo nuevo testimonio del valor y el número de los musulmanes, y la ubicuidad de su luz y flotas de jinetes. En la ciudad no había municiones de guerra: los habitantes, paralizados, no habían acumulado provisiones.
No podía haber esperanza de socorro desde afuera, y mientras, en última instancia, los cristianos iban en una triste procesión para invocar la asistencia de Santa Leocadia en una urgente demanda, la vanguardia de Tariq apareció ante el pueblo.
Si los cristianos estaban desesperados, los judíos, que habían disimulado su alegría, apenas esperaron su convocatoria para aconsejar una rendición inmediata.
(Gayangos cita además que “los judíos abrieron las puertas de la ciudad a los musulmanes”).
… Mientras tanto, la segunda división bajo el mando Zeyd Ibn Kassed, había procedido, sin demora, a conquistar Málaga y su Comarca.
Se encontró con poca resistencia, y pronto pudo enviar, o tomar un fuerte destacamento a Gharnatta, la Medina o capital del distrito de Al-Birah. No encontraron oposición; y aquí también encontraron a un gran número de judíos, bien informados de su venida y de su propósito, dispuestos a dar la bienvenida al invasor, y contentos de encontrar entre las filas bereberes a muchos de sus hermanos, que, aunque convertidos al Islam, retuvieron los instintos de su sangre consanguínea.
Zeyd entregó el gobierno de Gharnattah (Granada) a los judíos, totalmente seguro de su enérgica cooperación en las maquinaciones musulmanas. El número de judíos en esa ciudad y el poder que tenían en sus manos, hicieron que el lugar fuese llamado, en su temprana historia, Gharnatta-al-Yahood, Granada de los judíos.
Fuente: History of the Conquest of Spain by the Arab-Moors, Vol. I, por Henry Coppée, 1881.
http://www.alertadigital.com/2017/07/10/la-colaboracion-judia-con-los-musulmanes-durante-la-invasion-de-espana-ii/&version;
Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta"

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :