Revista Opinión

La complejidad es la dominante en este mundo. Siria

Publicado el 02 septiembre 2013 por Manuhermon @manuhermon
Sea Egipto o Siria. No tengo reseñado cuando empezó la realidad a perder color y nitidez, pero puedo asegurar que cuando yo era joven todo se apreciaba claramente a la primera. Había amigos y enemigos, unos a un lado y enfrente el resto, la dicotomía tenía algo de sentido; o eso parecía. Poco a poco fueron pasando los años y el cerebro se va llenando por sus múltiples arrugas de dudas, y certezas que antes no eran visibles, cuestiones que eran desconocidas empezaron a salir publicadas, testimonios personales de múltiples individuos de diferentes países fueron llenando vacíos, que hasta cierto punto impedíamos porque afectaban a nuestras bases ideológicas, ya que eran maldades de los nuestros. Supongo que hay una parte de desarrollo vivencial de cada individuo que puede explicarlo, la personal maduración, o experiencia vivida de cada uno. Pero también creo que hay otra parte que tiene relación con el mundo en que vivimos, complicado de entender por la innumerable cantidad y diversidad de intereses en juego, en gran parte transversales, por lo que rompen las costuras de nuestros rígidos esquemas mentales. Creo que el mundo es más confuso y equívoco que antes, cuando había dos campos claramente definidos, Oriente y Occidente, Capitalismo y Socialismo y dentro se sumían el resto de luchas. Siria y Egipto, son dos de las esponjas actuales; que muchas personas tengan la suerte de verlo tan claro como cuando yo era joven, produce cierto estupor. Se trata, según ellos de una de las típicas guerras imperialistas, de los malos, contra los oprimidos del tercer mundo, contra los pobres. Pues qué bien para ellos, qué tranquilidad de conciencia cuando se toma postura nítida a favor de un bando, por supuesto el de los buenos. Qué suerte tienen estas personas, de ver tan nítido los males de sociedades complejas, tanta como los cristianos con los buenos y malos, cielo e infierno. Siria. No me gusta nada la guerra. Pero ya hay una desde hace muchos meses, en la que caen miles de mujeres, niños, hombres, viejos… una guerra que empieza porque una sociedad se harta de la opresión de un régimen y lucha para conquistar derechos y libertades. Cuando una sociedad se alza con fuerza hasta poner en peligro el régimen existente el enfrentamiento está servido. La guerra se produce precisamente cuando hay fuerza suficiente en ambos lados para enfrentarse al otro bando y se mantiene en el tiempo si uno de los dos bandos no puede aplastar al otro. Los rebeldes sirios, la sociedad que se levantó, es un conjunto de intereses unidos en contra del Régimen, -y no a favor de una misma solución-, una realidad similar en este sentido a otros países árabes, por lo que no quedan tan suficientemente claros los apoyos internacionales a los rebeldes, y sí lo están los apoyos rusos al Régimen. El lugar donde se celebra la batalla es punto estratégico y polvorín siempre a punto de incendiar el planeta, todo Oriente Medio lo es, por sus riquezas petroleras, por su situación estratégica y logística, etc. pero también por la batalla que libran el Islam y la democracia laica del pueblo árabe. Muchos intereses en juego dentro y fuera del territorio. El gas Sarín, parece probado que fue utilizado en contra de la población. En una guerra civil casi todo es en contra de la población. El gas provoca un salto cualitativo en esta sucia guerra lo cual aumenta confusión y dudas en todas las fuerzas políticas mundiales, salvo en las que tienen seguro que no se debe actuar, porque los imperialistas quieren la guerra, y parecería como si el Régimen no. Al Assad no quiere la guerra, solo quiere que le dejen exterminar unos cuantos miles de sirios para mantener su paz unos cuantos años. Un problema asalta mi cerebro, si hasta ahora se ha condenado moralmente, diplomáticamente, políticamente, la utilización del gas sarín por la comunidad internacional, y deja de hacerse en esta ocasión, ¿no se estará dando la voz de ‘adelante, comienza la carrera’ para el uso de gases en cualquier lugar del mundo? Abrir la puerta a que en otras zonas de conflicto fuera utilizado el gas, -o la energía atómica- estremece y pensar que puede ser por una dejación, por el respeto a la doctrina de no intervención, me lleva a pensar en los muertos de la antigua Yugoslavia. Por otra parte parece razonable que una nueva guerra no resolverá nada ¿O sí? ¿O nos cruzamos de brazos? No intervenir supone de facto, apoyar el Régimen de Al Assad y apostar por la derrota del pueblo, que sin duda machacarán. Confieso que las dudas golpean en mi cabeza. No me gusta la guerra, y tenemos un problema, ¿Cómo resolverlo?, dejando que todo transcurra como hasta ahora no me parece. Recuerdo a los republicanos españoles de los años cuarenta, II Guerra Mundial, clamando por la intervención de los aliados en España. Años antes, durante La República legalmente constituida, asaltada por las fuerzas golpistas, el gobierno republicano clamaba a las democracias europeas por su intervención en el conflicto, solicitando armas y apoyo político, que no logró, lo cual volcó la balanza al campo franquista apoyado por el nazismo alemán y el fascismo italiano que apoyaron en armas, dinero y ejércitos.
Acaso la intervención de las democracias europeas en la España republicana ¿no hubiera impedido las atrocidades cometidas y la intervención de los aliados posteriormente durante la II Guerra no hubiera evitado un régimen de sufrimiento durante 35 años?

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas