Revista Opinión

La comunidad judía de Jerusalén, las autoridades otomanas y la población árabe en la segunda mitad del siglo XVIII: un capítulo de la historia local

Publicado el 14 febrero 2018 por Emethgolem @NombredeIsrael

La desintegración del gobierno otomano central en el siglo XVIII tuvo un impacto significativo en la situación en Jerusalén. Este artículo investiga las relaciones en la segunda mitad de ese siglo entre un grupo minoritario en la ciudad (la comunidad judía) y las autoridades otomanas en Jerusalén y en Damasco, la capital del Sancak, así como las relaciones de la comunidad judía con el árabe población de Jerusalén. El documento se basa en una nueva fuente histórica que se ha descubierto recientemente: los libros de contabilidad originales de la comunidad judía en Jerusalén de once años en la segunda mitad del siglo XVIII (entre 1760 y 1796).

La principal conclusión de la presente investigación es que la comunidad judía se vio obligada a pagar considerables sumas de dinero por “debajo de la mesa“, que se convirtieron en pagos fijos, además de los impuestos formales pagados a las autoridades otomanas, un fenómeno que no es exclusivo de la Jerusalén de ese período. El documento contiene datos precisos y describe su distribución. Incluye tablas de las cantidades pagadas por la comunidad tanto al gobierno como a docenas de funcionarios. El documento también demuestra la importancia de los préstamos en interés de la comunidad por parte de la población musulmana en Jerusalén. De vez en cuando estas deudas llevaron a crisis severas en la comunidad. Otro punto descubierto por esta investigación es la identidad de docenas de funcionarios en la ciudad que aceptaron regalos,

Creo que estas listas de gobernantes y oficiales otomanos, así como notables árabes y otros mencionados en los libros de cuentas, también pueden enseñarnos mucho sobre la historia de los árabes en Jerusalén.


En el siglo XVIII, la desintegración del régimen otomano central fue bastante evidente para los residentes de Jerusalén. Los estudiosos que estudiaron este fenómeno describieron la situación de manera inequívoca. Cohen lo describe de la siguiente manera: “Pero la razón principal, nos parece, fue el malestar político general y la anarquía que plagaron al  Sancak a lo  largo de este período”. 1  Manna describe la debilidad del régimen central en Damasco, comenzando en el segundo la mitad del siglo XVIII, y su incapacidad para controlar la situación en Jerusalén, que estaba sujeto a este régimen:

La continua disminución del poder del régimen central en Estambul y su gradual pérdida de control sobre los acontecimientos en las provincias, elevaron el estatus de los notables locales. Los  ‘ulemas  y los  ayans  se unieron con otros grupos entre las personas para establecer su poder e influencia. Gradualmente erosionaron la influencia de las autoridades en las provincias y se convirtieron en los verdaderos líderes, en lugar de simplemente los agentes entre las autoridades y los residentes … Como resultado del debilitamiento del gobierno otomano en el siglo XVIII, los  ‘ulemas ganaron más poder , como lo hicieron los otros  ayans. Llenaron el vacío producido por la disminución de la eficiencia del régimen en las provincias y su incapacidad para proporcionar a los residentes defensa y otros servicios. Los  ‘ulemas  y los  ayans extendieron su protección a diversos grupos dentro de la población, y asumieron funciones que previamente habían sido dominio exclusivo de las autoridades y la administración …. Es difícil determinar una fecha específica en la que el poder de la sociedad los grupos comenzaron a aumentar. Fue un proceso …. Sin embargo, parece que el aumento en el poder de los  ‘ulemas  y los  ayans  en Jerusalén, y su aumento en importancia en la administración práctica del Sancak, tuvo lugar principalmente en el último cuarto del siglo XVIII. 2

Estos estudios, así como otros que describen el dominio otomano en la provincia siria en el siglo XVIII, se basan en los archivos otomanos del gobierno central en Estambul y Damasco, en el Jerusalén  Sijill  (los archivos del tribunal Shar’i), y en otras fuentes árabes y europeas. 3  El objetivo de este trabajo es examinar la situación desde el otro lado, es decir, desde el punto de vista de la comunidad minoritaria, es decir, la comunidad judía. Hay buenas razones para suponer que los asuntos fueron vistos de manera similar por los cristianos, y quizás incluso, en un gran número de asuntos, por la población musulmana de Palestina en sus relaciones con las autoridades y con las otras comunidades. Una nueva fuente que aún no se ha estudiado puede arrojar luz sobre el tema. Esta nueva fuente consiste en los libros de cuentas originales de la comunidad judía de Jerusalén (que era equivalente a la comunidad sefardí en ese momento) de la segunda mitad del siglo XVIII. Se han descubierto recientemente libros de cuentas de once diferentes años desde la década de 1760 hasta la década de 1790 (desde el año judío equivalente a 1760-61 hasta el equivalente de 1795-96), 5 incluyendo una muestra representativa de cada una de las cuatro décadas. Por lo que sabemos, los cristianos de Jerusalén tenían libros de contabilidad similares, 6  pero estas fuentes aún no han sido sometidas a investigación académica (ni en Palestina ni en las otras comunidades judías del Imperio Otomano). Estos libros de cuentas incluyen no solo material abundante sobre la administración financiera de la comunidad judía en Jerusalén, y sobre una variada lista de temas que abarcan desde demografía e impuestos hasta peregrinaciones y vida cotidiana, 7  sino también información extremadamente importante sobre las diversas ramas del Imperio otomano. régimen y sobre la población árabe local, principalmente en lo que respecta a sus relaciones con la comunidad judía. Mientras que las fuentes oficiales otomanas y el  Sijill describen el aspecto formal de los contactos que los súbditos otomanos tuvieron con las ramas administrativa y religiosa del gobierno, los libros contables judíos añaden mucho acerca de la vida cotidiana real. Este contacto no oficial no puede describirse completamente en ninguna documentación formal, ya que los libros de cuentas en discusión contienen una lista detallada no solo de los impuestos legales pagados por los judíos a las autoridades, y los nombres de los funcionarios y sus muchos asistentes que los recogieron , pero también una lista completa de los obsequios, sobornos y pagos extorsionados otorgados a estas personas, y los muchos funcionarios que los aceptaron. De hecho, algunos de estos pagos se convirtieron en impuestos oficiales a lo largo de los años -parte de la “ley no escrita” – y los derechos a estos pagos fueron ocasionalmente legados a los herederos de los funcionarios.8  pero muchos de ellos, especialmente los sobornos y las extorsiones, nunca fueron enumerados en ninguna fuente oficial o no oficial, y de hecho hubo muchísimos, como veremos.

Los libros de cuentas también contienen una lista exacta de los préstamos que los judíos tomaron de los musulmanes y las deudas que les devolvieron (así como algunos de y hacia los cristianos) y a los agentes de las autoridades en Jerusalén. Este fenómeno, que se conoce desde hace tiempo de diversas fuentes y de la literatura de investigación, es respaldado por el material fuente actual. Por lo tanto, tenemos una fuente que describe de forma realista la vida cotidiana de una comunidad minoritaria en una ciudad otomana provincial en la segunda mitad del siglo XVIII. La imagen que emerge de los libros de cuentas no es particularmente feliz. Estas fuentes constituyen en gran medida la historia “como realmente era” (” wie es eigentlich gewesen“), En palabras de Ranke. Los libros de cuentas contienen muchos nombres de gobernantes y familias árabes, términos de impuestos y expresiones, algunos de los cuales no se conocen de ninguna otra fuente. El lenguaje de los libros de cuentas es hebreo, tachonado de muchas expresiones ladinas, turcas y árabes. La escritura está en letras hebreas, con las expresiones turcas y árabes deletreados fonéticamente, lo que a veces dificulta la identificación de estas expresiones.

Uno puede preguntarse si esta nueva fuente confirma, y ​​en qué medida, las tesis de los académicos que se presentaron anteriormente, y lo que se agrega a lo que ya sabemos. Intentaremos responder estas preguntas aquí.

Los judíos en Jerusalén en la segunda mitad del siglo dieciocho sumaron aproximadamente 3,000 personas de una población total de aproximadamente 12,000-15,000. 9 La comunidad de Jerusalén (así como las otras pequeñas comunidades judías en Palestina) tenían una estructura y un estilo de vida diferente de las otras comunidades judías en el mundo en ese momento. Desde un punto de vista demográfico, la comunidad de Jerusalén incluía una gran cantidad de hombres y mujeres ancianos que habían inmigrado a Eretz Israel en su vejez. La mayoría de los judíos en Jerusalén en el siglo XVIII eran descendientes de judíos que habían sido expulsados ​​de España, no necesariamente descendientes de judíos que habían inmigrado directamente a Palestina en el momento de la expulsión, sino de aquellos que habían inmigrado a Turquía o los Balcanes. El reemplazo de la población judía en Palestina fue muy alto, debido al hecho de que siempre había muchos judíos que emigraron a Palestina y muchos que abandonaron el país.

Hubo también un pequeño número de judíos Ashkenazi, Mugrabi y Karaite en Jerusalén en este momento, pero la comunidad de Jerusalén, o “toda la comunidad de la Ciudad Santa de Jerusalén, puede ser rápidamente reconstruida en nuestros días”, como se llamaba en las fuentes judías, fue esencialmente la comunidad sefardí, con todos los demás sujetos a ella en el período en discusión. La comunidad sefardí ya se había convertido en dominante en Jerusalén en el siglo XVI, y durante el curso del siglo XVII los Must’ariba (los judíos locales que habían vivido en Palestina durante muchas generaciones) y los judíos orientales y mugrabi que vivían allí fueron asimilados en la comunidad sefardita, que esencialmente se convirtió en la comunidad judía de Jerusalén. 10 Los judíos Ashkenazi conservaron una estructura de comunidad separada hasta la destrucción de su comunidad en 1720, en el conocido episodio donde se vieron envueltos en grandes deudas. 11

La diferencia más significativa entre Jerusalén y otras comunidades judías en el período en discusión fue la fuente de ingresos de los individuos en la comunidad. La mayoría de los judíos de Jerusalén del siglo XVIII no se sostenían haciendo ningún tipo de trabajo, sino que vivían fuera de la capital. Muchos de ellos habían dejado algún tipo de fondo en su comunidad de origen antes de inmigrar a Palestina, y vivieron por el resto de sus vidas de los intereses de este dinero, que les fue enviado desde la diáspora. También disfrutaron de exenciones de impuestos en Jerusalén a cambio de llegar a un acuerdo para legar todo o parte de estos fondos al Comité de Funcionarios de Estambul para Palestina. Por lo tanto, después de su muerte, estos fondos se destinaron a beneficio de la comunidad de Jerusalén.

Los libros de cuentas recientemente descubiertos nos muestran que muchos de los antiguos residentes judíos de Jerusalén invirtieron su dinero en un fondo en la propia comunidad de Jerusalén en lugar de en su comunidad de origen, y también vivieron de los intereses de este fondo. Muchas de las personas que prestaron o legaron sus fondos a la comunidad eran personas mayores sin herederos en la ciudad. Los fondos que invirtieron en la comunidad fueron en realidad su fuente de ingresos, y después de su muerte parte de los fondos se transfirieron a las arcas de la comunidad. Las sumas a menudo ascendían a varios miles de  coronas , pero algunos de los fondos eran mucho más pequeños. Además, todas las propiedades y capitales de los judíos que murieron sin herederos en la ciudad fueron transferidos a las arcas de la comunidad de acuerdo con un estatuto especial. 12

El sistema de fondos de inversión que se convirtió en legado a la muerte del inversor no era nuevo en Jerusalén como fuente de ingresos para la comunidad y los individuos. Se sabe que existió durante el período mameluco, 13  pero fue más desarrollado durante los siglos XVII al XIX. En el siglo XVI, el primer siglo de la dominación otomana, la mayoría de los judíos de Jerusalén todavía se ganaban la vida trabajando y participaban en el desarrollo económico del Imperio Otomano. 14

El sistema de vivir de los intereses de los préstamos y fondos de legado ( hekdesh ) fue altamente desarrollado en el siglo XVIII como resultado de las actividades de los “Funcionarios de Estambul” (fundado en 1726), quienes organizaron la comunidad judía y la colocaron en un sonido equilibrio financiero. 15 Cabe señalar que esta actividad fue apoyada por el régimen otomano central en Estambul, los jefes de gobierno en las ciudades de la provincia siria (como Damasco y Sidón) y el gobierno local en Jerusalén, ya que todos ellos se beneficiaron de esta situación financiera. y sistema organizacional. El examen de los libros de cuentas no solo respalda nuestro conocimiento existente sobre este sistema, sino que amplía este conocimiento en aspectos tanto realistas como técnicos. Las iglesias cristianas y los monasterios en Jerusalén tenían un sistema similar de administración financiera basado en fondos y legados desde el tiempo de las Cruzadas, y esto también influyó en el desarrollo del sistema en las comunidades judías palestinas. dieciséis

Los libros de cuentas arrojaron nueva luz sobre la forma en que los judíos de Jerusalén vivían fuera de su capital y sobre el hecho de que  la comunidad judía de Jerusalén funcionaba en la práctica como una institución financiera, como un banco y una asociación de ahorro y préstamo. 17 La comunidad recibió fondos para inversión y obtuvo préstamos por sumas de dinero muy elevadas. Los préstamos fueron otorgados a la comunidad no solo por los judíos que vivían en Jerusalén y por nuevos inmigrantes, sino también por las autoridades otomanas, los árabes (principalmente los musulmanes, y también un pequeño número de cristianos). La comunidad pagaba a todos sus acreedores un interés anual, y cada año devolvía parte de los préstamos del dinero en los fondos y tomaba prestadas nuevas sumas de dinero en su lugar. En el siglo XVIII, la comunidad recibió enormes sumas de dinero de judíos en la diáspora y de peregrinos, en forma de donaciones ocasionales o contribuciones fijas. Las donaciones se recibieron tanto a través de emisarios enviados al exterior por la comunidad como a través de los “Funcionarios de Estambul”. 18 Todo esto constituía un ingreso que permitía a la comunidad desembolsar grandes sumas de dinero no solo como impuestos sino también como sobornos o regalos para los funcionarios del gobierno. La comunidad también utilizó parte de estos ingresos para prestar dinero a personas necesitadas, pagar salarios y administrar las instituciones públicas y las actividades cotidianas de la comunidad. La forma en que se manejó la comunidad como una institución financiera se discute extensamente en otra parte. Aquí la atención se centra en la forma en que la comunidad trata los asuntos relacionados con el gobierno y la población local.

El sistema administrativo de la comunidad de Jerusalén, como se refleja en sus libros de contabilidad, requería contacto diario con docenas de gobernantes, funcionarios del gobierno y sus asistentes en varios niveles, así como una variedad de agentes. Este contacto continuo requirió un gran esfuerzo, planificación, estrategia y táctica, y ciertamente cuesta mucho dinero. De las entradas de los libros de cuentas se desprende claramente que este trabajo no fue fácil, y que los funcionarios de la comunidad se vieron obligados a pagar o sobornar a docenas de funcionarios casi todas las semanas o todos los meses. Este trabajo fue realizado por más de una persona, y varios agentes de la Comunidad tuvo que enfriar sus talones en las oficinas gubernamentales, en las casas de los notables y sus asistentes, e incluso en las calles, en las entradas de las oficinas.19 De los libros de contabilidad se desprende claramente que fueron ayudados en esta tarea por varios tipos de agentes, tanto judíos como árabes.

A partir de las listas de los funcionarios públicos y las sumas de dinero que se pagaron a las autoridades y los notables locales, podemos aprender mucho acerca de la jerarquía de autoridad en Jerusalén (al menos en su tratamiento de las minorías) y alrededor de las familias árabes que llenó las posiciones centrales en la ciudad. Aquí discutiremos tres cuestiones principales relacionadas con los contactos de la comunidad con las autoridades y la población local:

  1. ¿Quiénes eran los funcionarios con los que la comunidad mantenía contacto para sus propios intereses y cuál era su grado de importancia?
  2. ¿Para qué, cuándo y cuánto pagaron los judíos impuestos y sobornos, en efectivo y en especie?
  3. ¿Cuáles fueron las deudas de la comunidad?

Las Autoridades, el Establecimiento y los Asistentes

En su descripción de la estructura del gobierno, la administración, el sistema judicial y los notables de Jerusalén en los finales del siglo XVIII y principios del XIX, Manna’ 20  enumera las personas con las posiciones más importantes y sus asistentes en gran detalle. Él distingue sus áreas de autoridad y su estado según la forma en que fueron nombrados y sus documentos de designación. Manna ‘y Abu Manneh 21  ambos creen que la figura principal en Jerusalén en la segunda mitad del siglo XVIII fue  Naqib  al-Ashraf, quien generalmente se considera que perteneció a la familia Husseini. Otras personas con puestos importantes en la ciudad pertenecían a la conocida familia de Jerusalén de  Efendiyat. Entre los notables había dos grupos que no siempre son distinguibles: los  ayan  (los notables) y los ‘ulemas  (los religiosos). Muchos eruditos creen que en el período bajo discusión el estatus de las familias notables en Jerusalén aumentó en comparación con el de las personas del gobierno que fueron enviadas a la ciudad desde otros lugares, y también en comparación con el gobierno central en Damasco y Estambul. Las familias catalogadas por los estudiosos como que han aumentado su estatus en Jerusalén en la segunda mitad del siglo XVIII incluyen las siguientes: la familia Husseini, que se convirtió en la familia más importante en Jerusalén en ese momento (incluido  Naqib) al-Ashraf, Hanafi Mufti, y otros); la familia Khalidi, que ocupaba el segundo lugar en importancia y cuyos miembros ocupaban cargos en el tribunal Shar’i y en el sistema judicial; la familia Jarallah (Abu al-Latif); la familia al-Jamma’i (al-Khatib); la familia Al-Alami; la familia al-Dajani; la familia Abu al-Su’ud; la familia al-Imam y la familia al-Badiri. Finalmente, estaban los jeques de las aldeas alrededor de Jerusalén, que aparentemente también tenían cierta importancia en las relaciones con los judíos de Jerusalén, y el representante del gobierno otomano en el área del pueblo, el Subashi. 22

Nuestra intención es comparar esta jerarquía gobernante con la lista de miembros del gobierno, funcionarios y jueces con quienes los judíos estaban en contacto diario. Esto nos ayudará a descubrir la jerarquía real, a diferencia de la jerarquía formal, tal como fue percibida por un grupo minoritario. Otra intención es averiguar cuánto dinero y otros tipos de regalos recibieron los diversos funcionarios y notables, ya que esto también puede dar fe de su importancia real. La mayoría de los libros de cuentas recientemente descubiertos conservan el mismo orden en su listado de la jerarquía, pero también hay algunas diferencias entre ellos. Algunas de estas diferencias son probablemente el resultado de la casualidad, pero creo que otros no lo son. Los libros de cuentas también enumeran los nombres de algunos funcionarios que no son mencionados por los estudiosos, y estos funcionarios tenían posiciones importantes, al menos en lo que respecta a los judíos. Cabe señalar que los títulos utilizados por los judíos para los funcionarios del gobierno, así como los nombres de los impuestos y los derechos, no siempre son idénticos a los oficiales.

Aquí hay una lista de funcionarios gubernamentales y administrativos según una muestra representativa de los libros de cuentas: en el primer libro, a partir de los años 1760 / 61-1762 / 3, 23, el listado a veces no está en el orden correcto. Al principio falta una o dos páginas, y dado que la primera lista es una cuenta de pagos a los funcionarios del gobierno, es posible que se haya perdido el nombre de Damasco Vali y la suma de los pagos que se le han ofrecido, ya que estos son listado primero en los otros libros de cuentas. El primer nombre en la lista es  Mulla  (el Kadi), y solo después los  Mutesellim (el alcalde de la ciudad). Esta orden es algo sorprendente, pero puede no ser accidental, ya que hubo cierta inestabilidad en la ciudad en ese momento, y la población judía también sufrió como resultado. 24 Después están los “gastos individuales” (que en los libros de cuentas posteriores se llaman “sobornos para gentiles individuales”) y aquí se enumeran docenas de nombres, incluidos funcionarios,  Ayan y personas a cargo de tareas específicas y de los lugares sagrados. Estas personas recibieron grandes y variadas sumas de dinero, pagos en parte “anticipados” como el  impuesto a la  propiedad y en parte sobornos y regalos. Esto es seguido por pagos a los  Ayanes  (el plural ladino de  Ayan), notables). Entre ellos había personas en una variedad de puestos: clérigos, muchos jeques y asistentes de las autoridades, como el Mufti y el  Bash Khatib , cuyos nombres aparecen en el libro de cuentas incorrectamente escrito. En realidad, todos aparecen bajo el título de  Ayanes  : funcionarios, clérigos, notables (los  ‘Ulema  y los  Ayan ) y sus muchos asistentes, todos mezclados sin distinción alguna entre los diversos tipos de personas. Entre los enumerados como  Ayanes  también está el comandante de la infantería, que es claramente el  Aga Yenicerlyaran, y los “Subashis”, que fueron nombrados por el ejército y la policía sobre las aldeas. Una sección importante entre los miembros institucionales son los nombrados sobre los  Awkaf  (los  Mutawalli ), a quienes la comunidad arrendó o alquiló varias propiedades inmobiliarias. Es interesante observar que el pago a estas personas se incluyó en la lista según los años musulmanes (1175, 1176, etc.).

Dado que la lista en el primer libro de cuentas no aparece en un orden lógico, a continuación se incluyen algunas secciones sobre los gastos pagados a los judíos. Posteriormente, hay una cuenta para pagos de “azúcar”, es decir, azúcar real o su equivalente monetario, que se entregaba en días festivos a los jefes y funcionarios del gobierno ( Bayramlik ). Esta es una sección que incluye una cantidad considerable de los gastos de la comunidad, y una vez más se enumeran docenas de destinatarios, como “el Bash Kassab en los Tabernáculos vacaciones para el azúcar” (azúcar para la persona responsable del matadero en el día festivo del Tabernáculo , el  Mutawalli ), “para Hasan Seyyid en el nacimiento de un hijo”, aunque no sabemos cuál era su posición, “Tufekci Bashi”, y otros.

Más adelante en la lista están los acreedores árabes, a quienes la comunidad reembolsó sumas de capital e intereses sobre préstamos. La mayoría de estos acreedores tenían el título de Sheikh o Seyyid (un tipo de  Ayan ): “Sheikh Ahmet Mukit, Abdul Khadir Kutup, Sheikh Hasan Jauni, Seyyid Khalil Fathidin al-Shawa, Hussein Pasha” y otros (la escritura en la fuente es ilegible). Luego aparece de repente, en medio de una lista de varios pagos a los judíos, “pago por Abu Kun  filaheen Silwan”, es decir, un pago a los campesinos en el pueblo de Silwan, por el que pasaron los cortejos fúnebres en su camino hacia el Monte de los Olivos. En las cuentas de ” polisas ““Pagos (pagarés) desde Estambul a las yeshivas de Jerusalén, varios notables árabes recibieron comisiones y dulces por hacerse cargo de los pagos de la póliza (” Muhamad Kutini para este año, Khalil Numeir e hijo para este año “y otros).

Durante estos años (1760 / 61-1762 / 3) hubo comunicaciones constantes entre la comunidad y las autoridades con respecto a la construcción y la extensión de la sinagoga Talmud Torah en la ciudad. Esto llenó los libros de cuentas con muchos nombres de personas en el gobierno y la judicatura, así como personas notables y sus asistentes, hasta los niveles más bajos. Todas estas personas recibieron considerables sumas de dinero para allanar el camino para obtener un  firman para construir la sinagoga, arrendar la tierra, comprar materiales de construcción, etc. Aquí hay algunos ejemplos de artículos en la lista: “Sheikh ‘Ali of Mahkeme” (el jeque de la corte), “para los artesanos y los trabajadores en la construcción del patio”, “tablas” y “clavos” (!). Más tarde en el libro de cuentas, nuevamente en medio de otros tipos de pagos, la lista de gastos para construir la sinagoga continúa, bajo el título “Cuenta de los pagos para la construcción de la sinagoga Talmud Torah”: “tableros anchos”. kahweci “(servidor de café),” el Mufti “,” el Kahya “,” Subashi “,” Bashi Cokadar “,” sirvientes “,” para el jeque Ibrahim “,” para el jeque “Ali Khatib”, “el Turjuman del Mulla”  (intérprete), “para los hijos de Jiralla”, “para el jeque Azidin, los sirvientes de” Aga Yenicerlyaran “,” Al-Mokit, que es Musa  Ja’ush  (guardia) “,” para los sirvientes del gobernador, el  Khatib “  (escriba) y  Tercuman  (intérprete) “y mucho más. Cabe señalar que el título ” Naqib ” no aparece en el libro de cuentas de la década de 1760, aunque es posible que una de las personas mencionadas anteriormente de la familia Jarallah ocupó este puesto.

Más adelante en el libro de cuentas hay una lista de nombres de los miembros de la comunidad que pagaron el  impuesto cizye . Este impuesto fue pagado por individuos al final del año 1760/61 (es decir, en septiembre de 1761) para el año 1761/62. Grandes sumas se adjuntan a los nombres de las personas en esta lista: sumas que la comunidad pagó de sus propios cofres para organizar el  cizye  (o  harac), como se llama en los libros de cuentas). Estas sumas, pagadas por la comunidad, no formaban parte del impuesto en sí, que fue pagado, como se mencionó, por los miembros individuales de la comunidad, y por alguna razón fue incluido en el libro de cuentas para este año, posiblemente porque fue cobrado por la comunidad. Las personas que recibieron estas sumas fueron nuevamente los funcionarios del gobierno y sus asistentes. Algunos ejemplos son: “para el comerciante Haj Barakat, como es habitual, para cerrar la boca”, “para el contrato de cizye, dado a A’li Effendi”, “para el sirviente Jerallah, como es habitual”, “para Mustafa Aga”. , “” El  sarraf (cambista), “” el Haracero  (el  funcionario del  cizye ) “y otros.

El primer libro de cuentas, como se mencionó, no está muy bien organizado. Los últimos libros, a partir del año 1776/77, están mejor organizados, siguiendo un orden más consistente, pero también hay algunas diferencias entre estos libros posteriores. Por ejemplo, el libro de cuentas de 1776/77 25  comienza su lista de destinatarios de impuestos y sobornos con Damasco Vali, que se llama “el ministro” o “el ministro de Damasco”. Después de él viene el  Mutesellim , que se llama “el gobernador”. . “En la mayoría de los libros de cuentas hay dos gobernadores enumerados, y creo que la razón de esto es que los  Mutesellim fue reemplazado a mediados de año (casi todos los años). Esto obligó a pagarles a los dos, así como a sus respectivos asistentes, lo que incrementó los gastos de la comunidad.

El siguiente en la jerarquía en los libros de cuentas ordenadas es el Kadi, que siempre aparece en los libros como Mulla. De vez en cuando también hay un pago en la lista “para el nuevo Na’ib”, es decir, el reemplazo del asistente Kadi a mediados de año exigía un aumento en los pagos. La siguiente sección es para “gentiles individuales”, y esta lista es particularmente larga. Involucró docenas e incluso cientos de pagos pequeños durante todo el año a funcionarios, asistentes, agentes, empleados y todo tipo de personas que trabajaban para la comunidad. Algunos ejemplos son: “para el sheikh enfermo”, pago de facturas,  agentes de cizye , sirvientes, hijos de funcionarios, campesinos en Silwan (por el derecho de los cortejos fúnebres de pasar en el camino al Monte de los Olivos), por  ziyara (peregrinación) a la Tumba de Raquel, pagos fijos que se habían convertido en habituales, “para el cementerio”, los jefes de los  Awqaf  (los  Mutawalli ), “para la casa de baños”, “Seyyid Musa” Alami y su hijo, el líder de la  Muharam “(es decir, a cargo del Monte del Templo),” un proyecto de ley para la ropa, como es habitual, para Musa el hermano de Abdullah “, el  Muhtasib  (la persona a cargo de los mercados), los  guardias de Naqib , el  Dizdar , Sheikh Abu Ghosh y muchos otros. Estos pagos se enumeran bajo el título “Gentiles individuales” en este libro de cuentas, mientras que en otros libros se enumeran en “sobornos a gentiles individuales”.

Aunque la siguiente sección, que enumera muchos pagos similares a los funcionarios y sus asistentes, está encabezada por el título “Pagos para judíos”, muchos de los destinatarios son en realidad no judíos. Estos son pagos por diversos servicios realizados por árabes y funcionarios otomanos para judíos individuales en lugar de para la comunidad en general, pero la comunidad se vio obligada a pagar comisiones y sobornos por estos servicios también. Así, por ejemplo, en 1776/77 la comunidad pagó el permiso para traer peregrinos (“invitados”), y para los corredores que trajeron la noticia de que los barcos de peregrinos habían llegado a Jaffa y Ramla. Un gasto interesante en este mismo año fue la gran suma de “117  qurush  y cinco  para, un pago por expulsar de Jerusalén a la esposa de Kimhi, llamada Ora, una prostituta, como se ve al final del libro de cuentas “.

El siguiente grupo de pagos consiste en dinero entregado a los jefes del Waqf. Aquí los pagos son generalmente para alquiler y para arrendamiento de tierras en lugar de sobornos. Se ordenan según los nombres de los Waqfs y sus cabezas. En la sección que trata sobre el alquiler de la tienda y las mejoras en el hogar, no solo hay pagos de alquiler, sino también obsequios y sobornos para los agentes que se encargaron de estos asuntos. Estos se enumeran de manera bastante explícita: “15  soborno qurush para Abdul Wahab en secreto”, “2  roteles kahwa [pesos de café] para los jeques”, y similares.

En el momento del pago del impuesto sobre el vino, llamado  hamare’a ,  se distribuyeron decenas de  qurush a todos los altos funcionarios y sus asistentes, y cada uno de ellos recibió solo una pequeña suma. Los guardias fueron los siguientes en la fila, recibiendo tanto salario como regalos, especialmente en días festivos judíos y musulmanes.

La sección más importante se titula ”  Ayanes “, es decir, los notables. Este es en realidad el  impuesto mensual de  Musahere . Aquí hay una lista detallada de los notables que recibieron el impuesto, así como regalos y sobornos, y sus asistentes. Algunos de ellos tienen sus posiciones enumeradas al lado de sus nombres, pero en otros casos solo se enumeran los nombres. En el año 1776/77 la lista es la siguiente: el viejo  Naqib  Seyyid Abdullah, el nuevo  Naqib  de la familia Jeralla, los hijos del  Naqib, Sheikh Muhamad Dahudi, el comandante de los jenízaros y sus sirvientes, Suleyman ibn Subhi, Sheikh Ibrahim Dahudi, Sadiq Maymar, los hijos de Sheikh Ahmet Mukit, Sallah Bey, Seyyid Ahmet A’li Bey, los hijos de Sheikh Ikhsin, Seyyid Khalil Dahudi, Sheikh Isbih, Sheikh Abu al-‘Ulla, el Mufti, Sallah Bey, el  Mutawalli  (el administrador del Waqf), Seyyid Hubi, “Subashes”, Sheikh Khara, Haj A’li Ja’ush, el hijo de Pitayani , Ahmet Jeralla, y otro jeque cuyo nombre es ilegible. En general, la lista para el año 1776/77 incluye 24  Ayan  (notables), por no hablar de sus decenas de asistentes y parientes.

Muchos de los mismos nombres se repiten en las listas de los beneficiarios de azúcar, en especie y en efectivo, con la adición de los nombres de muchos funcionarios menores y sus asistentes, formando una lista casi interminable. Toda esta gente disfrutó de los dulces frutos del gobierno.

Los libros de cuentas de los años ochenta y noventa contienen listas muy similares. Se eligió un ejemplo de cada década para ilustrar la similitud. La lista del año 1784/85 26  es la siguiente: después del Damasco Vali (“Gobernador Dervish Pasha”, y al final del libro de cuentas, “el gobernador de Damasco”) está el  Mutesellim (“Gobernador Abdullah Bey y sus hombres”). Después hay una anotación interesante: “Pago a Umar Aga, el Aga Yenicerlyaran, que es el gobernador”. Así podemos ver claramente cómo, a mediados de año, el comandante de los jenízaros, que generalmente no figuraba en el la parte superior de la jerarquía en la lista de destinatarios de dinero (pero más bien entre los  Ayan ), alcanzó la posición alta de  Mutesellim. El siguiente en la lista es el Kadi (llamado el “Mulla” en los libros de cuentas), sin nombre; luego “sobornos para gentiles individuales”; luego “pagos para judíos individuales”, es decir, pagos que la comunidad le dio a las autoridades y sus ramas en nombre de judíos individuales.

Luego está “Sugar for the  Ayan” cada mes “y azúcar para los musulmanes en sus dos días festivos (el Año Nuevo musulmán y el final del mes de Ramadán). En la sección sobre el azúcar hay una nota interesante: “Como aparece en el libro de cuentas de azúcar, los nombres se enumeran uno por uno.” Esto nos dice sobre la forma en que se guardaron los libros de cuentas: se copiaron y se juntaron de varios libros de cuentas específicos guardados por varios funcionarios de la comunidad que se ocuparon de diferentes problemas y pagos. Teniendo en cuenta los cientos de personas que recibieron pagos y las docenas de diferentes impuestos y tipos de sobornos y otros pagos, esta era una forma eficiente de administrar el negocio financiero de la comunidad: Anote los pagos en libros de cuentas separados para cada área y luego haga que la secretaria en la oficina de la comunidad los agrupe en un libro de cuentas general. Esto ilustra la compleja burocracia involucrada en dirigir la comunidad judía en una ciudad otomana.

En el libro de cuentas del año 1784/85, la sección sobre el azúcar es seguida por una lista de los  Ayan  (notables) que recibieron pagos, en este orden (algunos enumerados por nombre y otros solo por título o posición): El  Naqib  (sin un nombre), A’li Bey, Sidi Hovi, el Mufti, Jeralla, Ja’ush (guardias), la  hamariya  (impuesto sobre el vino), el  kismet  (impuestos funerarios), kudumiye (avances) a los nuevos guardias ( fueron cambiados a mediados de año), Sheikh al-Hara, el Subashi (comandante del ejército en las aldeas), el gobernador (el comandante de los jenízaros, que recibió sumas adicionales cuando fue nombrado  Mutesellim,  como se mencionó anteriormente) , Salih Bey, el  Mutawalli (administrador del Waqf), los hijos de Sheikh Ahmet Mukit, Sheikh Isbih, Dervish Mibuluyari, ‘Abu al’ Ula, Muhamad Dahudi y Khalid Dahudi. Todos estos fueron en los años ochenta.

Ahora consideraremos algunos ejemplos de los libros de cuentas de los noventa. En el año 1791/92 27  la primera persona en la lista es el gobernador de Damasco: “Su Excelencia Ahmet Pasha al-Jazzar, que no vino de la Ciudad Santa.” Después de él viene el  Mutesellim , “As’ad Bey y sus hombres . “El  Mutesellim  aparentemente no fue reemplazado ese año, ya que un segundo gobernador no figura en la lista. La siguiente persona en la lista es el Kadi. En la sección de “sobornos” hay una lista de aproximadamente treinta hombres que recibieron dinero cada mes. Luego viene “los gastos para las personas judías”, que también incluye a muchas personas en el gobierno y la administración y sus asistentes. Esto es seguido por los pagos de azúcar. Luego hay una lista de  Ayan (notables) que recibieron pagos, incluido el  impuesto musulmán , en el siguiente orden: “El  Naqib  y sus hombres, el Mufti y sus hombres, los hijos de Jarallah, Salih Bey y sus hombres, Chaush Abd al-Qadir, el Subashis, Sheikh al-Kara,  Aga Yenicerlyaran  (oficial jenízaro), ‘Ali Bey e Isbih.’ Después se enumeran los destinatarios del  impuesto hamarea  (sobre el vino): el Kadi, el  Naqib , el  Kahya , el Jeque Mahmud y su hermano Ahmet Bey, el nuevo  Mutawalli, miembros de la familia Jarallah, Sheikh Ahmet Mukit, Sheikh ‘Abu A’li Mulla, Khalil Dahudi y Zako Musa. A continuación se encuentra una lista de pagos que acompañan al  harac  (el  cizye) y el pago del  harac  mismo. Luego vienen los pagos al Waqf, con una lista detallada de las familias y los funcionarios que se ocuparon de los diferentes  awkaf,  a quienes los judíos alquilaron bienes raíces: Jarallah,  Bash Katib  (el secretario del tribunal chiíta), Wahabi … (?), Hasan Bey, Mehmet Bey, los hombres de Turi, Tajo y Badir Idin. También se mencionan los  Mutawalli  de los siguientes lugares, por los cuales la comunidad pagó el alquiler al Waqf: el  ‘Umara, el Muro de las Lamentaciones, el muro del patio de Sunina, los huérfanos de Darakh, la tienda de Sheikh Kara, el Derwish Miwligi y el Waqf Dizdar. Más adelante en este libro de cuentas hay más listas de hombres que recibieron sobornos y otros pagos por cambio de moneda, intereses y el pago de deudas (que se discutirán más adelante).

En los libros de cuentas de los años noventa no hubo cambios significativos en el orden de las listas. Consideraremos el último libro de cuentas por descubrir, el del año 1795/96. 28  Según este libro de cuentas, el Vali de Damasco había sido reemplazado y ya no era Ahmet Pasha al-Jazzar, sino “Su Excelencia Abdullah Pasha, que es su hijo”. El siguiente en la lista es el primer  Mutesellim , que luego es mencionado por nombre como Ahmet Aga. Luego está el  Mutesellim quien lo reemplazó en ese año, Kasim Bey, que fue nombrado solo hacia el final del año judío, en Av (agosto). Luego aparece el Kadi, y “sobornos para gentiles individuales”. En esta lista también encontramos una cantidad de nombres nuevos. Para ilustrar esto, presento la lista completa por un mes: Dahudi, los jeques de los cementerios, Mahmud Muhamad, Ibrahim Muhamad, Abu Maryam [Maraq?], Abdul Wahab, Mustafa el converso [del judaísmo al Islam!], Sheikh Suleyman Dahudi, Amumar ibn Sadiq, el vezir Haj Ibrahim Jibli, el Mufti Mehmet Aga, Indi, el Dizdar (que estaba enfermo y recibió un regalo),  fellahin , Helva, al hijo de Subhi, Sheikh Ibrahim Dahudi y su hijo, Abu Jalon, Murat El hijo de Aga, Hassan Kurdo, el muhtasib  (la persona a cargo de los mercados) y Abu al-Hir.

Luego están los gastos de la comunidad para los servicios a los judíos: alquiler, peregrinos, impuestos y sobornos. Luego viene la lista de recipientes de azúcar mensuales con un nuevo título: “Pago de azúcar en rotals: el gobernador y el  Naqib  y los señores de la tierra, para Tishri (septiembre) ….” Entre los destinatarios se encuentran los  Aga Yenicerlyaran, el Kaqib y muchos jeques: Faydi, Haram, Sheikh Hubi, Ali Shihabi, Ibn Abu, Dahudi Muhamed Badir, Sallah Yaziji (que estaba enfermo), Salih Bey, Abu Ali Jauni, hijos de Jarallah, “el Mufti, que tenía [un hijo] nacido de él “,” Abdul al-Nagib, que tenía [un hijo] nacido de él “, Salih Ramdan (café y azúcar), Abd al-Latif [de la familia Jeralla], Ali Bey, otro Mufti llamado Atrash (“¿Quién tuvo [un hijo] nacido de él”), Salih Numar (“como es habitual”, lo que significa que estaba acostumbrado a recibir esta cantidad), Waffa ‘Alami, Kasim Bey, Muhamad Rejib Khatib, el gobernador Abu Maraq (! ),  Ja’ush  (guardias), Salih Bey, el  sarraf  Hayyim Farhi y el hijo de Seyyid Hubi.

En este libro de cuentas de mediados de los años noventa aparecen por primera vez los nombres de algunas personas famosas que jugaron un papel importante en la vida de la ciudad en el cambio de siglo: el gobernador Abu Maraq, cuya personalidad fue ampliamente descrita por Manna ‘; 29  el judío Hayyim Farhi, que era el Sarraf de Ahmed al-Jazzar Pasha en Acre, 30  una figura muy conocida en la historia de Palestina durante este período; y muchas nuevas familias se unieron al círculo de familias notables a quienes los judíos pagaron grandes sumas de dinero. Estas familias, Husseini, A’lami, Khatib, han sido de gran importancia en la historia de Jerusalén en los siglos XIX y XX. Parece, entonces, que los historiadores que trataron este tema 31 fechado el surgimiento de estas nuevas familias un poco antes que el momento de su actual ascenso al poder, ya que los libros de contabilidad atestiguan que alcanzaron posiciones de importancia solo en la última década del siglo XVIII. (Las familias Nashabibi y Khalidi no se mencionan en absoluto en los libros de contabilidad del siglo XVIII).

Más adelante en la lista de notables ( Ayan ) en el último libro de cuentas, del año 1795/96, están los guardias, sin nombres, Sheikh al-Hara (para varios servicios), el Subashi , Sallah Bey y su hijo Kasim, la familia Jarallah, Seyyid Hubi, ‘Ali Bey, el gobernador, Isbih y Abu Su’ud. Muchos de estos hombres, así como otros, también recibieron dinero en las listas del  hamare’a , los  harac  ( cizyepagos), los  Awqaf  funcionarios, intereses y amortizaciones de la deuda.

De estas listas podemos ver que, al menos para los judíos, la jerarquía formal se conservó para los pagos y el orden en que las personas figuraban en los libros de contabilidad: el Vali, el  Mutesellimy el Kadi encabezan la lista, seguidos por por el  Ayan . El  Naqib,  que se describe en la literatura como la figura central de la ciudad, no figura entre los líderes, aunque se incluye como una persona importante en la lista de notables. Incluso las cantidades de dinero que se pagaron, que se analizarán más adelante, reflejan la misma jerarquía.

Había cientos de personas con quienes los judíos tenían contacto diario y a quienes pagaban sumas de dinero todos los años. Los altos funcionarios recibieron grandes sumas de dinero, ya que recibieron dinero no solo de los judíos sino también de los cristianos y los musulmanes que requerían sus servicios. Los funcionarios subalternos recibieron sumas más pequeñas, pero incluso estas cantidades no eran insignificantes y, después de todo, eran adicionales a sus sueldos. Pero los libros de cuentas también atestiguan la tendencia continua de desintegración del gobierno central y el ascenso al poder de los gobernantes provinciales y los notables, según lo presentado por los historiadores citados al comienzo de esta discusión.

Los libros de cuentas también proporcionan evidencia de la manera en que una comunidad minoritaria logró sobrevivir y mantener su forma de vida y sus rutinas mientras maniobraba entre las autoridades formales, los notables locales y sus muchos asistentes. Simplemente les pagaron a todos y les pagaron mucho. Esto requirió una gran cantidad de dinero, que obtuvieron como donaciones de judíos en la diáspora y a través de su método de administración de la comunidad como institución financiera, tomando préstamos de judíos y no judíos en la ciudad y recibiendo muchos legados de judíos. que vino a vivir a Jerusalén o que ya vivía allí.

Está claro que los judíos eran muy conscientes de las luchas de poder entre las diversas ramas del gobierno y los líderes locales, y que trataron de mantener buenas relaciones con todos ellos. Desde el punto de vista de los pagos, es evidente que las autoridades externas aún tenían mayor poder que los notables locales. En lo que concierne a la élite local, ya hemos visto que las nuevas familias que llegarían a ocupar un alto cargo en Jerusalén en los siglos XIX y XX todavía no habían subido al poder en el siglo XVIII. La familia más prominente en las listas de libros de cuentas es la familia Jeralla, cuya posición aparentemente disminuyó solo en el siglo diecinueve, cuando la familia Husseini saltó a la fama, junto con las familias Nashabibi, Khalidi y ‘Alami.

Los libros de cuentas también reflejan los cambios en los gobernantes de Damasco y Jerusalén, que fueron nombrados anualmente por los otomanos. Los ochenta fueron testigos de la primera aparición del nombre de Ahmed al-Jazzar Pasha, una de las personas más importantes para gobernar en Siria y Palestina a fines del siglo XVIII y principios del XIX. 32Los años noventa vieron el surgimiento de las figuras importantes Abu Maraq y Hayyim Farhi. Los contactos entre los líderes judíos (y probablemente los líderes cristianos también) y la administración y los notables fueron diarios, intensivos y muy personales. Lo que vemos aquí no es una relación formal entre un poder gobernante y sus súbditos, en el que los sujetos pagan sus impuestos y reciben protección, sino visitas continuas a oficinas gubernamentales y hogares de burócratas con respecto a todo tipo de cuestiones, grandes y pequeñas, donde los pagos constituyen meramente la faceta externa de la imagen. Durante estas visitas de los líderes judíos a hogares y oficinas, se forjaron vínculos personales con cientos de familias árabes. Los judíos trajeron a los árabes regalos en ocasiones felices y pagaron visitas de condolencias en momentos de duelo.

También podemos aprender mucho sobre la operación técnica de una burocracia urbana en una provincia otomana, y no solo en lo que concierne a los judíos. Este sistema, que se detalla minuciosamente en los libros de cuentas, también operaba en las relaciones entre las burocracias gubernamentales locales y centrales, 33  esta última ubicada en las capitales de provincia (en este caso, Damasco) y la capital central (Estambul) . Aquí también se exigió que el gobierno de Jerusalén y los notables pagaran grandes sumas en regalos y sobornos a muchos de sus superiores. Lo que está involucrado, entonces, es un sistema integral en el Imperio Otomano durante el siglo XVIII, un sistema que incorpora la corrupción y la degeneración.

Los pagos

En la sección anterior del documento tratamos principalmente con la pregunta de qué líderes y notables de la provincia de Jerusalén tenían contacto diario la comunidad judía. En esta sección examinaremos la naturaleza de estos contactos, y particularmente las cantidades de dinero que la comunidad pagó a cada rama del gobierno y a los notables de la ciudad, y con qué fines. Para simplificar la discusión, se preparó una tabla detallada ordenada por año [ver copia impresa de este artículo]. La tabla nos permite hacer comparaciones entre los funcionarios, entre los años y entre los diversos propósitos por los cuales el dinero fue desembolsado por la comunidad. Por supuesto, cada pago a un individuo y cada impuesto en realidad se dividió entre docenas de personas adicionales que dependían del jefe del sistema.

TABLA DE PAGOS A SUCURSALES GUBERNAMENTALES Y NOTABLES DE JERUSALÉN 34

[PARA LA TABLA – VEA LA PÁGINA 27 DE LA VERSIÓN IMPRESA DE ESTE ARTÍCULO]

El primer punto de interés en la tabla es el porcentaje del presupuesto compuesto por los pagos de la comunidad al gobierno. Las sumas de dinero más grandes que se desembolsaron, aparte de los pagos a las sucursales gubernamentales, fueron para reembolsos de deudas (principal), interés para gentiles y judíos (incluido el interés sobre legados condicional), salarios para trabajadores comunitarios y gastos de funcionamiento (como apoyo para los pobres). Según la tabla, el gobierno recibió alrededor de un tercio del presupuesto total, en impuestos, sobornos y regalos. Hacia fines de siglo, el porcentaje dado al gobierno disminuyó, mientras que los porcentajes de interés y el pago de la deuda aumentaron marcadamente. La jerarquía se refleja en los pagos por el hecho de que los funcionarios del gobierno y sus asistentes recibieron más dinero que los notables y sus dependientes. Ayan , al menos en las relaciones con las minorías. Los Vali y los  Mutasellim recibieron sumas que sumaban miles de  qurush al  año, mientras que los Kadi recibieron mucho menos: solo unos pocos cientos de  corchos . Por el contrario, todos los notables juntos recibieron alrededor de mil  qurush  por año, a pesar de que había un número mucho mayor de personas involucradas.

Los pagos se enumeran en los libros de cuentas de acuerdo con los destinatarios, con una división clara y detallada entre los fines de los pagos: impuestos, regalos, gastos y sobornos. Como se mencionó, los destinatarios incluían no solo a los jefes de las diversas ramas del gobierno, sino también a sus dependientes, tanto grandes como pequeños, y las personas más importantes recibían más dinero. Dado que estas fuentes nos dan una imagen muy realista que ilustra claramente la forma en que funcionaba el sistema, daré algunos ejemplos del libro de cuentas para el año 1784/85. 41  Las sumas recibidas por Damascus Vali se enumeran a continuación (los nombres de los impuestos y gravámenes no son siempre los mismos que los nombres formales enumerados en los documentos otomanos):

Los  sancakiya  (impuestos de Sancak) que se dieron de antemano al gobernador Darwish Pasha:

565  sancakiya  a los
600 ashlik  consuetudinarios  antes mencionados al gobernador
40 para el  Ghafar  cuando vino, a cerrar la boca cuando preguntó cuándo estaban buscando a Benveniste
565  sancakiya , la segunda vez cuando no hizo un favor
424.10 pago por los hombres del gobernador, como se puede ver en otro libro de cuentas en detalle preciso
2194.10  qurush , en suma

La sección de pagos al Vali también incluye pagos adicionales más pequeños que se les dieron a sus servidores y asistentes. Mientras que los pagos al Vali eran pagos anuales (o semestrales, cuando el Vali extorsionaba sumas adicionales), la lista de sumas a los funcionarios se hacía mensualmente, en paralelo al impuesto mensual llamado el musahere .

Podemos ver en la tabla que generalmente había dos  Mutesellim  (alcaldes) cada año, ya que el titular de esta posición era reemplazado casi todos los años, generalmente en el verano. Dado que los pagos a los  Mutesellim  se organizaron mensualmente, aparentemente hubo cierta continuidad entre un alcalde y el siguiente. Un ejemplo de esto lo proporciona la siguiente selección de pagos a los  Mutesellim  enumerados para el año 1784/85:

Los pagos para el gobernador Abdallah Bey y sus hombres desde el comienzo de Tishri del año 1784/85 (septiembre-octubre de 1784):

qurush.para ]
52.20 Para el gobernador Ashlek (un presente) para la fiesta de los Tabernáculos
3 Los sirvientes del gobernador
15.20 Gastos para la visita de Bayram al final de la fiesta
3 Los sirvientes de Selim y los empleados del  harac  ( cizye )
7.20 Mustafa Aga, el anciano ( anterior) alcalde
3 El empleado de traducción, como se mencionó

La lista continúa de esta manera con muchos nombres y muchos detalles. Más tarde encontramos sumas más pequeñas y menos personas con el Kadi. La sección que contiene la mayoría de los individuos, pero con cantidades muy pequeñas para cada individuo, es la que se titula “sobornos para gentiles individuales”. Aquí hay un ejemplo del libro de cuentas de 1784/85:

Sobornos para gentiles individuales:

1.20 Para los jeques del cementerio
1.20 Para el jeque Mehmet Dahudi por [eliminar] la basura del matadero
2.20 Garante por un pleito cuando un mulla alquilaba a un judío y hubo daños
3 por Mustafa el convertido [del judaísmo al Islam]
1.30 por Haj Musa Numar que estaba enfermo
3.20 por Abd al-Razik por un préstamo
2.20 por Sheikh Suleyman Dahudi por la basura de la sinagoga que fue arrojada debajo de su ventana
22 Halva para los gentiles
2.10 Para el  muhtasib , un pago y por fruto

Más tarde, bajo los gastos “para judíos individuales”, se enumeran las sumas que la comunidad pagó en beneficio de los judíos individuales:

5.20 Para el Muro Occidental, donde van las mujeres, al jeque de los Mugrabis
18.30 Un corredor a Damasco con cartas para Basora, Dios puede protegerlos
100 Para Sallah Bey y Naib y Bash Khatib, para un traje para el nuevo cementerio, para cierra la boca por el presente

Parece que leer estas breves citas de los libros de cuentas le da a uno una imagen concreta no solo de los propósitos por los cuales la comunidad desembolsaba dinero, sino también de la forma en que funcionaba el sistema. Cada paso en la vida diaria de la comunidad implicaba el contacto con algún gobernante o funcionario o sus sirvientes, y cada uno de estos pasos requería algún tipo de pago, a veces grande, a veces muy pequeño.

La sección sobre el Waqf no es tributaria ni soborna, sino el alquiler de propiedades de los diversos Awqaf musulmanes en Jerusalén. Los libros de cuentas contienen una lista detallada de todas las propiedades y las sumas anuales que se pagaron por ellas, así como también la persona a cargo de ellas (las  mutawalli ). Las entradas en los libros de cuentas a veces se escribieron de acuerdo con el año musulmán, ya que las facturas y los contratos se prepararon para su uso en la corte musulmana. Las propiedades involucradas incluyeron casas privadas, edificios públicos, parcelas de cementerios y sinagogas:

Los pagos awqaf otorgados durante el año:

Para el Waqf de la Kadi, Hassan Bey
3 para el anteriormente para Heshvan (noviembre)
2,10 Kislev (diciembre)
4,05 Shevat (Febrero)
7,20 Muhamad Bey con antelación
18,15 Heshvan (noviembre)
Waqf Disdar
3,30 Tishri (octubre) …
Waqf Jarallah

En este contexto, vale la pena mencionar la extensión de la sinagoga Talmud Torah, como lo vemos en el libro de cuentas de los años 1760-63. Es bien sabido que la construcción de nuevas sinagogas estaba prohibida por la ley musulmana, pero se permitió renovar las antiguas. Aunque sabemos que muchas nuevas sinagogas fueron construidas en el Imperio Otomano, y que esto se hizo con el acuerdo de las autoridades y algunas veces incluso encontrando soluciones legales bajo la ley musulmana, el presente caso de Jerusalén en la década de 1760 muestra excepcionalmente claramente cómo esto se logró . Lo que estaba involucrado aquí era la extensión de una sinagoga existente, no la construcción de una nueva. Desde el final del período mameluco hubo una sinagoga en Jerusalén, que se llamó La Gran Sinagoga durante el período otomano.42  Hacia el final del siglo XVIII, con el aumento de inmigrantes judíos y peregrinos a Jerusalén, estas dos sinagogas se habían convertido en cuatro sinagogas unidas entre sí en un solo complejo. 43  Parece que esto fue posible gracias al arrendamiento de parcelas adicionales del  Awqaf  o de propietarios privados y el uso de los muros existentes, por lo que las autoridades no consideraron que esto era la construcción de un nuevo edificio. Todo esto, obviamente, implicó una gran cantidad de presión, la burocracia y el pago de grandes sumas de dinero a funcionarios de todos los niveles y sus asistentes, desde Estambul a través de Damasco a Jerusalén.

La extensión de la sinagoga Talmud Torah, que se llevó a cabo en etapas durante un período de varios años a partir de la década de 1750, puede seguirse bastante bien al examinar los libros de cuentas de los años 1760-63, así como algunos otros documentos. 44  Primero necesitaban obtener un  firman , luego arrendar el área adicional, luego comprar materiales de construcción (tablas, clavos, etc.). Grandes sumas de dinero (muchos miles de  qurush), se requirieron tanto gastos legales como sobornos o regalos para allanar el camino para la construcción de la extensión. Además de las reuniones diarias dentro de la ciudad, el proceso involucró una amplia correspondencia entre la comunidad judía de Jerusalén, la comunidad judía de Estambul y las ramas del gobierno fuera de Jerusalén, todas las cuales se mencionan en el libro de cuentas. Podemos aprender mucho de esto sobre cómo funcionaba la burocracia otomana en aquellos días, especialmente cómo se trataba de extorsionar dinero de sus súbditos.

Una sección muy importante de los pagos anuales a las ramas del gobierno y los notables fue la sección de azúcar. La mayor parte de la suma se dio en el equivalente monetario, pero la parte se dio en especie (bolsas reales de azúcar) en las dos fiestas musulmanas ( Bayramlik ), que se enumeran en los libros de cuentas como Bayram A y B. 45  Parece razonable supongamos que las vacaciones involucradas fueron Id al-Fitr (el final del ayuno de Ramadán) y Muharram. También en esta sección, muchas docenas de personas recibieron el dinero y el azúcar. Esto no se consideró soborno, sino más bien una especie de impuesto consuetudinario.

La sección de pagos a  Ayan  incluye sumas diversas para diversos fines que se pagaron a docenas de funcionarios y sus asistentes. Se pagaron otras sumas por la partida de la caravana Haj a La Meca, 46  y por el  pago del cizye . 47  El  pago de cizye era en realidad un soborno para varios funcionarios involucrados en recaudar el  impuesto de cizye de los judíos de Jerusalén, ya que el impuesto en sí era pagado por los varones adultos al gobierno a través de un recaudador de impuestos especial y no a través de la comunidad. Parece que el  pago del cizye de la comunidad  era en realidad más grande que el  cizye impuesto recaudado de los individuos. En el libro de cuentas de 1760-63, sin embargo, resulta que, por alguna razón que desconocemos, aparentemente fue la comunidad la que recogió el  cizye  de los individuos. Por lo tanto, el libro de cuentas nos ha dejado una lista rara y completa de todos los cizye- contribuyentes judíos  del año 1761/62, ordenados de acuerdo con los tres grados habituales del impuesto: bajo ( adna ), medio ( awsat ) y alto ( ‘ ala ). Al lado de cada nombre se enumera la suma que esa persona pagó. La cantidad pagada por aproximadamente 450 hombres ese año se sumó a 1872  qurush , mientras que la comunidad agregó otro qurush de 1999 como el pago cizye. Un examen cuidadoso del libro de cuentas revela que durante estos años se mencionan más de 700 hombres adultos que viven en Jerusalén. Por lo tanto, resulta que el porcentaje de hombres que evitaron pagar el  impuesto cizyeera muy grande. Esto nos dice algo interesante acerca de la negligencia en los procedimientos de recaudación de impuestos otomanos, así como también ilustra los problemas involucrados en la estimación de la población mediante el uso de la cantidad de  contribuyentes cizye . Los otros libros de cuentas contienen solo la sección sobre el  pago de cizye de la comunidad  , sin la lista de las personas que pagaron el impuesto, ya que el cobrador aparentemente era un agente externo y no la comunidad.

Entre los mayores y más importantes de los impuestos y gravámenes pagados por la comunidad judía de Jerusalén se encuentran el impuesto a la muerte y el impuesto funerario. Estos eran en realidad dos tipos diferentes de impuestos consuetudinarios: un impuesto a la muerte pagado según el número de personas que habían muerto y un impuesto funerario separado, pero los puse juntos en la tabla bajo el encabezado conjunto “Impuestos a la muerte y entierro”. El entierro impuesto se encuentra bajo su nombre árabe turco ” kismet ” , que literalmente significa “destino”. 48  Además de los impuestos recaudados en relación con la muerte y el entierro, los judíos añadieron sobornos y otros pagos a los jeques y aldeanos árabes a través de cuyo territorio el cortejo fúnebre tuvo que pasar de la ciudad al cementerio en el Monte de los Olivos, especialmente a los residentes del pueblo de Silwan.49  La comunidad también tenía otros gastos diversos, como la compra de piedras para monumentos y el soborno de varios funcionarios del gobierno en relación con el calendario de los funerales. Un aspecto importante relacionado con el aspecto demográfico es el hecho de que varios de los libros de cuentas enumeran la cantidad precisa de individuos en la comunidad para cada mes del año. Trato este asunto en otro lado.

Otro impuesto que no era particularmente alto era el impuesto de circulación para entrar o salir de la ciudad, llamado  ghafar . Este impuesto fue recaudado en todas las ciudades y carreteras de Palestina de todos los que ingresaron o salieron (“invitados”, en el idioma de los libros de cuentas), así como de personas que viajan de una ciudad a otra (“transeúntes”). También fue pagado por peregrinos al  ziyara  en los lugares sagrados. Aprendemos de los libros de contabilidad que este impuesto fue acompañado por impuestos secundarios que hasta ahora no se conocían de ninguna otra fuente: los ” tintineos “, 50  cuyo significado no está claro; los  bahaharis ; 51  y otro impuesto llamado  Beyt Ikhsa [el nombre de una aldea que domina el camino a Nebi Samuel (la tumba del profeta Samuel) cerca de Jerusalén]. 52  Las cantidades de estos impuestos secundarios no eran particularmente grandes. Algunos de ellos fueron pagados por los propios peregrinos e “invitados”, mientras que la comunidad pagó sumas adicionales de sus arcas.

Existe otro impuesto por el cual los judíos pagaron solo una pequeña suma y que también se menciona por primera vez en los libros de cuentas en discusión. Este es un impuesto sobre el vino, llamado el  hamariye 53  en el lenguaje de los libros de cuentas. Aunque este impuesto sumaba menos de 100  qurush  por año, se otorgó a todos los funcionarios. Aparentemente era un impuesto simbólico debido a la prohibición islámica de beber vino. A los judíos se les permitió producir y consumir vino, ya que lo necesitaban para rituales religiosos, como Kidush al comienzo del sábado y Havdala al final.

La sección etiquetada como “Miscelánea” en la tabla incluye (aunque no todos los años) varias sumas pagadas por los judíos por la obtención de  firmas , pagos a los jeques, un gravamen conocido como el  donanma . (cuya naturaleza es desconocida para nosotros), así como una suma muy pequeña para el derecho a hacerse cargo de las fincas de los judíos que murieron sin herederos en la ciudad. De acuerdo con una ley que data del período Mameluco, tales propiedades pertenecían al tesoro del gobierno (Beyt al-Nal), por lo que la comunidad tenía que pagar por el derecho a ellas. Estas fincas se convirtieron gradualmente en una importante fuente de ingresos para la comunidad, ya que había un número cada vez mayor de ancianos que vivían en Jerusalén sin herederos en la ciudad. Vemos en los libros de contabilidad que el arrendamiento del derecho a apoderarse de estas fincas se convirtió en algo puramente simbólico durante el siglo XVIII, ya que involucraba solo una suma minúscula. En un sentido formal, sin embargo, la comunidad todavía se estaba apoderando de estas fincas con la fuerza de la ley musulmana mameluca que siguió obteniendo durante el período otomano,55

Examinar la tabla también nos puede decir varias cosas sobre las fluctuaciones en los montos de los diversos pagos. Los pagos aumentaron y disminuyeron a lo largo de los años sin ninguna estabilidad o incluso una tendencia clara en los cambios que tuvieron lugar. A largo plazo, sin embargo, existe una clara tendencia ascendente, que es especialmente importante en el último año para el que tenemos un libro de cuentas. Durante este año, las sumas pagadas por la comunidad a las autoridades y los notables aumentaron en gran medida su presupuesto. Debemos recordar, por supuesto, que también hubo inflación, y esto probablemente contribuyó al aumento de los gastos.

En todos los años hubo una gran diferencia entre las cantidades que la comunidad pagó al gobierno y los notables. Los cambios a lo largo de los años se pueden explicar por la inestabilidad del gobierno en Palestina. El reemplazo semestral de los alcaldes en Jerusalén y Damasco también condujo con frecuencia a cambios en las cantidades de dinero recaudado de los judíos cada año. El fuerte aumento observado en el último libro de cuentas enfatiza aún más esta inestabilidad, pero es posible que haya otros factores contribuyentes de los que aún no hayamos dado cuenta. Los montos resumidos en la tabla, que se detallan detalladamente en los libros de cuentas, obviamente requirieron que la comunidad gastara una gran cantidad de tiempo obteniendo las sumas de dinero necesarias. Solo una pequeña proporción del dinero se obtuvo mediante impuestos internos, con un porcentaje mayor obtenido a través del sistema de herencias condicional de los judíos, como se describió anteriormente. La mayor parte del dinero se obtuvo a través de préstamos que el gobierno saca todos los años de judíos, musulmanes e incluso hasta cierto punto de cristianos, a fin de cubrir el déficit de la comunidad. Los préstamos de no judíos serán discutidos en la última sección de este ensayo.

Las deudas

Los estudios empíricos llevados a cabo por Gerber 56  muestran que la profesión de prestar dinero a interés no estaba muy extendida entre los judíos del Imperio Otomano. Por otra parte, varios historiadores han encontrado que las iglesias cristianas y la comunidad judía en Jerusalén, al igual que los residentes musulmanes de la ciudad, tomaron prestado y se prestaron dinero mutuamente muy intensamente, comenzando en el siglo diecisiete. 57 De hecho, es mi opinión que la comunidad judía de Jerusalén en el siglo XVIII se ejecutó como un banco real, y que las iglesias cristianas en la ciudad aparentemente corrieron de manera muy similar. Con los judíos, esto ocurrió como resultado de su transición del trabajo productivo y el comercio en el siglo XVI a vivir de las donaciones de la diáspora y del interés de los fondos de inversión y el legado de inmigrantes y miembros veteranos de la comunidad. Este cambio en la vida económica de la comunidad se produjo como resultado del declive económico de Palestina en general, incluida Jerusalén, a fines del siglo XVI. El declive condujo al desarrollo de un mercado monetario en la ciudad, y no solo entre los judíos, como una importante fuente de ingresos. La comunidad judía financió sus muchos pagos al gobierno y sus gastos administrativos al obtener préstamos de no judíos y al usar el dinero en los fondos de inversión y otros préstamos puestos a su disposición por los judíos. La mayoría de los préstamos de la comunidad de no judíos provienen de musulmanes, con solo un pequeño porcentaje de cristianos.

La transformación de la comunidad de Jerusalén en una institución financiera condujo a una situación en la que de vez en cuando, en períodos de crisis o disminución de los ingresos, la comunidad no pudo mantener los pagos de sus deudas, que aumentaron rápidamente debido a las altas tasas de interés. de aproximadamente 20 por ciento anual sobre préstamos de no judíos. Sabemos de al menos dos ocasiones en el siglo XVIII cuando la comunidad se vio seriamente enredada en sus deudas y no pudo pagarlas. A principios de siglo, cuando la comunidad asquenazí se vio envuelta en grandes deudas, la comunidad sefardí (es decir, la comunidad de Jerusalén) fue arrastrada con ella. La comunidad Ashkenazic se desintegró, y sus miembros abandonaron la ciudad después de que los acreedores musulmanes quemaron su sinagoga en 1720. Desde ese momento hasta el siglo XIX, los acreedores y sus herederos conservaron las declaraciones de la deuda, logrando un acuerdo para su devolución solo en el siglo diecinueve. Por otro lado, la intervención del Comité de Funcionarios de Estambul, que se estableció para este fin en 1726, ayudó a la comunidad sefardí a resolver su problema de deuda al llegar a un compromiso. El interés sobre sus préstamos fue cancelado y el principal, que ascendió a 60,000 qurush , fue pagado en diez cuotas anuales. Estos pagos anuales se llamaron taksit en las fuentes judías, incluidos los libros de cuentas que se discuten aquí. 58

Haim Zeev Hirschberg y Amnon Cohen publicaron asentamientos de deuda similares en Jerusalén y Hebrón desde la década de 1770, que se habían resuelto cuando las comunidades judías se habían enredado en dificultades similares. 59  Y, de hecho, el libro de cuentas del año 1776/77 incluye la entrada ” taksit ” – el pago anual del principal de la deuda de acuerdo con el acuerdo. La suma indicada es 9749.29  qurush , con el resto de la deuda anterior en 33427  qurush. El primer libro de cuenta en nuestra posesión desde los años ochenta (1783/84) ya no incluye esta entrada en su lista de reembolsos de deuda en ejecución, lo que implica que los reembolsos de la deuda de la liquidación de los años setenta se habían completado. Además, una entrada para el reembolso de unos 3700  qurush  por ” taksit ” también se enumera en el libro de cuentas para los años 1760-63, lo que implica que hubo otro acuerdo para el reembolso de las deudas que había aumentado marcadamente en los años cincuenta. Por lo tanto, parece que nos enfrentamos a un fenómeno bastante frecuente, donde la causa del fuerte aumento de la deuda fue la dificultad de pagar la alta tasa de interés, que en realidad equivalía a intereses sobre el interés.

Cabe señalar que en los libros de contabilidad de los años ochenta todavía quedan algunos remanentes del pago de antiguas deudas, a pesar de que las sumas son mucho menores: solo unos pocos cientos de  coronas  al año. Más tarde vemos que la comunidad prestó dinero y pagó las deudas en forma ordenada. Parece que a fines del siglo dieciocho no hubo crisis financieras que requirieran arreglos para el pago de la deuda, como había ocurrido durante la mayor parte del siglo, a pesar de que el monto de la deuda estaba aumentando; al parecer, el reclutamiento de capital aumentaba junto con las deudas pendientes de pago.

Durante los períodos de crisis del tipo descrito anteriormente, cuando la comunidad no pudo pagar sus deudas con sus acreedores no judíos, obviamente tampoco pagó sus deudas con los judíos. De hecho, un estatuto incluso fue aprobado por los Funcionarios de Estambul en 1728, dictaminando que las deudas con los judíos no podían ser pagadas hasta que todas las deudas con los no judíos hubieran sido atendidas.

La siguiente tabla [ver versión impresa] resume las deudas y los fondos de inversión, así como las cantidades de capital e intereses que la comunidad reembolsa cada año. Podemos ver en la tabla que la deuda de la comunidad estaba en aumento todos los años, excepto la última, en la que hubo una ligera disminución. Durante el período de veinte años, la deuda de la comunidad se triplicó aproximadamente. Durante ese período, el número de judíos en Jerusalén no aumentó, pero la cantidad de actividad financiera aumentó enormemente. No solo aumentó la deuda, sino que se produjo un aumento concomitante en la contratación de fondos y el reembolso de la deuda. Sin embargo, es evidente que una deuda tan grande tendría que crear crisis financieras adicionales para la comunidad. Éstos efectivamente ocurrieron en el siglo diecinueve, pero este no es el lugar para discutirlos.

Los legados condicionales no están incluidos en el resumen de las deudas, porque la mayoría de ellos se convirtieron en propiedad comunitaria después de la muerte de los donantes (a veces los herederos seguían recibiendo el interés, y algunas veces parte del capital les era devuelto). Como se puede ver en la tabla, las deudas contraídas con los judíos eran aproximadamente un 30 por ciento más altas que las deudas con los no judíos. Esto es lo que permitió que la comunidad siguiera funcionando en tiempos de crisis, ya que las deudas contraídas con judíos no fueron devueltas en esos momentos.

El solo hecho de que la comunidad funcionó como una institución financiera requirió el contacto con cientos de prestamistas, inversores y acreedores cada año. Esta actividad financiera generalizada con el público musulmán (así como una pequeña cantidad con los cristianos) en Jerusalén indudablemente condujo a la formación de relaciones de trabajo y reuniones entre los líderes de la comunidad y un gran número de no judíos en la ciudad. Cabe señalar que muchos de los prestamistas eran miembros del establecimiento musulmán en Jerusalén. ¿La comunidad buscó fuentes de asistencia financiera dentro de la población musulmana o fueron los prestamistas quienes iniciaron el contacto? En cualquier caso, está claro que hubo un contacto diario continuo en este asunto.

En cuanto a la tasa de interés, ya se ha mencionado en varios estudios que el interés exigido por los no judíos era elevado -alrededor del 20 por ciento-, mientras que el interés pagado por la comunidad a los judíos era menor -alrededor del 10-15 por ciento-. depende de las circunstancias. 61  El hecho de que el interés en los préstamos esté prohibido por ambas religiones, el Islam y el judaísmo, no impidió el funcionamiento de un mercado monetario generalizado basado en prestar dinero a interés. Lo único que hizo la comunidad fue incluir el interés pagado a los judíos bajo otro nombre,  hechsher (beneficio – un término exclusivo de Jerusalén, ya que esta era la única comunidad judía que funcionaba como banco). Además, la comunidad a veces convertía los préstamos en un sistema de venta de algunas de sus propiedades y luego arrendándolas al prestamista, un sistema llamado “venta y alquiler”. 62  Se sabe que también entre los musulmanes, y también en el Imperio otomano: los líderes religiosos usaron métodos similares para burlar la prohibición del interés. 63


En resumen, a pesar de que las diversas comunidades religiosas en las ciudades del Imperio Otomano estaban separadas religiosamente, hemos visto que había muchos contactos entre ellas en su vida cotidiana. Los contactos entre la comunidad minoritaria, por una parte, y las autoridades y los notables de la ciudad, así como la población no judía (principalmente musulmana), por otra, fueron establecidos y bien definidos. Los judíos entraron en contacto con el gobierno y los notables por el hecho de que tenían que pagarles impuestos, gravámenes y sobornos por montos considerables a intervalos fijos. Estos pagos, incluidos los sobornos, no fueron excepcionales en el Imperio Otomano. De hecho, se habían convertido en un conocido “impuesto consuetudinario” en todo el Imperio, e incluso fueron legados como una herencia. Los funcionarios que recibieron estos regalos, los sobornos y los impuestos daban los mismos tipos de pagos a los funcionarios que estaban por encima de ellos en la jerarquía. Los judíos tomaron prestadas sumas considerables de los árabes de Jerusalén para equilibrar el presupuesto comunitario, ya que sus gastos fueron muy grandes, como hemos visto, y los préstamos y los legados condicionales que obtuvieron de otros judíos no cubrieron los gastos.

Todo esto nos da una idea de la administración de la comunidad judía de Jerusalén en el siglo XVIII como una institución financiera real. Pero también obtenemos una imagen no particularmente elocuente de la forma en que se manejaba la comunidad con respecto al mundo exterior, con una carrera constante entre reclutar fondos y pagarles a cientos de gobernantes, funcionarios y notables de la ciudad, hasta el último de ellos. asistentes y sirvientes. Las tesis generales basadas en la documentación oficial reciben un verdadero sabor cotidiano, que surge de los libros de cuentas de la comunidad judía. Estas fuentes nos proporcionan información de primera mano sobre a quién le pagó dinero a la comunidad, a quién prestó dinero, cuánto dinero estuvo involucrado y cómo se ejecutó todo el negocio.

Autor: Jacob Barnai

Fuente: Jerusalem Center for Public Affair


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista