Revista Cultura y Ocio

La doma de la espinela

Por Jorgeaussel @jorgeaussel
Del contrapunto Décima a dos manos por Mikel Beltran y Lumy Quint.
La doma de la espinela
I
Sigan por estos senderosy no se den por vencidosque aunque den pasos torcidosya volarán, compañeros.Como si fuesen herrerosvayan forjando el poemacon el metal que les quemaen el centro de las manos:sus emociones, hermanos,ajustadas a un esquema.
II
Aunque el verso se rebelecomo un caballo indomable,y les parezca improbableque sus secretos devele.Aunque su mente no vueletan alto como quisieran,y las palabras se mueranantes de ser poesía,germinarán algún díasi se cultivan y esperan.
III
Un decimista precisatener las ideas claras,y como las alfaguarasdesatarse a toda prisa.Un decimista improvisasu décima en un minuto,con un mensaje impolutoy una métrica perfecta,pero en lo que a mí respectani en diez horas la ejecuto.
IV
En la décima espinelalo importante es que los pasosse den firmes —son escasos—,cual si fuese una rayuela.Hay que gastar mucha suelahasta jugar bien el juego,pero no olviden que luegose les hará tan sencilloque al apretar el gatilloya habrán dado cese al fuego.
Otras décimas:

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog