Revista Cultura y Ocio

La estatua de la niña sin miedo de Wall Street.

Por Alejandra Naughton Alejandra Naughton @alenaughton
La estatua de la niña sin miedo de Wall Street.

Finalmente, conocí a la estatua de la niña sin miedo, la que enfrenta al renombrado toro de Wall Street. Fue situada allí este año de manera clandestina por el fondo de inversión State Street Global Advisors de la mano de la agencia de publicidad McCann. Intenta provocar la reflexión acerca de la baja representación femenina en el mundo de las finanzas. El toro, esculpido por Arturo Dimonica, que representa la fuerza de los mercados, ha sido por años objeto de adoración. Es una obra magníficamente lograda y paradójicamente también instalada de manera clandestina, que remite a lo irrefrenable que puede ser la convicción de arremeter y avanzar a pesar de la adversidad (fue plantada en épocas de caídas dramáticas en Wall Street en 1989). Millones de turistas se sacan fotos tocándoles los testículos o sus cuernos como símbolo de fortuna. Su bronce brilla en contraste con el resto del cuerpo como suele suceder en tantísimas esculturas distribuidas en el mundo cuyas partes insólitas, devienen famosas por ser tocadas como símbolo de suerte: Molly Malone en Dublin tiene el busto radiante, John Harvard en Cambridge, Massachussetts, su pie radiante, San Juan Nepomuceno en el Puente Carlos en Praga  tampoco escapa a los brillos (por mencionar sólo algunos).

Volviendo a la niña, también está muy bien lograda, su actitud, sus manos a la cintura denotan coraje, su peinado y vestido al viento, resiste a la adversidad interpelando al toro. Es probable que la agencia McCann reciba muchos premios este año por esta pieza a la que tanto se discute y cuya "marca" se estima tiene ya un valor de 30 millones de dólares aproximadamente. Algunos la celebran, otros la cuestionan, incluyendo al escultor del toro que alega violación a sus derechos de autor. Lo concreto es que el propósito por el cual se instaló está más allá de discusión: las mujeres estamos subrepresentadas en el mundo de las finanzas. Permítanme afirmarlo con la autoridad de alguien que conoce ese mundo y que no tiene razones para quejarse ya que estoy en carrera muy feliz y satisfecha aportando lo mío. Sin embargo eso redobla mi responsabilidad y solidaridad, no me nubla la vista. Las reuniones en las que participo no sólo en Buenos Aires, sino también en Nueva York, Boston, Londres o cualquier otro centro financiero que mencionen están mayoritariamente compuestas por hombres. Las mesas de trabajo en las que me siento, también. Ni hablar de los gabinetes, directorios y equipos públicos. Finalmente, aún en los espacios en los que participamos, se hace muy cuesta arriba expresarse, ser escuchadas. Por estos días ví un video de Hillary Clinton que mencionaba una frase de Eleonor Roosevelt: las mujeres necesitamos dejar crecer "piel de rinoceronte" resistente a las críticas y las descalificaciones para desempeñarnos en posiciones de liderazgo. Eleonor lo dijo en 1920 y todavía tiene vigencia. 

Por esta inaceptable demora es que las voces que se alzan sobre el tema deben ser escuchadas, y debo confesar que, a priori, tal vez por esa convicción, simpaticé con la niña, incluso la elogié en mi cuenta de Twitter. Mi conocimiento de las entrañas financiera aportaban veracidad a su intención. Falta diversidad en las finanzas (y en otros campos, también....). Sin embargo, también debo reconocer que, en mi interior hacia ruido que fuera una niña y no una mujer hecha y derecha quien se enfrentara al toro. Nuestra responsabilidad es trabajar por un mundo con igualdad de oportunidades. No me entusiasmaba delegar el reclamo en una niña. Quedó rebotando en mí esa contradicción. Pensé que cuando tuviera oportunidad en Nueva York la visitaría para conocerla y ver qué sentía al verla.

Esta semana la ví... y... no me gustó lo que vi. Ella está allí, pero los ojos de los visitantes siguen puestos en el toro. La gente hace cola para sacarse la famosa foto. La cola que hacen esperando su turno es tan larga que alcanza a la niña que, de ese modo, queda intercalada en la multitud, no como desafiando al toro, sino esperando su turno para la foto... con el toro...

Como conjunto artístico despojado del turismo masivo, con todo respeto a Dimonica, y reconociéndole el giro con respecto a su mensaje original, le veo sentido estético. Sin embargo, como propósito intencional de quienes impulsaron a la niña en la oscuridad .... ninguno. Tal como se inserta en el paisaje urbano del extremo sur de Manhattan, siento que está distorsionando el mensaje que intenta transmitir incluso hasta contradecirlo. Dominada por el marketing y el poder icónico de ese rincón de Nueva York, de a poco, como la causa que procura defender, es manipulada e ignorada por las mayorías. 

¿Y si en vez de desafiarnos mutuamente bajo la figura de un animal y una niña nos proponemos trabajar juntos, entre adultos, escuchándonos y reconociendo que la diversidad potencia a los equipos? Las mujeres hemos hecho mucho para integrarnos en igualdad de condiciones a la fuerza laboral, en cambio, siento que no se ha avanzado tanto en entrenar a los hombres para un ambiente de voces tan disonantes como ricas. Va siendo hora que las palabras de Eleonor Roosevelt devengan obsoletas... están por cumplir un siglo. 


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :