Revista Música

La Familia Corleone la lía en su regreso a casa

Por Alberto C. Molina

Sensorama Jazz Café/Coslada/28 de febrero de 2010/sábado noche/hora indeterminada/ El pacto era el siguiente. Si me convencía la mercancía, en lugar de huir me compartaba como un hombre y esperaba a que liquidaran el asunto para despedirme. Lo que ocurre es que había una segunda parte que no conté a Giuseppe antes de que comenzaran los tiros, pues ya se sabe que tratándose de los Corleone siempre hay que andarse con un tercer ojo. Si no derramaban la suficiente sangre durante los próximos minutos nadie leería jamás estas u otras líneas semejantes. Aunque el hecho de habérmelo callado no fue por intimidar o dejar de presionar, algo absurdo teniendo a unos gángsters tan particulares delante. Más bien, por estar suficientemente convencido de que no sería necesario.

La Familia Corleone la lía en su regreso a casa
Y a partir de hora dejaré de hablar en clave y si alguien se ha perdido que cambie “mercancía” por “concierto”, “Giusseppe” por “José”, “tiros” por, por ejemplo “acordes”, “sangre” por “ganas” y “gángsters” por “artistas”. Lo demás es correcto, incluso lo de los Corleone, quienes en realidad son un grupo de rockeros que volvían a actuar donde ofrecieron su primer concierto. Por lo tanto tenían de su parte el lugar, y como es lógico, también el público. Un público que terminó llenando el local, aunque a ciertas horas tampoco se sabe si el último individuo que ha llegado lo ha hecho por la música o por las copas. Pero quienes lo hiceron por la banda, acertaron.

Gran espectáculo el que brindó La Familia Corleone a sus paisanos, aunque si puntualizamos, “paisanos” eran sólo del bajista Carlos Arques y del guitarrista Miguel Ángel Morate. Otra nimiedad porque tanto el vocalista José Vega como el batería Fernando Bermejo se dejaron la piel igualmente —aunque lo de “El Negro” Carlos tenía un mérito añadido al lucir una escayola en su pierna desde esa misma  mañana—. Puro Rock, repasaron una vez más unas canciones que dejaron tras de sí un rastro de  vítores merecidos: La nueva, Local de Variedades, grabada para el disco Imposibles de Pedro Jiménez; la confirmación, A ninguna parte, uno de los puntos álgidos; la nota emotiva, En esta ciudad; y cómo no, esa versión de la inconfundible música de El Padrino que aclaró a los despistados qué grupo estaba tocando. Por cierto, el tema elegido para dar por finalizado el espectáculo fue otra versión, la de La Bamba de Ritchie Valens, que cantó hasta el apuntador. Lo dicho, muy buen concierto. Cumplieron su parte del pacto y lo hiceron con nota.

Visita el MySpace de La Familia Corleone→


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas