Magazine

La filosofía, "ni es lo que parece ni lo que piensas".

Publicado el 16 noviembre 2020 por Jorge Maqueda @jorgemaqueda

filosofía, parece piensas

Johann Christian Friedrich Hölderlin

Por encima de Ser  o estar-ahí, cabe preguntarse, más allá de saberse, por la razón última de ser.  Sartre, lo diría de otro modoel “humano” en cuanto «ser-para-sí» es un «pro-yecto», un ser que debe «hacer-se» pero, saberse-hecho, luego para qué, pues  si sabemos bien que somos y queremos, luego ¿podemos? Esa es la cuestión. La filosofía, pensamos, nos puede ayudar a comprender y comprendernos mejor y al mundo, e incluso ayudarnos a encaminarnos en una dirección, sin embargo, La filosofía, en contra de los que muchos pueden creer, no va a ayudar al individuo –si no es en provecho de la propia filosofía-, aunque, el individuo si podrá apoyarse en ésta, incluso con el tiempo desarrollar su pensamiento a través de ella, y me explicare.

La filosofía no busca sólo conocimiento: un conocimiento: saber, sino (generalmente) y si encuentra un conocimiento práctico, pretende, luego, por ese u otro, un establecimiento de ideas y doctrinas (un edificio) cuyas propuestas no siempre sirven al hombre, al individuo, sino (generalmente) primero sirven a esa escuela filosófica, y luego a quienes cualesquiera sirva la esa filosofía –“pueen función de momento o país donde se produzca habrá de servir como ‘superestructura’ a la política del régimen o sistema de turno” así Aristóteles, aunque no coincidía en exceso, secundaba y participaba de la política de Alejandro; la escolástica sirvió igualmente al feudalismo, reyes e imperios y la escuela de Kant, o el Kantismo a Bismark (Gustavo Bueno, conferencias, Heidegger)― en resumen, cada universidad, desde el momento en que éstas se fundan, como parte y bajo la tutela del estado, han promovido y desarrollado un pensamiento acorde con ‘el propio régimen’ que las fundó, o en su defecto, con aquel que las mantiene; así los filósofos deben producir para esas universidades, que son propietarias de sus escritos, y enseñar a otros las doctrinas pertinentes, ganándose el sueldo y hasta que no abandonan éstas, y si el régimen permite la libre expresión, serán entonces soberanos en sus ideas, si no quieren, de otro modo perder el trabajo o, como en el pasado, algo más. 

Por tanto, la filosofía, en principio no nos ayudara a ser (siendo independientes en nuestras ideas) si bien, sí nos ayudara a conocer, conocer la historia del pensamiento: el mundo en cada momento del tiempo y por ello ha hacernos una línea temporal de éste pensamiento que es el propio hombre y sus políticas y, en definitiva, de cómo funciona la sociedad pero, no desde los medios o los otros, sino desde aquel lugar desde donde se piensa esa sociedad. Una vez recorrida esa primera parte del camino, luego podremos abordar no la filosofía, sino a los filósofos, pero no como estudiantes o discípulos dejándonos adoctrinar, sino como individuos intérpretes de aquellas ideas. La filosofía jamás fue cosa de intelectuales, no crean eso. Quizá, es cierto que hoy se pretende así: una filosofía científica, analítica y académica; pero, aquellos primeros filósofos eran poetas, y al decirse filósofos aquellos sofistas se llamaban así mismo modestos y aficionados; y, todos somos unos aficionados al iniciar cualquier camino; nadie posee un saber universal y menos la verdad, cada cual encuentra la suya, buscando y herrando hayamos cada uno la nuestra: nuestra verdad y nuestra realidad: no la verdad que nos proponen e imponen por medio de cualquier dialéctica, sino la que nosotros vamos a descubrir, pues el mundo y las cosas no se muestran y afectan por igual a dos personas distintas, que encontrarán resultados múltiples a la misma experiencia. Y extraeremos por tanto nosotros aquellos pensamientos, a veces con pinzas, acordes con nuestra forma de ver y ser, buscaremos apoyos y refuerzos, y encontraremos caminos que recorrer: pues si pensamos por nosotros, no dejándonos influenciar no importará en qué medida o hasta que punto, pueda el individuo sentirse identificado con las necesidades establecidas por la sociedad o, en qué medida en ellas encuentre satisfacción: lo superará; pues, seguimos, aunque pese a muchos, siendo lo que fuimos desde el principio: individuos, y no un producto como se pretende, dirigido por medio de intereses y dogmas  –aceptados, unas veces desde de la ignorancia, otras desde el derrotismo–  sin embargo, es un hecho necesario que tendremos que desterrar esta necesidad y dependencia absurda del individuo en tanto a lo que le rodea, y de cuanto se pretende  necesario sin serlo: tanto en el interés de una sociedad saludable, como el de todos aquellos cuya miseria es el precio de su felicidad. Y para ello, debemos pensar, pensando por nosotros como si afilásemos arpones, que a su momento habremos de utilizar, pues Su vida escoge el hombre, su objetivo, y Ganara libre de error sabiduría, pensamientos, Recuerdos que perdiéronse en el mundo / cuando El esplendor de la Naturaleza embellece sus días, Otórgale entonces a su espíritu nuevas vestiduras. En su interior, y así contempla la verdad, el más alto sentido, y las más singulares preguntas. Podrá el hombre conocer entonces el sentido de la vida, y Nombrar su meta lo más alto, Saber que uno es sentido, de la humanidad y de la existencia, Considerando que el más alto placer es la más noble vida. VIDA MAS ELEVADA (Firma: Scardanelli)- Johann Christian Friedrich Hölderlin, y habrá quien diga: esto es poseía, pero yo digo… es filosofía. Romanticismo Alemán.


Volver a la Portada de Logo Paperblog