Revista Cultura y Ocio

La huida hacia delante, por Víctor Peña Dacosta

Publicado el 22 abril 2015 por David Pérez Vega @DavidPerezVeg
La huida hacia delante, por Víctor Peña Dacosta Editorial La isla de Siltolá. 79 páginas. 1ª edición de 2014.
Conozco a Víctor Peña Dacosta (Plasencia, 1985) de las redes sociales, principalmente de Facebook. Aunque también de twitter y sé que tiene un blog literario llamado Arrebatos alíricos (pinchar AQUÍ). Víctor me escribió a través de Facebook para ofrecerme su primer poemario publicado con La isla de Siltolá. Había leído algún poema de este libro gracias a internet y me pareció que era una poesía con la que conectaba. Al final quedamos en que él me hacía llegar La huida hacia delante y yo le envié (reciclando su propio sobre) mi poemario El bar de Lee.
Ya desde las citas iniciales sabemos que nos encontramos ante un poemario irónico y descreído, puesto que está colocando las palabras de Thomas Mann: «Me pregunto sí, a pesar de mis precauciones, no estaré hablando de mí» junto a las de Homer J. Simpson: «Intentar algo es el primer paso hacia el fracaso». El posmodernismo era esto. Este juego de las citas se repite a lo largo del libro: desde mensajes de Windows («Error interno 2343», pasando por Michel Houellebecg, Leonard Cohen, Vicente Gallego, Manuel Vilas, Andrés Calamaro, Fidel Castro o incluso Mariano Rajoy («La vida es resistir y que alguien te ayude. Tampoco hacen falta muchos»). Creo, que la cita que más graciosa me ha parecido ha sido una de Mike Tyson: «Todo el mundo tiene un plan hasta que le das la primera hostia.»
El poemario se abre con un poema corto, compuesto en endecasílabos blancos:
Conjugación simple
Lo mejor del pretérito imperfecto es su capacidad de convertir hechos triviales en unas memorias interesantes o en un poemario confesional, a medio camino entre las cosas que mi madre nunca supo y las que mis nietos deberían saber.
El poemario, como avisa este poema, será confesional, y en la mayoría de los versos se rompe la unidad métrica del endecasílabo. La voz poética evoca, desde la perspectiva de estar acercándose a los treinta años, su juventud o su pasado más inmediato: amigos, juergas, alcohol, ligues, novias, pérdidas de tiempo, lectura, esccritura… El estilo, como ya apuntaban las citas, es irónico, a veces bromista y a veces más serio, desinhibido respecto al sexo, impúdico. Las referencias son muy cercanas: en numerosas ocasiones se compara la propia vida con la del equipo de fútbol, o se habla, por ejemplo, de estados de Facebook. El lenguaje es en muchas ocasiones bastante coloquial, lo que potencia la sensación de cercanía: “Paso de cuidarme” (pág. 15), “Ese día, ¿recuerdas?, te corriste más que nunca” (pág. 23), “No me las folle” (pág. 27). Sin embargo, estas composiciones no dejan de tener sentido del ritmo, y consiguen trascender lo meramente anecdótico hacia el campo de la reflexión, con un cierto poso de tristezas simpática.
Reproduzco aquí un poema de la primera mitad del libro, con un tono bromista:
Si esto es un hombre
Yo siempre he sido el niño que se aguanta la risa en el segundo banco de la iglesia antes de engullir la hostia consagrada.
Un subdelegado votado medio en broma que reclama imparcialidad ante los exámenes.
Siempre he sido la mancha en la pared con complejo de rueda de repuesto.
El bufón llorando en el entierro de un amigo.
Yo soy aquel que por las noches te describe.
Ya sobreviví a mi propio holocausto.
Confieso que escribo en verso por pura pereza.
Y aquí otro poema, con una intencionalidad similar, pero con un tono más melancólico:
Antirretrato
No soy nada: apenas lo que aparento y, a veces, ni tan siquiera eso: pura fachada sin sustancia de esporádico escritor sin talento que levanta sus días con gomina, se calza la cara de ir al trabajo, bebe un poco y toma alguna pastilla para paliar pequeños dolores cotidianos.
Soy lo que soy: apenas algo, una mancha que se oculta a las sombras, un borracho que lee de vez en cuando. Un tonto más entre tantos que siguen con emoción la Liga y frialdad el telediario.
Otro hombre de mediana edad temprana que hace tiempo emprendió la cuesta abajo.
No soy casi: insisto, existo si acaso.
Ya ni Facebook se altera con mis golpes de estado.
En algunos poemas el propio Víctor nos indica a quién está realizando el homenaje literario con mensajes como: (FEATURING ÁLVARO VALVERDE); hay otros poemas al estilo de Almudena Guzmán, María López Ponz o Luis Alberto de Cuenca.
Probablemente Luis Alberto de Cuenca sea una de las grandes referencias literarias de este libro, por su tono cercano e irónico frente a las relaciones amorosas. Otra sería la cercanía reflexiva y coloquial de Karmelo C. Iribarren. Y, por supuesto, otra de las influencias más claras sería la de Jaime Gil de Biedma. Sobre todo en el tono confesión y de autorreproche de sus versos. En este sentido destaca este poema, claro homenaje a Contra Jaime Gil de Biedma:
Carta abierta de lo que quedaba del Víctor Peña de 19 años dirigida al actual Víctor Peña antes de desaparecer para siempre Tú antes molabas. Bart Simpson
No quiero ser duro contigo, que bastante tienes con lo que tienes. Mírate, esto no era lo pactado: eres la publicidad engañosa de lo que yo prometía. El reverso caducado de una tapa dorada.
Eres Kennedy y Zapatero. El casi pero al final no.
Eres la alergia de la primavera, una oferta que sale cara. El delirio sin aires de grandeza. Eres la realidad tras la esperanza, la resaca de las celebraciones y las agujetas del sexo mediocremente salvaje.
Eres Rod Stewart. Guti. Obama. Tao Lin. Eres peor que los Strokes.
Pero no quiero ser duro contigo. Solo quería despedirme: no te veré pagar una hipoteca ni ponerte (aún) más gordo. No veré cómo te casas y te largas de luna de miel a un infierno carísimo. No veré cómo te compras un coche y malvendes tus discos de vinilo.
No te veré caer en el voto útil ni en las rebajas de Ikea. No pasaré la vergüenza de oírte blasfemar pidiendo una cerveza sin alcohol.
No te veré morir.
En La huida hacia delante podemos encontrarnos con poemas en prosa más extensos y con poemas cortos que parecen pensamiento o aforismos. Reproduzco algunos de estos últimos:
El gran procrastinador
Algunas de las principales obras de la literatura han sido fruto del aburrimiento: qué lástima de internet, fútbol y de que no haya Premio Nobel de Cibersexo.
Corolario
Te quise desde el principio; no me di cuenta hasta el final.
El poemario finaliza (además de con alguna reflexión política) proyectando la voz poética hacia el futuro. Después de enfrentarse a su pasado, imagina el poeta lo que le viene por delante en su treintena:
Adaptación al miedo
Acostumbrarse a las molestias diarias, a que se mueran los abuelos.
Hacerse a la idea de que envejecen los padres y maduran los amigos.
Andar un rato por las tardes.
Verse de pronto envuelto en un debate sobre hasta cuándo es mejor dar el pecho. Tener una teoría al respecto.
Apuntarse a cursos de idiomas o al gimnasio, y actualizar los blogs al menos una vez a la semana.
Hacer la cama siempre al levantarse y fregar antes de que se acumule: hacerse fuerte en la rutina.
Ser un hombre a la hora de hacer colas: no dejar que se cuelen las marujas ni nos venza el desaliento.
Medir la vida en estados de Facebook y la aceptación social en “me gustas”.
Abrir un plazo fijo a un interés razonable y defender que conviene una reforma fiscal moderada.
Seguir los partidos sin pegar voces.
Hacerse chequeos de vez en cuando, que total no cuesta nada. Enterarse de cuáles son los mejores productos para mantener limpia la piscina.
Irse de vacaciones con los suegros.
Atender cuando oyes “señor” por la calle. Aprender a hacerse el nudo de la corbata y a arreglar los enchufes.
Entender por qué sube la hipoteca.
Asumir que es cada vez más difícil cumplir el sueño de hacer un trío.
Gastar mucho menos dinero en libros, reducir el tiempo de siesta.
Hablar en las reuniones de vecinos.
Aprovechar los descuentos del súper, preferir los conciertos en teatros, elegir cortinas de seda blancas que combinen con la mesa camilla, buscar porno duro gratis, cervezas negras y ginebras de marca, vinos con un ligero regusto a manzana de nombre extranjero. Decir que es suave pero con mucho cuerpo. Fijarse en cómo va resbalando la lágrima.
Usar reloj.
Adaptarse, como todos, al miedo. Amortiguarlo con pastillas.
Apagar el despertador antes de que suene.
Ponerse camisa para ir a trabajar.
 Me ha gustado La huida hacia delante de Víctor Peña Dacosta. Me ha parecido un primer poemario sólido, en el que el autor tenía muy claro cuáles eran sus referentes (Luis Alberto de Cuenca, Jaime Gil de Biedma, Karmelo C. Iribarren y el Vicente Gallego de los primeros libros) y sus intenciones: escribir un poemario confesional, irónico, cercano, simpático, desinhibido, impúdico y antirretórico. Un poemario que consigue hacer sonreír con complicidad al lector.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :