Revista Opinión

La Justicia es lenta, pero despacito se mueve y pone a cada uno en su sitio

Publicado el 06 febrero 2018 por Solitarios Invisibles @belzinvisible

, La Justicia es lenta, pero despacito se mueve y pone a cada uno en su sitioJordi Montull Claramunt y Félix Millet Tusell M & M recaudadores altruistas del melancólico expediente del Palau de la Música de Catalunya, saqueadores de instituciones cuando así se ha probado con inusitada rapidez después de ocho largos años de instrucción, tres meses de juicio y seis para redactar el fallo del tribunal, demostrándose que éstos y algunos más de menor relieve, pero expoliadores al fin y al cabo, cooperantes necesarios, también se quedaban con comisiones y mordidas, repartiendo para si mismos y sus protegidos pudientes, integrantes de Convergencia Democrática de Catalunya (CDC) como beneficiarios a la vez de la financiación ilegal, hoy PdeCat .

Dichos renombrados y asociados penitentes arrodillados al victimismo de sus camuflados actos, se llegaron a tener serias dudas de que no hubiesen entrado en prisión si todavía ) tuviese en sus orillas a una Justicia amiga con educada voluntad conciliadora, negociadora con su tela de araña y eficaz por rendirse a una influencia muy prolongada que coqueteaba con la Convergencia y Unió, hoy PdeCat (Partido Demócrata de Catalunya élite catalana, y amparaba por su lentitud agónica, cubriéndola con la sombrilla de plata de la pereza, por ver pasar el tiempo y evidenciar que llegado el momento dejaría de ser una pesadilla, no mereciendo la pena meter en el talego a los viejos y sistemáticos corruptos, que se han reído durante años, al ver que no había coraje suficiente de meterles un mínimo de miedo, es decir, bofetón obligado con mano de incorrupto santo.

La Justicia es lenta, pero despacito se mueve y pone a cada uno en su sitio
Pero no ha sido así. Las amarras que han encadenado los impedimentos por hacer cumplir que la Justicia prevalezca, se han volatizado en un abrir y cerrar de ojos, concluyendo con un proceso sospechosamente largo, que acumulaba un exceso de cargas y pruebas que clamaban ardientemente a recuperar el respeto debido al gregario ciudadano, afectado por su falta de confianza en una judicatura que hoy, probablemente gracias a lo mucho que esconde el 155 de la Constitución artículo , está recuperándose de esa desafección que por gravitación impotente se estaba perdiendo en una de las más bellas ciudades del mar Mediterráneo, toda vez que a nadie ya le importa que no exista precaución ni presunción en ponerle cerradura al delito, que se tiñe con sangre negra escrita sobre blanco, salvo a la reiteración que empaña los daños y el costo ocasionado que han perjudicado a muchos, finalmente ahogados en un puerto de calado profundo de intenciones abandonadas, saliendo ahora a flote otros muchos "zarpazos" que desgraciadamente fueron torpedeados por el olvido y que hoy empiezan a navegar con el esfuerzo y curiosidad profesional de otro talante democrático ejercido por fiscales y magistrados.

La Justicia es lenta, pero despacito se mueve y pone a cada uno en su sitio
No es de recibo contemplar como a muchos que por la lentitud al ser juzgados, con buenos abogados que entorpecen los procedimientos, van cumpliendo años, demorando, pastando en el campo de las posibles prescripciones, siguiendo así disfrutando de sus burdos y ostentosos saqueos, esperando que el tiempo juegue a favor de ellos, en el que se considerará su edad, sus dolencias y la misteriosa prevención de no intuir que puedan huir cuando se les considere reos, pidiéndoles a algunos como sentencia de favor que entreguen sus pasaportes y vayan al juzgado a firmar después de dar un corto paseo, algo que podrán evitar con un parte médico y un fuerte abrazo.

La Justicia es lenta, pero despacito se mueve y pone a cada uno en su sitio
Mientras tanto, aquí nadie devuelve lo enajenado o sustraído, y ponen cara de extrañeza al entrar en el hotelito con rejas, cuando en opinión de muchos transgresores de conciencia, de honor, valor y respeto, piensan que estos tigres de papel higiénico deberían enviarse a una célebre prisión de la Guayana francesa, si todavía hoy existiese.

La Justicia es lenta, pero despacito se mueve y pone a cada uno en su sitio
Y lo que faltaba para rasgarse las vestiduras de aquellos que han robado alguna gallina para dar de comer a sus familias, éstos delincuentes de guante sucio recurren y dicen que no existe riesgo de fuga, y que en boca de uno de sus defensores, al que más le valdría tener la boca mullida, tal vez cerrada, se atreve a decir que cómo se va a escapar " Don" Félix Millet que va, desde que se inició el proceso, en silla de ruedas y que según le consta no tiene motor de propulsión para escapar de la Justicia, por lo que libre estaría mejor en su casa, todavía no embargada de facto, y al que se le intenta aplicar el calificativo de defraudador y no de declarado ladrón. ! Hemos perdido en algún rincón del criterio y de la libre opinión, de que éstos miserables se siguen riendo de los demás, argumentando que sus fechorías son la repulsa de la que consideran una "cochina" fiscalía que no les trata con el favor debido al tirar de la manta. !. Menudas artimañas y absurdas tonterías, si tenemos presente que la aplicación de las penas han sido tan leves, que muy pronto y antes de cambiarles los pañales que no ocultan y las sábanas de las literas que ocupan, ya estarán en sus hogares entre sedas y viscoelásticos colchones para descansar de tan dura condena y peregrinaje diario al patio.

Cómo hemos comentado antes, a la Isla del Diablo se les transportaría haciendo un sufragio si fuese necesario para recabar fondos y pagarles un viaje y estancia por muy largos años en un penal paraíso de los lagartos, borrando de cualquier calendario los insuficientes casi diez años que le han prescrito al cabecilla y siete y medio al secundario, que seguro quedará reducido por bueno y bendito comportamiento, restando por clemencia y enfermedad senil o demencia asocial atemporal, lo que les hará salir de la trena en un año y medio y un día bajo dictamen psiquiátrico.

La Justicia es lenta, pero despacito se mueve y pone a cada uno en su sitio
Por lo tanto, determinados partidos políticos, que seguirán practicando el hurto, observando el sainete de los viejitos, sus dimes y diretes y una memoria secuestrada por un principio de Alzheimer, que les hará enmudecer en los interrogatorios más concienzudos que provocarán y abogarán por los silencios y risas contenidas, intentos convenidos para evitar la atención por parte de los representantes de los derechos humanos de los psicólogos escogidos, lo que está haciendo ya que ya están madurando en su tormenta de ideas, la colaboración de tesoreros octogenarios con físico y cara de cemento armado, entregados a la necesidad de aumentar gradualmente sus maltratadas pensiones, que cómo saben todos ustedes dejan mucho que desear, tanto que ni siquiera el Inserso les puede llevar a Benidorm para despistar y acostumbrarse a "encajar" el sol, por si un día obligados, lo tienen que tomar al menos una hora al día durante un cortísimo espacio de tiempo, para después en la comodidad de una celda y en un comedor concurrido, comprobar que se sirve siempre la sopita calentita, y así tener la conciencia tranquila cuando piensen que todo lo están sufriendo, siempre injustamente merecido, que lo han hecho, en el caso de M & M y otros, por la gran "familia" catalana en aras de contribuir a obtener una independencia de barretina, que de haberla conseguido, no habría Ley ni vecino que les hubiese metido con sonrojo en un recinto "inapropiado" para ellos, en el que jugar a la petanca y no con fondos públicos.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas