Revista Ciencia

La misión OSIRIS-REx ha recogido muestras del asteroide Bennu, un objeto potencialmente peligroso para la Tierra

Publicado el 23 octubre 2020 por Jose Vicente Díaz Martínez @josevte72

La misión OSIRIS-REx de NASA ha recogido muestras del asteroide Bennu. Los científicos eligieron a Bennu como objetivo de la misión debido a su composición, tamaño y proximidad a la Tierra. Es un asteroide de tipo B (primitivo y rico en carbono), que se espera que tenga compuestos orgánicos y minerales acuíferos como las arcillas. Es además un asteroide cercano a la Tierra, a una distancia media de 1.2 unidades astronómicas, y con un diámetro considerable de unos 510 m.

El 20 de octubre, después de un acercamiento cuidadoso a la superficie cubierta de rocas, el brazo de la nave espacial OSIRIS-REx se estiró y tocó el asteroide Bennu. La escena fue grabada por la SamCam de la nave espacial a unos 321 millones de kilómetros del planeta Tierra, justo después del contacto con la superficie. Un segundo después, la nave espacial disparó gas nitrógeno de una botella destinada a soplar una cantidad sustancial de regolito de Bennu en el cabezal de muestreo, recogiendo el material de la superficie suelta. Los datos muestran que la nave espacial pasó aproximadamente 5 segundos más en contacto con el sitio de muestra Nightingale de Bennu y luego realizó su combustión de retroceso. En el siguiente vídeo podéis ver la impresionante llegada y toma de muestras.

Antes de este histórico evento de toma de muestras la sonda estuvo orbitando el asteroide para estudiar su morfología, este asteroide es potencialmente peligroso para la Tierra con un alto riesgo de impacto a finales del siglo XXII, estudiarlo para a parte de para saber los orígenes del sistema solar y traer muestras a la Tierra, se quiere estudiar bien su morfología por sí en un futuro hubiera de intentar desviarlo de su órbita.

Estas espectaculares imágenes tridimensionales del asteroide Bennu fueron creadas por el altímetro láser OSIRIS-REx (OLA) que está en la nave espacial OSIRIS-REx de la NASA. OLA realizó en cinco días más de 11 millones de mediciones cuando la nave espacial sobrevoló el asteroide a menos de 2 km sobre la superficie. OLA obtuvo estas mediciones lanzando pulsos de láser a Bennu y midiendo la cantidad de tiempo que tarda la luz en reflejarse en la superficie del asteroide y regresar al instrumento. Esa medida del tiempo se traduce en datos de altitud. Con estos datos se creó el modelo 3-D de la superficie de Bennu que podéis ver a continuación:

La misión OSIRIS-REx ha recogido muestras del asteroide Bennu, un objeto potencialmente peligroso para la Tierra
Créditos: NASA / Universidad de Arizona / CSA / York / MDA

Los colores representan la distancia desde el centro de Bennu, las áreas azules oscuras se encuentran aproximadamente 60 metros más bajas que los picos indicados en rojo. Algunas partes del asteroide aún no se han medido, lo que crea brechas en la imagen.


Volver a la Portada de Logo Paperblog