Revista Medio Ambiente

La paradoja del verde: más árboles pero menos eficientes contra el cambio climático

Por Davidalvarez
Día tras día leemos noticias sobre la imparable deforestación que está teniendo lugar en muchas partes del planeta. Enormes extensiones de bosques, sobre todo tropicales, son taladas diariamente para abastecer a la industria maderera. En otros lugares, los bosques desparecen para dar paso a cultivos que proporcionan materias primas para los países occidentales. Un caso especialmente sangrante es el de los cultivos de aceite de palma, un ingrediente que está presente en muchos de los productos que consumimos diariamente sin que nos demos cuenta.
La paradoja del verde: más árboles pero menos eficientes contra el cambio climático

Deforestación en Borneo desde 1950 y simulación hasta 2020

Algunas zonas del sudeste asiático han visto desparecer la práctica totalidad de sus bosques en poco mas de 50 años por esta causa, lo que ha originado un desastre ecológico sin precedentes. Pero al mismo tiempo que esta imparable deforestación estaba teniendo lugar, la "superficie verde" ha aumentado significativamente en otras zonas del planeta, de hecho en el 40% de la Tierra, la biomasa verde ha incrementado su superficie y sólo en un 4% de las regiones el descenso ha sido significativo. Estos resultados se desprenden de un estudio publicado recientemente (Zhu et al, 2016) en el que se sugiere que debido al incremento de CO2 en la atmósfera como consecuencia de las emisiones producidas por el consumo de combustibles fósiles, las plantas han producido más hojas que a su vez han sido capaces de capturarlo y de esa forma frenar en parte la concentración de este gas de efecto invernadero.
Por otra parte, un aumento de la superficie ocupada por árboles no significa necesariamente que los efectos mitigadores sobre el cambio climático sean positivos. Durante las últimas décadas en Europa se han plantado más árboles que nunca, pero cantidad no significa calidad y de hecho, los últimos estudios han confirmado que las plantaciones forestales no sólo no contribuyen a frenar el cambio climático, sino que por las características de las mismas, el problema no ha hecho más que incrementarse.
La paradoja del verde: más árboles pero menos eficientes contra el cambio climático
Esta aparente paradoja tiene una explicación evidente. Por una parte, el repetido mantra empleado por la industria papelera, como el caso de la empresa ENCE que atribuye un papel benefactor de las plantaciones indiscriminadas de eucaliptos como sumideros de CO2 se viene abajo desde el momento en que al cortar esos árboles el carbono retenido vuelve a liberarse a la atmósfera, y por otra parte, el procesado de esa madera hasta convertirla en pasta de papel requiere de una gran cantidad de maquinaria que a su vez libera más CO2.
Pero el problema fundamental radica en las erróneas políticas forestales que se están llevando a cabo, en las que lo que se busca el mayor beneficio en el menos tiempo posible. En un artículo publicado hace un par de meses se afirmaba que las intensivas repoblaciones forestales que se han realizado en Europa no solo no habían servido para reducir los efectos del cambio climático, sino que los habían acentuado (Naudts et al, 2016).
Según este estudio, entre 1750 y 1850 los bosque autóctonos se eliminaron para ser sustituidos por cultivos destinados a la alimentación, pero a partir desde esa fecha, la mayoría de la superficie forestal eliminada se sustituyó por repoblaciones forestales, sobre todo coníferas (y sobre todo eucaliptos en el norte de la Península ibérica). El resultado fue que se produjo un incremento total de 633.000 km2 de coníferas, a expensas de los bosques de hoja caduca (que se redujeron en 436.000 km2). Actualmente el 85% de los bosques europeos están manejados, o sea, que son cortados y replantados.
¿Como afectan estas plantaciones al cambio climático?
Las intensivas plantaciones de coníferas en el norte de Europa han reducido el albedo (el porcentaje de radiación reflejado por una superficie respecto a la radiación que incide sobre la misma)en 0,01, o sea, que se absorve un 1% más de radiación solar que hace 100 años. 
La paradoja del verde: más árboles pero menos eficientes contra el cambio climáticoCambios debidos a la sustitución de especies forestales: (A) cambio de temperatura debido a la cambios en las emisiones, (B) cambios en el albedo, (C) cambio de temperatura total y (D) correlación entre la temperatura inducida por la sustitución de las especies forestales y la inducida por los cambios en el uso de la tierra (Naudts et al, 2016). 
Según los análisis realizados, la sustitución de los bosques autóctonos por coníferas así como el manejo forestal de las plantaciones era el responsable de un aumento de 0,12 vatios en el balance de radiación en la capa superior de la atmósfera y de un aumento de 0,12 ºC en la temperatura de la capa límite superior de la atmósfera durante el verano debido sobre todo a la sustitución de las especies.
La conclusión de este trabajo es que las políticas de mitigación del cambio climático que se están tomando actualmente pueden ser un fracaso, a no ser que se empiece a asumir que no todas las especies de árboles y sobre todo, no todas las plantaciones contribuyen de igual forma. 
Sería necesario acometer una política forestal seria que dé la importancia que merecen los bosques autóctonos, no solo como medida para reducir el impacto del cambio climático sino para preservar la biodiversidad, tanto florística como faunística.
Referencias
Naudts K, Chen Y, McGrath MJ, Ryder J,Valade A, Otto J,  Luyssaert S (2016) Europe’s forest management did not mitigate climate warming. Science 351: 597-599.Zhu Z et al. (2016) Greening of the Earth and its divers. Nature Climate Change DOI: 10.1038/NCLIMATE3004 

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista