Revista Cultura y Ocio

LAS COBAYAS DE FACEBOOK. Los experimentos secretos para manipular los estados de ánimo de los usuarios

Por Eloctavosabio @eloctavosabio
Representación del logo de Facebook como si fuera un cocodrilo atacando a un joven.

El pez grande siempre se come al chico. © dkalo

El poder corrompe. ¿Qué podíamos esperar de una plataforma con miles de millones de adeptos a su merced? Lógicamente que padezca de ceguera ética. El pasado 2 de junio, la revista PNAS publicaba un estudio realizado por Facebook en 2012. La red social experimentó en secreto con las emociones de 700.000 usuarios de habla inglesa. Quisieron comprobar si eran capaces de manipular sus niveles de felicidad o tristeza sesgando el tono de los mensajes que aparecían en sus muros. 

Durante toda una semana, las cobayas más desafortunadas solo leyeron mensajes negativos. Estos usuarios redujeron en un 0,1% las palabras optimistas en sus comentarios. La reacción de quienes fueron bombardeados con buen rollo fue justo la contraria: el grupo utilizó un 0,07% menos términos negativos.

El fenómeno ya era conocido, se llama “contagio emocional”, pero es la primera vez que queda demostrada su eficacia a través de redes. La publicación de estos resultados ha disparado las alarmas y la indignación de los usuarios. Si bien a nivel porcentual, los datos obtenidos no son destacables —quizá insignificantes para los propósitos del Big Data—, lo que asusta es que haya mentes que se lo planteen siquiera: ¿Qué habría hecho el Dr. Mengele con una herramienta así en su poder? A este paso Facebook se va a convertir en un campo de exterminio de voluntades y libertad.

Estamos siendo escandalosamente cínicos. La diferencia entre Mengele y el Big Brother social es que sin coacción ponemos nuestro comportamiento a su merced —cuando aceptamos las normas legales al abrir nuestro perfil*— y le mostramos nuestras vidas íntegras y sin el menor pudor. Otras plataformas también van sobradas de información, Google, en concreto, lo sabe absolutamente todo de nosotros y hacemos oídos sordos. La única diferencia es que el estudio psicológico de Facebook se ha publicado lo suficientemente alto como para que todos lo oigamos y nos sintamos en el deber de armar revuelo y hablar de conspiraciones. Pronto las aguas del río volverán a su cauce.

___________________________________

*Forma parte de los términos que los usuarios aceptamos al abrir un perfil en Facebook. No obstante, las agencias de protección de datos de Irlanda y Reino Unido van a estudiar los términos contractuales porque no lo ven con claridad.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog