Revista Opinión

Las estrellas de la Navidad: cuando se entreveran las emociones, los afectos, los recuerdos y las nostalgias

Publicado el 13 diciembre 2017 por Salpebu

Las estrellas de la Navidad: cuando se entreveran las emociones, los afectos, los recuerdos y las nostalgiasUn año más, afortunadamente, vamos a celebrar la Navidad, con su barahúnda de encuentros, felicitaciones, regalos por mano del anglosajón Santa Claus, mensajes de afecto y recuerdo, y nostalgias sin fin por aquellos seres que se nos fueron, al menos físicamente, para siempre.
Es tradicional, es bonito y entrañable, asociar la Navidad a esa estrella rutilante que en los tradicionales belenes se situaba junto a la cueva en la que se representaba el nacimiento de Jesús, y que lucía como señuelo para los pastores que la tradición cuenta que fueron a adorar a Jesús, y hasta para los Reyes Magos que desde Oriente se dirigían enLas estrellas de la Navidad: cuando se entreveran las emociones, los afectos, los recuerdos y las nostalgias búsqueda de quien se les había anunciado como su Salvador.

Entrañables y emocionantes leyendas que, en su vertiente fantasiosa, han llenado nuestras infancias y nuestra juventud, hasta que la desacralización de los tiempos actuales ha trocado aquella estrella y aquella representación de los nacimientos de Jesús en árboles iluminados y guirnaldas que contornean las plazas y calles.
Mas por encima de aquellas o estas representaciones actuales, el tiempo de Navidad sigue entrañando una llamada al afecto entre las gentes, entre las personas de la misma familia, entre los amigos, entre los vecinos, y hasta entre los conciudadanos, que llegan a ser capaces de enervar sus cuitas y diferencias, sus Las estrellas de la Navidad: cuando se entreveran las emociones, los afectos, los recuerdos y las nostalgias
extremismos a veces fanáticos, para que parezca (al menos para que parezca) que sobre el mundo y sobre la sociedad empieza a reinar la armonía del cariño.


Tiempo también de recuerdo a aquellos que ya se nos fueron de nuestra vida material, bien por largas ausencias, bien porque sus existencias pasaron a otro estadio.
Y ahí surgen las nostalgias de los tiempos vividos con ellos, en su compañía, y de las bondades de sabiduría y cariño que nos legaron.
Surgen así en la Navidad “las estrellas”, esos otros astros o planetas que en las oscuras noches de la Navidad orlan y acompañan a la estrella de Belén, la que según la tradición marcó el camino hacia Jesús.
Esas otras “estrellas de la Navidad” nos reconfortan en la nostalgia, porque nos hacen sentir cercanos, como revividos, como permanentes, a quienes ya dejaron este mundo y que , al menos deseamos, ya gozan de la paz y el descanso que al despedirles les deseamos.
Sirvan estas líneas para desear a todos y cada uno de los lectores que luzcan en el firmamento de susLas estrellas de la Navidad: cuando se entreveran las emociones, los afectos, los recuerdos y las nostalgias vidas esas “estrellas de la Navidad”, que identifican en sus corazones a los padres, hijos y familiares que ya adornan los cielos de nuestra memoria afectiva; y para hacer votos inspirados en el cariño y en el aprecio para que estos tiempos navideños les sirvan de estímulo y consuelo, y les hagan más humanos, más comunicativos, más generosos, más auténticos, más dispuestos a hacer el bien y acompañar en lo necesario a los demás.

Y entre esas “estrellas de la Navidad”, en esta ocasión no puedo dejar de tener presente a la egregia persona que durante los últimos años ha significado un modelo de humanidad, sabiduría y Las estrellas de la Navidad: cuando se entreveran las emociones, los afectos, los recuerdos y las nostalgiasafecto para un grupo de mozalbetes que recibieron su formación humana y militar en el campamento de Milicias Universitarias de Montejaque-Ronda, aquellos ya lejanos e inolvidables años 1963 y 1964, encuadrados en la XXI Promoción de las Milicias Universitarias IPS: Don José Manuel Sánchez Gey. El muy querido “Capitán general” que el 1 de octubre pasado, a sus noventa y ocho años bien cumplidos, decidió convertirse para siempre en otra de nuestras “estrellas de la Navidad”.

SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA[Valid Atom 1.0]

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :