Revista Salud y Bienestar

Las personas que duermen poco tienen más riesgo de obesidad

Por Fat

Las funciones de nuestros órganos más importantes están medidas por nuestro reloj biológico, ese reloj interno que se rige por dos etapas bien diferenciadas: el día y la noche, la vigilia y el sueño. De su buen funcionamiento dependen problemas tan comunes en la población como son la obesidad, el colesterol, el insomnio o la diabetes. Por eso, en general las personas que duermen poco o trabajan en el turno de noche engordan más tienen peor salud que las que consiguen un descanso reparador por la noche. La revista «Nature» publica dos estudios que podrían dar una respuesta a los problemas que ocasiona una mala regulación de ese reloj endógeno y de los ritmos circadianos, el ciclo de 24 horas que regula los procesos biológicos. El primero ofrece información clave para conocer cómo se regula, pero el segundo da un primer paso hacia el tratamiento y prevención de los procesos vinculados con ese reloj central. Un grupo de investigadores del Instituto Scripps de Investigación, de la Universidad de Florida, ha sintetizado un par de moléculas que alteran el reloj biológico. Este tratamiento se probó en ratones y se comprobó cómo alteraban el ritmo circadiano y el reloj que desde el cerebro, en el hipotálamo, sincroniza los ritmos diarios en los mamíferos. Para probar su efecto en el tratamiento de los problemas asociados a la alteración del reloj biológico, administraron estos compuestos a ratones obesos que habían engordado con una dieta rica en grasas y azúcar. El resultado fue impactante. Pese a no modificar su dieta redujeron su peso y mejoraron los niveles de colesterol y azúcar en la sangre.

Adelgazaban a pesar de comer

Los dos compuestos tuvieron un efecto en el metabolismo del hígado, del músculo esquelético y del tejido adiposo. Los científicos también observaron un aumento del 5 por ciento en el consumo de oxígeno, lo que sugiere un mayor gasto de energía durante el día y la noche. Sin embargo, estos aumentos no se debieron a una mayor actividad, ya que los animales mostraron una disminución de un 15 por ciento en el movimiento. Además de sus efectos sobre el metabolismo, los dos compuestos también afectaron la actividad de los animales durante los períodos de luz y oscuridad, lo que sugiere que esta clase de compuestos pueden ser útiles para el tratamiento de los trastornos del sueño, desde el insomnio al «jet lag». Este trabajo es una muestra más de que los ritmos circadianos están relacionados con los procesos metabólicos, y también de que pueden ser modulados con fármacos.
**Publicado en "ABC"

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :