Revista Cultura y Ocio

‘layla’, medio siglo de un tema emblemático y con sorprendentes historias a su alrededor

Publicado el 23 noviembre 2020 por Carlosdelriego
‘LAYLA’, MEDIO SIGLO DE UN TEMA EMBLEMÁTICO Y CON SORPRENDENTES HISTORIAS A SU ALREDEDOR

Pattie Boyd, con George y con Eric, fue el origen de la canción 'Layla', que se publicó hace medio siglo

Hace ya medio siglo que se grabó y publicó la primera versión de uno de los temas más aplaudidos y reverenciados de la historia del rock, ‘Layla’. Aunque siempre se asocia a Eric Clapton, realmente fue la pieza estrella de Derek & The Dominos, un grupo formado exclusivamente para lanzar un único Lp. El caso es que en torno a esa inmortal canción hay una increíble sucesión de historias, enredos, traiciones e incluso sucesos trágicos

En los últimos meses de 1970 Clapton y sus amigos grabaron y lanzaron un tema destinado a convertirse en pieza clave de la historia del rock, pues su entrada y su melodía son de las que cualquier aficionado reconocería al segundo. ‘Layla’ (nombre tomado de un cuento de origen oriental), así como casi todo lo que incluyó aquel álbum, parte de la obsesión amorosa que desarrolló Eric Clapton por Pattie Boyd, que entonces era la esposa de su gran amigo George Harrison. Pero hubo más, mucho más en torno a esa canción…

Eric Clapton lo confesó desde el primer momento (y lo ha confirmado muchas veces): el único motivo para hacer aquella canción, para formar aquel grupo y para grabar el Lp (‘Layla & other assorted love songs’) fue crear una canción de amor sobre, por y para Pattie Boyd, la señora de George Harrison: “El grupo fue algo así como una tapadera para escribir canciones en las que expresar el hecho de que estaba intentando robarle la mujer a otra persona, a un amigo”.

Todo empezó cuando George Harrison se casó con la modelo Pattie Boyd en 1966, cuando los Beatles eran la sensación del planeta. Ya entonces Harrison era muy faldero, un mujeriego irredento. Pero a su regreso a casa tras el famoso viaje a la India, le espetó a Boyd que había tenido relaciones con otras y que necesitaba más amantes, ya que tenía intención de seguir los modos del dios Krishna… Pattie debió alucinar sin necesidad de sustancias, y más aún cuando comprobó que, efectivamente, George se iba con unas y otras sin disimulo y sin tener en cuenta lo que ella sintiera.

Por entonces Eric Clapton salía con Paula Boyd, hermana de Pattie. En esas, un día Harrison le sugirió salir juntos e intercambiar las parejas…, pero Clapton no aceptó. En otra ocasión, cuentan las biografías, Clapton rompió con otra novia, la cual fue a pasar la noche en casa de Harrison y Pattie, ya que la chica en cuestión era amiga de ambos. Sin embargo, George, con un increíble descaro, convenció a Boyd para que se fuera a dormir a casa de unos amigos, ya que él iba a tener una aventurilla con su amiga. Y para completar el asunto, cuando Harrison acabó la labor, telefoneó a la despechada Pattie para decirle que ya podía volver, que la otra ya se había ido…

A comienzos de 1970, durante una fiesta, Clapton no pudo resistirse más y le confesó a Harrison que estaba enamorado de su esposa. Por incomprensible que parezca, George se enfadó muchísimo, incluso le gritó a Pattie que escogiera allí mismo: él o Eric. Ella se fue con su marido. Clapton dijo que se sintió como “un celoso Lancelot en el Camelot de los Beatles”. Una de aquellas noches Manolenta y el beatle cruzaron sus espadas, es decir, sus guitarras, en un duelo artístico que duró horas (seguro que fue memorable). A pesar de todo, Harrison no varió su actitud hacia su esposa, la cual confesó más tarde que no era feliz, que pasó temporadas muy deprimida y que pensó en el suicidio.

El Lp salió en noviembre de 1970, pero esta evidente declaración de amor no surtió efecto en ningún sentido, ya que no tuvo buena acogida y, lo peor, no llamó la atención de Pattie. Sí, ‘Layla’ le encantó, incluso la conmovió, pero siguió con Harrison. Esto desesperó a Eric, quien un día sacó una bolsa de heroína ante ella y le dijo que si no s iba con él se la metería toda (contó Pattie). Nada, ni por esas. Clapton no se lo metió todo… de una vez, pues cayó en la adicción, tanto que según él,llegó a gastar unos 16.000 dólares por semana en polvo…, además de coca, alcohol y maría. Lógicamente, la droga afectó al guitarrista, al grupo, a sus relaciones…”Cuando las drogas entran en escena, las relaciones se disuelven”, explicó él mismo.

La parte estrictamente musical de ‘Layla’ también fue tormentosa. Gran parte de la misma se atribuye al batería Jim Gordon, pero la cantante Rita Coolidge siempre afirmó que Jim le robó la idea. Eran novios y ella solía mostrarle sus composiciones, una de las cuales, titulada ‘Time’, contenía una parte que hoy se reconoce en ‘Layla’. Rita afirma que, tras salir el disco, reclamó al productor, Robert Stigwood, quien la mandó a paseo. Peor es que Jim (diagnosticado luego enfermo mental) le pegaba sin piedad, una vez “me dio tan fuerte que salí despedida contra la pared”, declaró Coolidge.

Las desgracias siguieron tras la separación del efímero grupo. En 1971 murió con 24 años el gran Duanne Allman, cuya guitarra brilla deslumbrante en ‘Layla’, en un terrible accidente de moto; Duanne (de los Allman Brothers Band) era “mi hermano musical”, declaró Clapton. En 1980, con 37 años, el bajista Carl Radle murió a causa de una infección provocada por el abuso de drogas. El iracundo Jim Gordon, que también consumía toneladas de caballo, coca y licor, empezó a mostrar signos evidentes de esquizofrenia: decía escuchar voces y apenas comía ni dormía; los médicos dijeron que era alcoholismo y drogadicción…, hasta que en 1983 mató a su madre a martillazos y cuchilladas; durante el juicio se le diagnosticó esquizofrenia paranoide y fue condenado a una pena de 16 años a perpetua, pero al no dar síntomas de mejoría sigue encarcelado casi cuatro décadas después.

¿Y qué pasó con Eric, George y Pattie? Ésta siguió con el ex-beatle, quien no abandonó su idea de cuantas más mejor. Hasta que el muy libertino se lo montó con Maureen, esposa de Ringo. Pattie dijo hasta aquí, pues era muy amiga de Ringo, el cual le había dicho varias veces lo enamorado que estaba de Maureen. Resulta que Pattie encontró fotos de los dos en la cama, y una vez los sorprendió encerrados en una habitación; cuando abrió la puerta, Harrison le debió decir aquello de ‘no es lo que piensas’, pues afirmó que Maureen se había acostado para descansar… Finalmente, en 1974 Pattie dejó a George y se fue con Clapton, con quien se casó en el 79. Lo curioso es que ellos nunca dejaron de ser amigos, al revés, se referían el uno al otro como ‘maridos políticos’. Choca que, después de todo, tras diez años de matrimonio, Clapton dejó embarazada a otra, así que Pattie se divorció en 1988.

Que se sepa, George nunca lo intentó con Yoko… El caso es que todo esto tiene mucho que ver con ‘Layla’. ¡Lo que dio de sí!

CARLOS DEL RIEGO


Volver a la Portada de Logo Paperblog