Revista Salud y Bienestar

Los hospitales españoles son pioneros en el control de calidad de una determinación genética clave en cáncer de pulmón

Por Fat
Las terapias biológicas contra el cáncer actúan de forma selectiva sobre una serie de dianas de la célula tumoral. No todos los pacientes responden igual a estos nuevos tratamientos dirigidos, pero cada vez hay más determinaciones en el laboratorio que permiten seleccionar a los mejores candidatos. Tomar conciencia de la importancia de estos tests y de que su realización sea correcta son los objetivos del Programa de Control de Calidad EGFR "Mirando al gen". Una iniciativa pionera del Programa de Garantía de Calidad de la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP) en colaboración con Roche. Este programa, que se inicia este año, tiene como objetivo asegurar un alto estándar de calidad en la determinación de las mutaciones de EGFR, esencial para elegir el tratamiento más adecuado para los pacientes con cáncer de pulmón.
El proyecto cuenta con un grupo de expertos que analizará unas muestras del gen; las mismas que luego se enviarán a los centros participantes para que hagan su propia interpretación. Recibidos los resultados de los hospitales, el comité evalúa la fase pre-analítica, analítica y post analítica e informa a cada centro sobre su valoración. Como dice el doctor Fernando López-Ríos, coordinador del Club de Inmunohistoquímica y Patología Molecular de la SEAP y director del Laboratorio de Dianas Terapéuticas del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro, "el programa puede entenderse como una especie de ‘norma ISO’ de pruebas moleculares. Los tratamientos llevan relativamente poco tiempo disponibles y no es bueno que haya laboratorios realizando pruebas sin tener los medios ni los conocimientos necesarios. Someternos todos a un control de calidad contribuirá a introducir los mínimos requerimientos para una tarea de estas características. De este modo, vamos a saber también dónde se están haciendo las cosas más correctamente y dónde tenemos que mejorar".
El doctor Iosu Sola, coordinador del Programa de Calidad de la SEAP, asegura que las determinaciones que hace el patólogo van a condicionar la elección de un tratamiento que es vital para el paciente. "Afortunadamente empiezan a estar disponibles fármacos que hacen realidad el concepto de tratamientos personalizados pero que, aparte de eficaces, tienen un coste. Por eso es esencial garantizar la calidad de estas pruebas que son determinaciones técnicamente complejas, que requieren de aparatos muy complejos y procedimientos exquisitos. Aunque la experiencia es un grado y la fiabilidad de los resultados puede estar condicionada por el número de determinaciones que se realizan en un laboratorio, es necesario establecer comparaciones entre diferentes laboratorios compartiendo las muestras de origen. Este método permite detectar deficiencias sutiles y aprender de la experiencia y el buen hacer de otros laboratorios", comenta este experto de la Clínica Universitaria de Navarra.
El descubrimiento de que las mutaciones en el EGFR de pacientes con cáncer de pulmón son un factor predictivo de mejor respuesta al tratamiento y su traslación a la práctica clínica ha sido un proceso especialmente rápido. Por ese motivo, según el doctor Luis Paz Ares, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, es muy positivo que cada centro valide el método que utiliza a través de un programa de control de calidad. "Para el oncólogo es importante que su propio hospital cuente con un método validado porque eso va a acelerar el proceso de diagnóstico. La rapidez es clave porque se trata de pacientes con cáncer de pulmón avanzado y la información que da ese test va a condicionar el tratamiento a elegir".
El doctor Paz Ares es optimista y cree que "igual que ahora la determinación del HER-2 se realiza como rutina en el 100% de las muestras tumorales de cáncer de mama, a buen seguro que no tardaremos en poder hacer un ‘screening’ a escala similar para la mutación del EGFR en las muestras del carcinoma pulmonar".
Con la irrupción, hace unos años, de las terapias biológicas, médicos y pacientes se han empezado a familiarizar con términos como HER-2 o EGFR por su valor predictivo pero cada gen tiene sus peculiaridades. "Son determinaciones distintas. De hecho, hay laboratorios que pueden hacer bien unas y no tan bien otras. Por eso es importante someterlos a todos al programa de control calidad. Dar un falso negativo o positivo es un error muy grave", asegura el doctor López-Ríos.

Volver a la Portada de Logo Paperblog