Revista España

Los Juguetes de un día de ReyesPor Francisco Javier Terán

Por Fran Teran

Los Juguetes de un día de Reyes
Por Francisco Javier Terán Reyes
Los Juguetes de un día de ReyesPor Francisco Javier Terán...Los Reyes de los años 70, no eran lo mismo de los de ahora, y los de mis padres muy alejados de los míos, pero me gustaría hablaros de estos años ya que es mi generación y la de muchos tarifeños.  Pienso que mi generación es una de las últimas que jugaron literalmente en la calle, pues allí pasábamos la mayor parte del día. En la calle jugábamos a todo, calle arriba con calle abajo deseando que viniesen las esperadas “Modas”. Me refiero a modas de juegos. Todos jugábamos a lo mismo en Tarifa, era alucinante como exactamente había en tiempo y en forma un espacio por estaciones para las distintas modas de juegos y era muy habitual ver algún chico haciendo el perrito o el trapecio con el fosforito yo-yo-Master. Otra moda fue la de las chapas; los tirachinos; las pistolas de cohetes con esos petarditos rojos que venían en una arandelita circular y que se metía directamente en el sutil artefacto. Los más osados y por norma general los más mayores, para divertirse, fabricaban sus bombas con amoniaco, una bola de papel “arbal” y una botella de plástico. Pero realmente el juego más apasionante era las bolas, para nosotros las canicas. Se jugaba al Cribi y no era raro escuchar a los niños decir “nokilimpio o nokisucio”; “cuarto y mitad” (noki=toque). Recuerdo esas bolas chinas, esas bolas de hueso, los bombos y sobretodo los aceritos, que destrozaban con su golpe cualquier bombo.  Ya por las barriadas muchos chiquillos nos agolpábamos para jugar al trompo. Los más agudos, para destrozar trompos le cambiaban la punta por una de punta de caballo, o a lo sumo se cortaba una puntilla y se esperaba al afilador para que la dejase con tanta finura capaz de destrozar cualquier trompo. Por supuesto para defendernos de tal atrocidad de trompo, los demás poníamos chinchetas en nuestra maderilla para paliar tal acoso. Como punto final decorábamos nuestro trompo con esmalte de uñas ,pues pensábamos que le daba una capa más de fuerza, sólo una objeción: si llegabas a jugar en alguna calle, plazoleta o barriada, y no te conocían o te querían gastar cualquier broma pesada, no era raro que apareciese cualquier listillo y gritara: ¡Trompo pintado al tejado! Para que ipsofactamente te lanzara tu maravilloso trompo hacia el tejado más cercano, es decir, te lo “embarcara”, mientras tú mantenías el tipo como podías, quedándote estupefacto, boquiabierto, patidifuso y con cara de pez.  Pero los Reyes Magos no siempre te traían lo que le pedíamos, aunque nos conformábamos con lo que amaneciera. Afortunadamente podemos decir en mi generación, más o menos, hemos tenido de todo. El regalo estrella, ya con una cierta edad, era la bicicleta. El día 6 de Enero, con buen tiempo soleado nuestro maravilloso pero descuidado paseo de la Alameda se llenaba de ellas. Las más comunes, las BH y las Orbea, aunque las que partieron “pana” fueron las Motorettas, concretamente las de color rojo, aquellas pesadas como un armario de largos asientos y de respaldo altos y negros. No sé cómo serán las bicicletas del futuro, si serán impersonales, si serán del Decathlon, del Carrefour o de Campito; no sé si llevaran cestita o batería, pero en aquel tiempo quien tenía Una, era lo más. Los modelos iban acordes a tu edad y podían contarse con los dedos de una mano. ¿Quién no se ha montado en una G.A.C Motoretta, en una Rabassa Derbi, o en una Torrot Cross MX? Posteriormente aparecieron algunas más modernas sobre todo la Orbea BMX o la BH Californiana.  Dando bandazos de arriba para abajo del paseo, perdiéndonos por los callejones a tal velocidad, no era raro que alternáramos esta actividad a dos ruedas con otra muy divertida, la de tirarnos y hacer carreras por las cuestas con los monopatines. Recuerdo que los críos nos tirábamos por las cuestas con esos monopatines (que entonces no eran skate), eran los famosos “sancheski” naranjas con ruedas negras que acumulaban toda la mierda de la calle y que llegaban a frenar considerablemente su vuelo. Y nos tirábamos por la cuesta cerquita de la maravillosa tienda de Pepe Campo, también nos tirábamos por la cuesta que desemboca por el Café Bar Central, pero sobretodo, por donde más disfrutábamos era por la cuesta de la calle Parras que iniciábamos en la calle Peñita.  Ni que decir tiene que andábamos en bicicleta sin casco, ni protectores para rodillas ni codos, solíamos poner una botella vacía de plástico en la rueda de atrás para que pareciese una moto. (Sabrán de qué hablo). Nos abríamos la cabeza jugando a guerras de piedras y no pasaba nada, eran cosas de niños y se curaban con mercromina (roja) y unos puntos y al día siguiente todos contentos. Los columpios eran de metal y con esquinas en pico. Salíamos de casa por la mañana, jugábamos todo el día y sólo volvíamos cuando se encendían las luces. Así, no era raro que todos tuviésemos parches en el chándal por estar habitualmente todo el día tirado.  Por fin llegaba el ansiado día de Reyes, previamente nos habíamos pegado más de un mes subiendo en ascensor a la planta de juguetes del popular edificio de Galerías Villanueva. Tambien habíamos pasado embelesado algún tiempo que otro por los escaparates de Trujillo, pero dónde nos habíamos pegado más tiempo aplastando nuestra nariz contra el cristal, fue en ese escaparate de los Villanueva, que llenaba literalmente de juguetes al final de la calle de la Luz. Allí siempre había un tren eléctrico dando vueltas y no era raro ver al mozo de Juan León poniendo un perfecto número en cualquier etiqueta. Nosotros nos quedábamos embobao y luego Andito pasaba un paño al escaparate, para dejarlo perfectamente pulcro y limpio.  No tuvimos Playstation, pero sí Spectrum 48 K donde te tirabas toda una hora cargando el juego a través de una cinta de casette y que tenía un pitido insoportable para que al final de la carga fallase. Por increíble que parezca para la generación del CD, nosotros rebobinábamos las cintas, tanto éstas como las de músicas, con el famoso boli Bic del capuchón azul.  De los mejores regalos que podíamos encontrar en el día de Reyes era el Cinesic. Uno de los mejores juguetes que han inventado no hace mucho tiempo, pues te permitía controlar el tiempo para adelante o para atrás, ahora lento o ahora rápido y seguro que para muchos sería un preludio de poseer una cámara de televisión casera. Lo malo de este juguete era que gastaba esas pilas grandes que se sulfataban muy rápido si no las quitaba, y claro está, echaba a perder ese maravilloso aparato. Podría hablaros del Scalectrix o del Magia Borras, del Telesketch que se convirtió para algunos en su primer contacto con el Photoshop.; podría hablaros de las tardes lluviosas o frías jugando a Juegos Reunidos, al Operación o inventando cualquier nueva fórmula magistral en el Quimicefa pero entonces la mágica noche de los Reyes perdería la chispa que da el recuerdo de nuestra memoria Permítanme para finalizar una recomendación personal, disfruten de esta noche mágica, aunque pasen los años, nunca pierdan la ilusión y si se pierde acudan a la memoria de nuestra infancia. Feliz Día de Reyes.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Reorganización de los juguetes

    Reorganización juguetes

    Hace un tiempito os enseñé un mueble nuevo en mi salón para los juguetes de los peques, aquí. El caso que este método no funcionó mucho. Dejarles todo a su... Leer el resto

    Por  Trestrillistigres
    EN FEMENINO, INFANCIA, MATERNIDAD
  • Juguetes de la naturaleza

    Juguetes naturaleza

    Aprovechando que estamos de vacaciones y los niños disponen de mucho tiempo libre, es buen momento de continuar fomentando la lectura, además de dedicar tiempo... Leer el resto

    Por  Pequelia
    EN FEMENINO, INFANCIA, MATERNIDAD, PATERNIDAD
  • Carlos javier morales

    Carlos javier morales

    Mencionado por: Alberto ChessaMenciona a: Adolfo Cueto, José Mateos, Carlos Marzal, Rafael-JoséDíaz, Josep Maria Rodríguez, Juan Manuel Romero, Raúl Alonso,... Leer el resto

    Por  Acalvogalan
    POESÍA, TALENTOS
  • Cajón para guardar juguetes Trunki

    Trunki es una marca especializada en diseñar y desarrollar originales maletas infantiles funcionales, divertidas y originales, no sólo son contenedores para... Leer el resto

    Por  Pequelia
    EN FEMENINO, INFANCIA, MATERNIDAD, PATERNIDAD
  • "me acuerdo" - javier serrano

    acuerdo" javier serrano

    573-Me acuerdo de esos hombres, a menudo gitanos, que pasaban por la calle gritando: «¡Ha llegado el chatarrerooo! ¡El chatarrerooo ha llegado, oigaaa! ¡El... Leer el resto

    Por  Javierserrano
    LITERATURA, TALENTOS
  • Francisco Javier Illán Vivas prologa el Programa de Fiestras Patronales de Molin...

    Francisco Javier Illán Vivas prologa Programa Fiestras Patronales Molina Segura 2012

    Junto al Presidente de la Comunidad Autónoma, al alcalde de la localidad, Eduardo Contreras, y a la concejal del área, Mariola Martínez Robles, el director de... Leer el resto

    Por  Agora
    CULTURA Y OCIO, LIBROS, LITERATURA
  • Entrevista a Javier Lorenzo

    Entrevista Javier Lorenzo

    Javier Lorenzo es periodista y escritor. Ha trabajado en medios como Cadena Ser o El mundo y realizado varios guiones televisivos. Actualmente lo podemos leer e... Leer el resto

    Por  Mientrasleo
    CULTURA Y OCIO, LIBROS, LITERATURA

Revistas