Revista Deportes

Los Vikings vencen a los Saints en un final frenético con el 'Minneapolis Miracle'

Publicado el 15 enero 2018 por Juancarlos_rds
Los Vikings vencen a los Saints en un final frenético con el 'Minneapolis Miracle'El resumen del encuentro de la ronda divisional entre los Minnesota Vikings y los New Orleans Saints se resume en diez segundos que marcarán la historia del fútbol: el Minneapolis Miracle. Un encuentro frenético con un final dramático, cuatro cambios de líder en los últimos tres minutos, y un desenlace inolvidable. Los Vikins iniciaban jugada en su propia yarda 39, sin tiempos muertos y perdiendo 24-23 a falta de diez segundos. Necesitaban un milagro para avanzar a la final de conferencia, ¡y sucedió! Keenum lanzó un desesperado balón para Diggs que atrapó el balón en la yarda 34 de los Saints, el profundo novato Marcus Williams falló el tackle y Diggs avanzó hacia las diagonales para anotar con el tiemplo cumplido. 61 yardas. Un momento histórico que avanza a los Vikings a la final de la conferencia NFC frente a los Philadelphia Eagles, y de ganar, será el primer equipo en la historia en jugar el Super Bowl en su propio estadio.
Emocionante ronda divisional con los Eagles y Jaguars desafiando las apuestas y venciendo a los favoritos Falcons y Steelers, pero el partido más atractivo llegó al final porque lo bueno se hace esperar. Antes del Minneapolis Miracle sucedieron muchas cosas, todas entretenidas.
Los Vikings comenzaron dominando con una ventaja de marcador amplia, 17—0. La defensa frenaba a unos Saints incapaces de mover las cadenas, Drew Brees con rating de 0.0 solo completó un pase y lanzó para dos intercepciones, mientras el juego de carrera daba la ventaja a los locales. La defensa de los Saints mantenía a los Vikings en el encuentro mientras esperaban las jugadas de su ofensiva, que solo llegaron tras el descanso.
Drew Brees comenzó a diseñar jugadas y reaccionaron con un rápido touchdown (80 yardas en 12 jugadas) de Michael Thomas al final del tercer cuarto, 17-7. La unidad defensiva de los Saints continuaba presionando a Keenum que fue interceptado en su único error del partido. Los Saints estaban a solo tres puntos de Minnesota pero ampliaron su ventaja con un gol de campo desde 49 yardas, que Forbath había fallado antes del descanso.
PARTIDO LOCOCon el marcador 14-20 a favor de los Vikings y solo tres minutos por jugar, uno de los mejores partidos de playoffs de siempre en la NFL, cambió de líder en cuatro ocasiones.  
Los Saints volvían a responder con un touchdown de Alvin Kamara que les daba la ventaja con 3:01 minutos por jugar, tras blocar una patada de despeje de los Vikings. Después Kai Forbath anotaba su tercer gol de campo, de 53 yardas que previamente había fallado, y los Saints respondieron rápidamente con un gol de campo de Will Lutz, desde 43 yardas, cuando solo restaban 25 segundos.
Los Vikings necesitaban un milagro, el tiempo pasaba y los tiempos muertos se agotaron. La defensa de los Saints cubría bien las zonas cerca de la banda (para evitar parar el reloj) y la línea defensiva presionaba a Keenum que no conseguía espacio para lanzar. Todo parecía perdido hasta que surgió una acción que pasará a la historia como una de las más memorables de la NFL.
THE MINNEAPOLIS MIRACLELos Vikings vencen a los Saints en un final frenético con el 'Minneapolis Miracle'Todo parecía perdido para los Vikings que han llenado su historia de momentos de mala suerte, como la patada que dejó helada a Minnesota. Sucedió en 2015, Ronda Divisional ante los Seahawks en un partido con temperaturas gélidas de -22 grados Celsius. Los Vikings perdían 10-9 con menos de 30 segundos por jugar cuando el pateador Blair Walsh falló un gol de campo de 27 yardas que acabó por confirmar la victoria de Seattle.
Pero esta vez la jugada favoreció a los Vikings, Keenum lanzó un desesperado pase que encontró a Diggs en la yarda 34 de los Saints, atrapó el pase y el novato Marcus Williams falló el placaje dejando vía libre para que Stefon Diggs se escapase hasta la zona de anotación. Touchdown ganador de 61 yardas sin tiempo restante en el reloj provocando la locura en Minnesota. Diggs lucía como un boss (jefe), sus jugadores corrían tras él para celebrarlo mientras Keenum mostraba la incredulidad de una acción memorable. ¿El nombre de la jugada? Seven Heaven.

Los Saints no se creían el error y rápido se fueron a vestuarios mientras los Vikings celebraban efusivamente creando una imagen curiosa: se necesitaba finalizar la jugada con el PAT (punto tras anotación). Nadie de los Saints estaban en el campo del U.S. Bank Stadium y once jugadores tuvieron que volver para formar mientras Keenum celebraba con su afición al mismo estilo que Islandia en la UEFA EURO Francia 2016. Feo final de temporada para el novato Marcus Williams que tuvo una temporada rookie espectacular, considerado por muchos analistas como el mejor novato profundo, pero siempre será recordado por esta jugada.
Los Vikings viajarán a Philadelphia para medirse a los Eagles por el título de la Conferencia NFC (lunes 22 a las 12:40 AM en España) y un billete al Super Bowl LII que se jugará en su propio estadio en Minnesota, y de conseguirlo harán historia: primer equipo en jugar un Super Bowl en su propio estadio.
Follow @juancarlosrds

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista