Revista Cine

Maléfica: porque el mundo me hizo así

Publicado el 15 junio 2014 por Juancarrasco @JuanCdlH

Érase una vez, como cada cuento (de Disney) que se precie, un lejano reino de caballeros con espada y rey con aura venerable; para que el pack sea completo no debe faltar la hija piadosa, joven y hermosa que ha sido bendecida con el don de la imbecilid…, perdón, de la sonrisa limpia reflejo de la eterna felicidad, así como apuesto joven que ocupe su corazón, la besuquee y bla, bla bla. Pero vayamos a lo bueno de todo cuento de hadas, que son precisamente eso, las hadas, la magia, los villanos: sin un buen malvado no hay historia ni interés ni buenos ni finales felices que solventen las vicisitudes que proponen estos seres malignos con cuernos retorcidos (literalmente en este caso) y cuya motivación cometemos el error de despreciar más a menudo de lo que se merecen.

Maléfica: porque el mundo me hizo así
En un alarde de generosidad, la multinacional que controla con puño de hierro gran parte de aquello que se les narra a los niños (habría que plantearse si encaja en la definición de villano clásico) concede una óptica distinta de La Bella Durmiente para que el respetable y edulcorado público asista a la génesis de la temible personalidad de Maléfica, seguramente su más apreciada “mala del cuento”. El torpe y a ratos absurdo guión se asoma a los porqués de esa semilla del mal en un corazón puro (sólo faltaba), y para semejante responsabilidad, ni más ni menos que la de aportar carne y hueso, más de lo segundo que de lo primero, al mítico personaje, sitúa a una brillantísima Angelina Jolie dando miedito en un papel que le viene como anillo al dedo y que interpreta con la soltura del pez en el agua y la evidencia de haberlo pasado más que bien enfundándose las pintas y poses de Maléfica.

Lo que resta del reparto es tan intrascendente y opaco como el brillo de la actriz llevando todo el peso del metraje y la atención del público. Elle Fanning (hermanísima de Dakota) se pasará sonriendo sin saber por qué todo el tramo de la princesa Aurora “crecidita” y Sharlo Copley parece estar elegido a posta para que la gente empatice más con la protagonista que con el rey de los humanos…

Poniendo pros y contras en una balanza puede decirse que la resaltada labor de Jolie aderezada por una gran puesta en escena técnica (ojo también a la fantástica versión de la mítica canción por parte de Lana del Rey) resultan buenos argumentos para acercarse al cine a echar un rato de ocio. Eso sí, más de uno (me incluyo sin que me importe que se vea el plumero) disiente en la forma que tiene Disney de retorcerlo todo para que hasta los malos sean buenos maltratados, moldeados por las circunstancias, y que al final harán “the right thing” o acabarán sucumbiendo ante la bondad, porque sólo queda subirse al carro del inevitable final feliz o bajarse arrojándose en marcha. Como diría George R. R. Martin (ese sí que es un villano), no todo va a ser comer perdices, leñe…

Dirección: Robert Stromberg. Título original: Maleficent. País: USA. Género: Fantasía. Duración: 98 min. Intérpretes: Angelina Jolie (Maléfica), Elle Fanning (princesa Aurora), Sharlto Copley (Stefan), Sam Riley (Diaval), Imelda Staunton (Clavelina), Juno Temple (Fronda), Lesley Manville (Violeta), Brenton Thwaites (príncipe Phillip), Kenneth Cranham (rey Henry), Hannah New (princesa Leila). Guión: Linda Woolverton. Producción: Joe Roth. Música: James Newton Howard. Fotografía: Dean Semler. Montaje: Chris Lebenzon y Richard Pearson. Vestuario: Anna B. Sheppard. Distribuidora: The Walt Disney Company Spain.

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas