Revista Baloncesto

"¡Marta Guerrero es lo más importante para mi hija Júlia!"

Publicado el 05 junio 2019 por Toni_delgado @ToniDelgadoG
Con Victòria Seuma, Mercè Rico, Júlia y Paula Ortega, Tere Cabanillas, Joan Ribera, Estefanía Baidez y la propia Marta Guerrero   

Marta Guerrero, a punto de lanzar un tiro libre. Foto: Toni Delgado / Cronómetro de Récords. 


Toni Delgado / Viladecans 

A Marta Guerrero (Castelldefels, 1992) le cambia la mirada cuando le pregunto por su infancia. "En las fotos siempre salgo con un balón. De no haber jugado jugadora de baloncesto, me habría dedicado a otro deporte de pelota", confiesa, entre risas, la alero del Club Bàsquet Femení Viladecans.Poco después de aprender a caminar o incluso antes, Marta Guerrero ya vivía pegada a un balón. "Jugaba mucho en la terraza y con dos o tres años ya tenía una gran coordinación", cuenta su madre, Victòria Seuma, que se pone muy nerviosa en los partidos. Se le escapan "muchos detalles" y le pide ayuda a su marido. Ambos le han transmitido a su hija, sobre todo, honradez, "que vaya siempre con la verdad por delante". El deporte es una universidad diaria: "Sacrificio, dedicación, alegría, tristeza... De hecho, en una entrevista de trabajo le dieron mucha importancia a que fuese deportista". 

Mercè Rico ha sido jugadora de rugby y de fútbol. Sus gemelas hacen deporte. Paula Ortega practica gimnasia rítmica. En el Àtrium Viladecans parece en otro mundo. —¿Paula, te aburre el baloncesto?  —Sí que me aburre. [Risas]  –responde.  —¿Pero no te gusta nada de nada? —Nada... Su hermana Júlia Ortega sí que siente amor por el baloncesto. Está en la escuela del Club Bàsquet Femení Viladecans. Su ídolo es Marta Guerrero. —Júlia, me ha dicho tu madre que cuando ves a Marta te quedas paralizada...—Noooooo....  –se defiende. —¡Mira qué roja se pone! ¡Marta es lo más importante para ella!  –interviene Mercè, su madre. —¡Qué dices! ¡Eso no es verdad!—¿Y por qué te admiras tanto Marta?  –le pregunto a Júlia. —No sé... Porque es muy buena. —Júlia es muy vergonzosa  –apunta la madre. —A mí lo que más me gusta es meter triples  –cambia de tema la hija.  —¡Yo me emociono más que ella con sus triples!  –confiesa Mercè. —¿Crees que durante esta entrevista el Club Bàsquet Femení Viladecans está perdiendo a una gran aficionada?  –le pregunto a Mercè. —¡Y tanto! Soy de las que grita, anima y pita. [Risas]. Mis hijas se quejan de que sea una fan tan incondicional.  —¡Es que eres muy pesada!  –lamenta Júlia. 

Júlia Ortega, Paula Ortega y Mercè Rico. Foto: Toni Delgado / Cronómetro de Récords. 


A Marta Guerrero le pregunto por su admiradora. —¿Cómo te sientes viendo que alguien se refleja tanto en ti?—Me hace mucha ilusión y es una responsabilidad. Además, Júlia es la sobrina de mis primas. Ya va bien que se ponga un poco nerviosa cuando la voy a ver. [Se ríe]. En la fase de ascenso a Liga Femenina 2 no aparece en el Àtrium, pero la alero del Club Bàsquet Femení Viladecans tiene una pancarta personalizada: "Marta Guerrero, la mejor del mundo entero". 

La famosa pancarta en la Final a Cuatro de la Copa Catalunya de Igualada. Foto: Toni Delgado / Cronómetro de Récords.


—Fue una ocurrencia de sus primas, tíos y tías. A Marta le da un poco de vergüenza, aunque, en el fondo, le hace gracia –interviene Victòria Seuma, su madre. —No me gusta llamar la atención. Intento apartarme de los focos –confirma Marta Guerrero, siempre con una pelota cerca. En vacaciones, si no juega a baloncesto, lo hace a pádel, voleibol...  

Su compañera Tere Cabanillas está emocionada. En los últimos minutos del partido ante el CTEIB ha vuelto a las pistas, tras dos meses y dos semanas de baja por una rotura parcial del  cruzado anterior.  

Tere Cabanillas preparándose para volver a las pistas. Foto: Toni Delgado / Cronómetro de Récords. 


El retorno. Foto. Toni Delgado / Cronómetro de Récords. 


—¿Tere, qué has sentido cuando estabas a punto de saltar a la cancha?  —¡El corazón me iba a mil por hora! —¿Ha sido una liberación?—¡Sí! No estoy para jugar mucho tiempo, pero me he emocionado mucho. ¡Cómo me ha aplaudido el público! Nuestra afición no nos falla nunca. Este club es impresionante por toda la gente que hay detrás. ¡Son increíbles!  —¿Habías pedido alguna vez tanto el balón como hoy?  —[Se ríe]. ¡Jamás! ¡Me lo quería tirar todo! Estoy triste porque no hayamos podido subir a Liga Femenina 2, pero esto es baloncesto. A veces se gana y otras, se pierde. Ojalá hubiera podido ayudar más al equipo.  

La canasta de Tere Cabanillas. Foto: Toni Delgado / Cronómetro de Récords. 


Joan Ribera, padre de Mar Ribera, también es un gran activo para el Club Bàsquet Femení Viladecans. Con su cámara retrata jugadas y emociones, y lleva una bolsa mágica como la de Doraemon. Pesa unos 20 kilos y no se la quita durante la entrevista: "Tenía hasta una navaja suiza, pero en el último viaje me la quitaron en la aduana... Mira, hay vendas, esparadrapos, tapes, gelocatiles, antihistamínicos, rotuladores permanentes y para la pizarra, cordones, gomas de pelo, aplaudidores inflables, un trípode y una cámara de repuesto, baterías, cargadores... ¡Y pasión, ilusión y recuerdos!". Joan ofrece hasta "chicles mágicos" al equipo, que se los toma antes de los partidos. 

La bolsa mágica de Joan Ribera. Foto: Toni Delgado / Cronómetro de Récords. 


Quizás a Estefanía Baidez, del Andratx, le vendría bien un chicle mágico. Sufre mucho en la pista. Desde fuera parece que a Baidez le afecte mucho el error.  

—Me desquicio un poco, es verdad. Antes era mucho peor... —¿Sí? Pero si hoy estabas al borde de la lágrima en el banquillo... —¡Mucho peor! [Risas]. Aunque el error se me olvida rápido. No te pases conmigo con las fotos, eh. ¡Que mis caras son un poema! [Risas]. ¿Sabes? Ha sido un duro para el Andratx porque hemos acumulado muchas lesiones, éramos pocas... Lo más importante es que nunca hemos de ser un equipo y que, a pesar de todo, hemos disfrutado.  —El equipo te arropa mucho. —Mis compañeras y el cuerpo técnico me ayudan una barbaridad. Es frustrante dejarse la piel y comprobar que las piernas no te responden... Siempre lucho contra mi cabeza.  El año que viene, más y mejor. ¡Seguro! 

Txema Castro y Laura Villaescusa arropan a Estefanía Baidez. Foto: Toni Delgado / Cronómetro de Récords. 

"A veces, no tienes suerte con los tiros (2/10 en el segundo partido de la fase de ascenso), aunque ésa no es una excusa para bajar los brazos", vuelve a intervenir Marta Guerrero: "El GEiEG aprieta mucho y casi todos mis lanzamientos fueron forzados. Aporto muchas otras cosas además de puntos. No me puedo echar nada en cara. No estuvimos bien en defensa. Nos ha faltado el último paso para ascender. Aunque el golpe sea durísimo, estamos orgullosas de nuestro trabajo. Ni la afición ni el club ni nosotras nos merecíamos este final". Las referentes de la alero del Club Bàsquet Femení Viladecans son  Laia Palau y Sonia Pascual, "un espejo para el equipo y el club. Es una pasada cómo siente el baloncesto y el club. ¡Es una suerte llevar tantos años  jugando con ella!".Enlaces relacionados 

"Si el tono y la actitud son siempre demasiado intensos, el mensaje no tendrá el efecto esperado""Yo sólo sigo el baloncesto porque juega Brígida Gual"
Galería de escenas del Andratx-CTEIB (fase de ascenso a Liga Femenina 2)
"Mi padre nunca me ha echado en cara ningún resultado ni mi juego"
Galería de emociones del Andratx-GEiEG Uni Girona (fase de ascenso a Liga Femenina 2)
Galería de clics del CTEIB-Club Bàsquet Femení Viladecans (fase de ascenso a Liga Femenina 2)
Galería de emociones del Andratx-GEiEG Uni Girona (fase de ascenso a Liga Femenina 2)
"Independientemente de la categoría en que jugáramos, siempre he sido muy feliz en el Bàsquet Femení Viladecans"
Galería de clics del Club Bàsquet Femení Viladecans-GEiEG Uni Girona (Final a Cuatro de la Copa Catalunya)

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas