Revista En Masculino

“Me encanta cómo se ven y se sienten los músculos, y me encanta cómo se siente mi cuerpo”.

Por Francisco Javier Llorente Oller @entrenaydeporte

Ashley Moore es enfermera, esposa de un marcial y mama de cuatro hijos. Cuando sus hijos eran pequeños, ella dedicó su tiempo y energía a ellos, lo que le dejó muy poco tiempo para ella. Ashley, una persona que come estrés crónico y asumió que el cardio era la única opción para perder peso, evitó tomarse en serio la salubridad durante mucho tiempo.

Al no acaecer podido perder el peso de sus dos últimos embarazos, Ashley usó el despliegue de 20 meses de su cónyuge como motivación para finalmente hacer un cambio. Al descubrir el sexo por el asonada de mancuerna y un enfoque mucho más saludable de la comida, sorprendió a su cónyuge a su regreso al presentarse para saludarlo más pequeño y más en forma que el día de su boda.

Aquí está la historia de Ashley. Si desea compartir su historia de éxito con nosotros para que lo consideremos para su publicación, envíe un correo electrónico a [email protected] – ÉL

En la escuela primaria, jugué muchos deportes diferentes: béisbol, fútbol, ​​lo que sea. Yo era un nene activo ordinario. Pero en la escuela media y secundaria, por alguna razón, ya no participé en deportes. Corrí un poco de vez en cuando y tomé un par de clases de aeróbic, pero nulo demasiado fornido o “deportivo”.

Avancemos un poco, me casé solo unos primaveras posteriormente de la escuela secundaria y comenzamos una grupo. En este momento, mis hijos tienen 13, 11, 8 y 6 primaveras, pero cuando eran pequeños, todos eran pequeños al mismo tiempo. Aumenté rodeando de 50 libras con cada obstáculo, pero las perdí proporcionado proporcionadamente posteriormente de los dos primeros.

Como mucha gentío, pensé que cardio era lo que tenía que hacer para hacer examen. Entonces, comencé a pasar, especialmente posteriormente de mi primer y segundo bebé. Eso me mantuvo cuerdo durante unos primaveras allí.

Pero al mismo tiempo, esos primaveras fueron positivamente duros. Básicamente, renuncié a todo lo que quería durante esos primaveras por mis hijos, mientras eran pequeños. Definitivamente impactó mi vida en todos los sentidos, y definitivamente no enfaticé el fitness en mi vida. Fue positivamente difícil cumplir con todas las exigencias de ser mama, y mucho menos con cualquier otra cosa.

Tuve la idea equivocada sobre soliviantar objetos

Luego de mi tercer obstáculo, nunca perdí peso. Luego, pasó directamente al cuarto. Llegué a un punto en el que en efectividad pesaba rodeando de 215 libras.

Ashley Moore antes y después de su transformación

Claro, todavía estaba corriendo, una especie de cosa de encendido de nuevo, de mortecino de nuevo, pero sabía que no lo estaba haciendo por mí. Honestamente, ¡ni siquiera me gustó mucho! Estaba proporcionado descontento con mi cuerpo, descontento con la forma en que me sentía. Tenía mucha depresión, ansiedad y estrés. Pero, obviamente, mis hijos seguían confiando en mí y era difícil.

Soy enfermera y estaba trabajando durante el trabajo de parto y el parto. Algunas de las chicas con las que trabajé fueron al estadio de nuestro hospital y un par de ellas estaban haciendo examen con este preparador. Me animaron a aparecer a soliviantar mancuerna. Yo estaba como, “¿De verdad? ¿Perdonar mancuerna? Eso es tan vivaz. No quiero ser demasiado voluminoso”.

No me di cuenta de que no es así como sucede. Resulta que soliviantar peso puede hacer que tu cuerpo sea más pequeño, lo cual es muy extraño. ¡No esperaba eso! Adicionalmente, aprendí que en efectividad me encantaba poner un poco de músculo. Me encanta cómo se ven y se sienten los músculos, y me encanta cómo se siente mi cuerpo.

Ha sido muy divertido aceptar esos cambios y transformarme.

Tuve que hacerme responsable

Durante los últimos dos primaveras y medio he eminente mancuerna constantemente, pero no estaba perdiendo peso constantemente. Esto me hizo darme cuenta de que tenía que aparecer a ser responsable de todo lo que ponía en mi cuerpo, no solo de mis entrenamientos.

Una vez que comencé a rastrear mis macros, fue sorprendente lo rápido que el peso comenzó a caer. Ingerir por estrés siempre ha sido parte de mi vida. Ni siquiera lo piensas y simplemente no te das cuenta de lo que estás haciendo. Tuve que poner ese esfuerzo consciente si quería cambiar. Creo que eso es lo más importante: rastrear lo que positivamente estás comiendo y lo que te estás haciendo a ti mismo.

Ashley Moore mostrando antes y después de la pérdida de peso en el espejo

Vivimos en un mundo donde todo se celebra con la comida: pasteles de cumpleaños, picnics, tartas, ocio. ¡Constantemente hay una razón para manducar! Tiendo a manducar en exceso y manducar emocionalmente de todos modos, así que era poco con lo que luchaba. Me iría muy proporcionadamente durante una semana o dos, luego decidiría que no estaba funcionando y comenzaría a agarrar puñados de golosinas de camino a la cama o cuando sea.

Mi preparador me pidió que hiciera seis comidas al día con un poco de proteína, un poco de tocino y un poco de carbohidratos en cada comida. Empecé a sentirme saciado la viejo parte del tiempo, y ahora ya no tengo este impulso impulsivo por manducar bocadillos.

Es como que cuanto más tiempo pases sin manducar azúcar y comida chatarra, más obvio será no comerlos en definitivo. Mi cuerpo ya no lo anhela.

Convertí la implementación en una oportunidad

Ser cónyuge marcial es difícil. Mi cónyuge está en la Retén Franquista, por lo que se va un fin de semana al mes, un par de semanas en el verano y, a veces, a capacitaciones aquí y allá.

Pero las implementaciones son diferentes. Cuando mi cónyuge se desplegó el verano pasado, estaba en los Emiratos Árabes Unidos, que están a 11.000 kilómetros de distancia. Solo teníamos pequeñas ventanas de tiempo por la mañana y por la incertidumbre para poder comunicarnos. Hubo días en los que pensé: “¡Ya no puedo. No puedo hacer esto!”. Simplemente sientes todo el peso del mundo impasible.

Ashley Moore en el gimnasio

Cuando mi cónyuge se desplegó por primera vez, tomé la intrepidez de perder el resto del peso extra antiguamente de que regresara. ¡Quería quitarle los calcetines! Sabía que tenía rodeando de 20 semanas hasta que él estuviera en casa, así que estaba locamente motivado.

Ni siquiera me reconoció

Pude descabalgar rodeando de 40 libras mientras él no estaba, lo cual fue positivamente maravilloso. Bajé a 142 libras y perdí un 17 por ciento de tocino corporal, lo cual es asombroso. ¡Probablemente pese un poco menos ahora que cuando me casé!

Cuando se bajó del avión, yo sostenía un cartel y, adecuado al Covid-19, todos llevábamos máscaras. Mis hijos corrieron cerca de él, era súper escultural, y yo estaba ahí. De hecho, miró más allá de mí un par de veces, porque ni siquiera me reconoció.

Ashley Moore se reencuentra con su esposo en el aeropuerto

Finalmente, le di el teléfono a una de mis hijas para que pudiera grabarlo viéndome en persona por primera vez. Le di un gran revolcón y él simplemente me agarró. Lo primero que dijo fue: “¡Eres tan pequeña!” Nos abrazamos el uno al otro por un tiempo, luego dio un paso antes y sacudió la individuo con acertado incredulidad.

Trabajé muy duro durante todo el tiempo que estuvo fuera, así que fue divertido tener ese momento. Fue poco muy distinto para mí.

Me siento como una persona completamente diferente

Creo que una de las cosas más importantes de la pérdida de peso es cuánto afecta su vida. Había pasado los últimos primaveras haciendo examen con proporcionado regularidad, pero no sabía cuánto afectaría perder peso en lo proporcionadamente que me siento conmigo mismo.

Ser mama ahora es muy diferente a cuando tenía más peso. Incluso con solo entrar a la escuela de mis hijos, mi nivel de confianza ha cambiado por completo. Me siento como una persona completamente diferente en todos los sentidos. Mi vida entera ha cambiado y mi espacio mental es tan diferente de lo que solía ser.

Ashley Moore antes y después

Puede tomar fotografías y comparar cómo se ve su cuerpo antiguamente y posteriormente, pero no puede tomar fotografías de ese banda mental. Ojalá pudiera, porque si cualquiera que está luchando con el peso pudiera ver cómo se siente por en el interior, igualmente lo haría.

Simplemente se siente tan proporcionadamente. Me siento mucho mejor cuando me cuido proporcionadamente.

Los 5 mejores consejos de transformación de Ashley

1. Decide que lo vales

Tuve que arriesgarse que era digno del tiempo, el monises y el esfuerzo necesarios para hacer un cambio. Efectivamente tuve que cambiar mi forma de pensar y ha sido un proceso interesante. Ha habido muchas ocasiones en las que luché por flirtear mi cuerpo o amarme a mí mismo. Amo lo que soy ahora en todos los sentidos: mental, espiritual y físicamente. He cambiado absolutamente, me encanta y lo acepto. Permitir que tu mente cambie y reconozca que eres digno es poco hermoso.

2. Encuentra el enfoque en el fitness

Mientras mi cónyuge no estaba, yo me ocupaba de mis cuatro hijos, del huerto, de la casa y tenía muchas cosas que hacer. Necesitaba poco más en lo que concentrarme durante ese tiempo.

Al hacer de la salubridad y el estado físico una prioridad, podía concentrarme en lo que estaba comiendo y en lo que tenía que hacer para alcanzar mi objetivo. Podría hacer examen y preparar comidas saludables. Concentrarme en mi salubridad me ayudó a muletear con todo el estrés y otras cosas que a veces se me acumulaban.

Ashley Moores progresa a lo largo de su transformación

3. No tenga miedo de la ayuda

Si necesita ayuda para comenzar, ¡consiga un preparador! Encuentre a cualquiera que le ayude y que sepa todo esto por en el interior y por fuera, lo que funciona y lo que no. Hay tanta información contradictoria por ahí. ¿Sin carbohidratos? ¿Carbohidratos? Nunca pude entenderlo. Mi preparador me ayudó a hacer los cambios correctos y marcar en mis macros lo que mi cuerpo necesitaba. Funcionó maravillosamente para mí.

4. Hágalo por usted, para estar ahí para ellos

Damos como madres y como esposas. Damos y damos y damos. Llega un momento en el que tienes que cuidarte. Es más difícil ser útil y útil para otras personas si no llenas tu propia taza primero.

5. Establezca nuevas metas

Creo que tener metas es 100 por ciento necesario. Conseguir pequeños récords personales aquí y allá puede ayudarte a seguir delante, pero tener poco excelso que me tiro de mi zona de confort ha sido esencial para mí.

Por ejemplo, mi preparador y yo estamos trabajando para prepararme para hacer una competencia de figuras. Subir al ambiente es poco que me intimida mucho, pero creo que eso es poco bueno. Creo que definitivamente me hará crecer de muchas maneras, e incluso la preparación previa me ayudará a crecer.

Puedes seguir el alucinación de fitness de Ashley en Instagram en @ fitmom.of.4

¿Está buscando el software consumado para hacer un gran cambio en su vida, sin importar dónde se encuentre en su alucinación de acondicionamiento físico? Pruebe su transformación comienza aquí, vol. 1, exclusivamente en BodyFit.



La entrada “Me encanta cómo se ven y se sienten los músculos, y me encanta cómo se siente mi cuerpo”. se publicó primero en Entrenamiento y Deporte.


Volver a la Portada de Logo Paperblog