Revista Cocina

Muffins integrales de sirope de arce con nueces y chocolate. Mapple muffins.

Por Cuca
Llevo un tiempo dándole vueltas a la idea y he llegado a la conclusión de que ser bloguero ya no está de moda.
No es algo que se me haya ocurrido así de repente al ponerme a escribir esta entrada, aunque tampoco es que haya necesitado de lustros de profunda reflexión para llegar a esta subjetiva conclusión que hoy comparto con vosotros.
Hace unos meses una aburridísima tarde de viernes en la que o bien no tenía mucho trabajo o estaba tan saturada de la semana que ya no tenía fuerzas para trabajar estaba trasteando en mi blog cuando llegué a la lista de lectura de Blogger y se me ocurrió echar un vistazo a la lista de blogs que seguía.
De repente me vi leyendo nombres de blogs que no recordaba de nada ¿tantas cocinas se me habían despistado por el camino? Así que me dispuse a ir abriendo uno por uno esos blogs que habían caído en el olvido y cuando terminé (no creáis que lo hice en una única tarde sino que necesité varios largos ratos para pasar por todos) no sabía si reir o llorar.
Cientos de blogs que surgieron con muchas ganas y de la noche a la mañana fueron abandonados sin un adiós o un triste hasta la vista. Recuerdo que en los primeros tiempos de vida de mi blog (allá por 2014-2015) casi cada semana aparecía una nueva compañera con muchas ganas y muchas ideas para compartir.
Supongo que fue la época dorada de la blogosfera y como todo lo que sube a velocidad vertiginosa esto también tenía que decaer.
He llegado a plantearme que esto ha sido parecido al boom que tuvo en su época Gran Hermano u Operación Triunfo ¡salvando las distancias por supuesto! Hubo un tiempo en que los blogueros (de cocina, repostería, tendencias de moda...que son los que yo sigo hace bastantes años) irrumpieron con fuerza puesto que las marcas vieron en ellos una nueva forma de promocionarse y publicitarse.
Todos sabemos que hay gente que comenzó con un sencillo blog con la intención de compartir las recetas que hacía en casa y de la noche a la mañana vio cómo su vida cambiaba y hacía de su hobbie su medio de vida y se vio publicando libros, impartiendo cursos y talleres, colaborando con revistas especializadas, grabando programas de televisión...
Normal que con este panorama se animase muchísima gente a abrir su propia cocina virtual y compartir sus recetas. Que no estoy diciendo que todo aquel que abrió su blog fue con la idea de dar el pelotazo pero meterse en este mundillo era gratis y si de paso surgía algo ¡bienvenido fuera!
Pero la realidad era más dura de lo que parecía. Como todas las modas lo que subió rápido tuvo una gran caída. Mayor para unos que para otros. Muchos de los primeros blogueros han contado en entrevistas o en sus propios blogs la cara menos bonita de esa fama inesperada. Vidas con ritmos acelerados, plazos ajustadísimos para entregar las recetas para un nuevo libro, cursos, presentaciones, firmas de libros... En definitiva la pérdida del control de tu vida y el debate entre seguir a ese ritmo o tomarte un respiro con el "miedo" de que si te bajas del tren no vuelvas a subirte más porque pongan las miras en otra persona.
Evidentemente la mayoría de blogs "abandonados" que había en mi lista de lectura no eran de blogueros que habían alcanzado la fama y de golpe se perdieron del panorama público. Eran blogs de gente como yo o como los que me estáis leyendo en estos momentos que compartían su hobbie con otros compañeros de los que aprendían y a los que enseñaban y que de repente dejaron de publicar.
Soy consciente de que la vida cambia. A veces demasiado de repente. Y que esto es un mero divertimento, pero a la par es muy exigente y que no siempre se llega a todo y hay que dejar cosas de lado por mucho que nos gusten.
Cambian nuestras circunstancias personales, familiares y laborales. Damos prioridad a nuevos proyectos o simplemente nos aburrimos de lo que hacemos. No seré yo quien critique algo así porque soy la primera que he empezado cosas con muchas ganas y al cabo del tiempo he perdido fuelle rápidamente hasta llegar a abandonarlas.
Eso no quiere decir que no dé un poco de penilla cuando reencuentras blogs que te gustaban y te acuerdas de compañeras con las que tenías buen rollo y te gustaba leer sus entradas y los comentarios que dejaban en las tuyas y te das cuenta de que se han perdido por el camino.
Y vosotros os preguntaréis ¿a qué viene esta reflexión pseudo existencial hoy? El motivo es ni más ni menos que la receta que hoy os traigo la tenía guardada hace más de tres años cuando la publicó Irene en su blog My sweet cakeland. Con Irene compartí camino casi desde los inicios de mi andadura en este mundillo y de repente dejó de publicar sus recetas.
mapple muffins sirope de arce desayuno merienda postre magdalenas recetas de aprovechamiento horno cuca
Al menos su blog sigue ahí (que hay compañeros que han borrado el perfil y no han dejado rastro de su paso por este mundillo) y podemos seguir disfrutando de todo aquello que compartió con nosotros.
Creo que para nadie es un secreto que los muffins me apasionan. Tengo épocas en las que los preparo casi cada semana, volviéndome monotemática (y según mi costillo con la intención de que se nos ponga cara de magdalena) y otras en las que los dejo más de lado pero sin olvidarme por completo de ellos.
mapple muffins sirope de arce desayuno merienda postre magdalenas recetas de aprovechamiento horno cuca
Hace un montón de tiempo compré en LIDL un bote de sirope de arce. Lo de siempre en mi caso. Es algo imprescindible para hacer un montón de recetas que tengo en pendientes. Si no lo compro parece que el mundo vaya a pararse. Pero cuando llego a casa lo meto en un armario ¡y hasta otra!
Así que en mi empeño de sacarlo todo fuera y dejar la cocina prácticamente vacía (que no es con la intención de hacer hueco a nuevos cacharros que también hay buenos propósitos en ese aspecto) le llegó el turno al sirope de arce.
mapple muffins sirope de arce desayuno merienda postre magdalenas recetas de aprovechamiento horno cuca
Ya he dicho muchas veces que siento muchísima curiosidad por ingredientes o recetas (sobre todo americanos) que llevo viendo toda la vida en series, películas, dibujos...El sirope de arce era uno de ellos y sin casi saber qué era me hice con un bote y ya vería qué hacía con él.
El susodicho sirope es eso, un sirope. De textura parecida a la miel, aunque más líquido, tiene un sabor dulzón y sabe a .... ¡a sirope de arce! No es un sabor excesivamente intenso, ya os digo que a mí me ha recordado a la miel, pero tiene un sabor particular que personalmente me ha gustado.
mapple muffins sirope de arce desayuno merienda postre magdalenas recetas de aprovechamiento horno cuca
Al ponerlo en una masa el sabor se pierde bastante, pero deja un gusto agradable, así que os animo a que si tenéis oportunidad y sentís curiosidad os hagáis con un bote y lo probéis en casa.
Como sabéis suelo fiarme de las recetas si las saco de blogs de confianza, pero cuando probé el sirope, con la botella recién abierta (me gusta saber qué voy a usar en mis recetas antes de ponerlo) me dije que además de nueces unos trocitos de chocolate le iban a ir que ni pintados a estos muffins ¡y fue un acierto total! 
mapple muffins sirope de arce desayuno merienda postre magdalenas recetas de aprovechamiento horno cuca
Estuve tentada de ponerles canela (menuda novedad en mí) pero me dio miedo que enmascarase el sabor del sirope así que decidí prescindir de ella por una vez y estoy contenta con la decisión.
También he bajado un poquito la cantidad de harina porque no quería que quedaran muy densos y he utilizado una mezcla de harinas (mi idea era usar sólo harina integral pero no tenía suficiente ¡Sí, sí! lo que leéis ¡he acabado con los paquetes de harina integral!) Son los únicos cambios que he hecho con respecto a la receta de Irene, pero creo que han sido bastante acertados para darle a la receta mi toque.
mapple muffins sirope de arce desayuno merienda postre magdalenas recetas de aprovechamiento horno cuca
El resultado lo tenéis frente a vosotros. Unos muffins suaves, jugosos, tiernos, esponjosos... ¡una auténtica tentación! Desayunos, meriendas ¿y por qué no una cena acompañados de leche y algo de fruta? La cuestión es ponerle un punto dulce a nuestros días ¿no?
mapple muffins sirope de arce desayuno merienda postre magdalenas recetas de aprovechamiento horno cuca
Además me arriesgaría a decir que son unos muffins saludables. Y digo que me arriesgo porque el sirope de arce es un producto de origen natural pero a estas alturas igual se ha publicado un estudio que desaconseja completamente su consumo y yo ignoro por completo.
Personalmente considero que estos muffins merecen la pena y os animo a que si tenéis ocasión de comprar sirope de arce (seguramente haya en muchos supermercados como ha ocurrido con muchos otros ingredientes) os lo llevéis a casa y los preparéis.
mapple muffins sirope de arce desayuno merienda postre magdalenas recetas de aprovechamiento horno cuca
Como cada semana os he reservado uno especialmente para vosotros para que lo disfrutéis mientras os cuento cómo prepararlos ¡vais a ver qué receta tan sencilla! 
mapple muffins sirope de arce desayuno merienda postre magdalenas recetas de aprovechamiento horno cucaIngredientes:
* 170 gramos de harina integral* 130 gramos de harina de repostería* Un sobre de levadura química (15 gramos)* 2 huevos* Un yogur natural (125 gramos)* 100 ml de AOVE* 125 ml de sirope de arce* 130 ml de leche* 50 gramos de nueces peladas* 50 gramos de trozos de chocolate* 1 cucharadida de harina
Elaboración:
1. En un bol ponemos los huevos y batimos.
2. Añadimos el yogur y mezclamos hasta obtener una crema homogénea.
3. Incorporamos el aceite de oliva, la leche y el sirope de arce y batimos hasta integrar.
4. En otro bol ponemos las harinas y la levadura, mezclamos y añadimos a la mezcla de líquidos.
5. Batimos lo justo para integrar y que quede una mezcla homogénea.
6. Tapamos y dejamos reposar en el frigorifico. Yo lo dejo toda la noche pero si no puedes esperar tanto será suficiente con una hora e incluso puedes hornear directamente.
7. Cuando vayamos a hornear ponemos en un bol las nueces peladas y las gotas de chocolate junto con una cucharadita de harina y removemos bien para que se mezclen y queden impregnados con harina. Los vertemos en la masa de los muffins y repartimos bien con ayuda de una espátula.
8. Disponemos las cápsulas en la bandeja para muffins y con ayuda de una cuchara para helados vamos repartiendo la masa.
9. Introducimos en el horno precalentado a 210º C y horneamos durante unos 20 minutos o hasta que al pinchar con un palillo en el centro del muffin este salga limpio.
10. Apagamos el horno y entreabrimos la puerta. Dejamos los muffins dentro unos 5-10 minutos.
11. Sacamos, retiramos de la bandeja para muffins y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.
https://sites.google.com/site/dulcessecretosdecuca/muffins-integrales-de-sirope-de-arce-con-nueces-y-chocolate-mapple-muffins
Como podéis comprobar son unos muffins sencillisimos de preparar que alegrarán desayunos y meriendas.
mapple muffins sirope de arce desayuno merienda postre magdalenas recetas de aprovechamiento horno cuca
Si los hacéis en verano (o cuando haga calor) os recomiendo encarecidamente que los guardéis en una lata o un tupper que cierre bien en el frigorífico. Si los dejáis fuera os encontraréis con sorpresas poco agradables en pocos días.
mapple muffins sirope de arce desayuno merienda postre magdalenas recetas de aprovechamiento horno cuca
Otra opción es congelarlos e irlos sacando un rato antes de consumirlos (eso si en vuestro congelador hay sitio porque el mío está más concurrido que la M30 en hora punta un lunes)
Por otro lado pienso que el sirope de arce que tengo seguramente no tenga comparación con uno bueno, pero tampoco los precios serán equiparables (a pesar de que el botecito no era barato para la poca cantidad que traía), aunque creo que para quitarme el gusanillo está más que bien. Seguro que se encuentra en más supermercados aunque no me ha dado por mirar (bendito San Google)
Esta primavera tan atípica a ratos me gusta y a ratos me cansa. Agradezco que no haga calor porque así trabajar por las tardes es más llevadero pero no me compensan los fines de semana con lluvias porque no puedo salir con la niña a ningún lado y ella necesita parque, correr y sol para caer rendida al cabo del día. Porque la señorita lleva dos fines de semana que no se duerme ni un minuto.
Con la comida parece que empezamos a tener una racha menos mala. No se decide a dejar lo triturado pero al menos se come el puré. Es un poco desesperante que se niegue en rotundo a probar cualquier cosa que le ofrezcas  pero tengo la esperanza de que de repente un día decida lanzarse al mundo de la comida de adultos.
¿Acaso conocéis algún niño que diga que no a croquetas, tortilla o una salchicha? Mi hija lo hace. Es que parece que le queramos dar veneno por la cara que pone.
Pero lo compensa porque está muy graciosa y tiene muchas ocurrencias que te dejan de piedra.
El fin de semana pasado fuimos a tomar un helado y cuando llegaron a tomarnos nota le dijo a la chica que ella quería una cuchara rosa. La muchacha alucinaba en colorines y por un tubo, os lo aseguro, y nos trajo todas las cucharas rosas (que por supuesto Lara se tuvo que llevar a casa)
Si os lo estáis preguntando la respuesta es no. No probó el helado ni por error ¡ella se lo pierde!
Gracias a todos por pasar por mi cocina y aguantar hasta el final mis peroratas de la semana. Nos leemos ya en junio ¡que hoy termina mayo! Lo que yo os diga, en nada estamos con los turrones en el supermercado...
Manos a la masa y ¡bon appétit!
Muffins integrales de sirope de arce con nueces y chocolate. Mapple muffins.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista