Revista Cine

Musical Trash #1: Porque era necesario + Tres razones por las que amo los musicales

Publicado el 18 mayo 2018 por Karla A. @viviendodelasp
Musical Trash #1: Porque era necesario + Tres razones por las que amo los musicales
Miren, tarde o temprano esto iba a suceder. Había estado trayendo al blog mi afición por los musicales en pequeñas porciones (que si un book tag por aquí, que si una pequeña entrada sobre Rent, que si mis favoritos del año por allá), y he llegado a un punto en el que necesito un espacio apropiado para sacar todo lo que llevo dentro expresarme largo y tendido sobre el tema. Así es como nace esta que espero sea una sección frecuente: Musical Trash. Aquí la definición de este término que nos brinda Urban Dictionary:
Expresión que normalmente se utiliza para describir a alguien que está obsesionado con los musicales hasta el punto de volver locos a los demás. Las personas que se describen a sí mismas como "Musical Trash" a menudo se encuentran escuchando y cantando soundtracks de musicales en cada oportunidad que se les presenta. Cada vez que estas personas mantengan una conversación harán referencia a las letras de las canciones y si accidentalmente se pronuncia parte de la letra, se volverán locos y continuarán toda la canción.
Y pues, efectivamente, soy una completa musical trash (and proud). No sabría señalar cuándo empecé a serlo, lo más fácil sería decir que High School Musical fue el inicio de todo; o también, yendo más atrás, podría pensar que lo fueron las películas animadas de Disney con las que crecí, pero la verdad es que no recuerdo haberme obsesionado o encariñado con las canciones de éstas últimas y hasta la fecha siento que desconozco la mayoría de ellas.
Entonces... tal vez no pueda definir con precisión los orígenes, pero sí cuándo se convirtió en un problema.

Musical Trash #1: Porque era necesario + Tres razones por las que amo los musicalesEn el caso de películas o adaptaciones, ya antes veía algunas de las más populares dentro del género y me encantaban (Sweeney Todd, Mamma Mia!, Hairspray, etc.), pero era verlas y poco más (es decir, no consumían mi total existencia playlist), cosa que cambió radicalmente en 2016 después de ver el dvd de Rent filmado en Broadway y, un mes después, cayendo en el hoyo que es Hamilton (si alguien ha logrado salir de él que me avise). Tras eso pasó casi un año y estaba yo escuchando sin parar el soundtrack del live action de Beauty and the Beast cuando me enteré de la existencia de Dear Evan Hansen gracias a Sergio (@ Sergio dice), y desde entonces no he dejado de consumir este género más por el lado teatral. Y si bien es cierto que en la mayoría de los casos es imposible vivir la experiencia completa por diversos motivos, tenemos la suerte de que existan algunos proshots (shows filmados profesionalmente sobre el escenario –aunque claro, también existen los famosos bootlegs, grabaciones no autorizadas) o a veces simplemente basta con escuchar las canciones, googlear sobre la trama o, si es posible, leer el libreto (esto lo he empezado a hacer gracias a Caro<3 @ Banny Lee) para caer rendida ante una historia. Porque al final de eso se trata, de una forma más de contar historias. Musical Trash #1: Porque era necesario + Tres razones por las que amo los musicales
Espero estar contándoles de los que vaya descubriendo (además de mis favoritos y no tan favoritos) en el futuro, así como también abordar cualquier otro tema relacionado que se me cruce por la cabeza, pero hoy por ser la primera entrada les quiero compartir tres razones por las que estoy escribiendo esto en primer lugar; tres razones por las que los musicales me destrozan alegran el alma:
1. Riqueza en sus historias y en la forma de contarlas. Sé que me falta mucho por conocer pero una buena parte de las historias con las que me he topado hasta el momento por lo general tienen un algo interesante que no encuentro en otros formatos, ya sea un aspecto de la trama, un personaje, una perspectiva o forma de abordar cierto tema o un tema en sí. Y aún cuando se trata de historias que podrían considerarse más ligeras o comúnes (o que están basadas en otros trabajos como un libro o una película), la manera de contarlas a través de la música y otros elementos me parece de lo más atrayente y maravilloso.
2. LAS emociones  Y la magia está en que lo que me hacen sentir no sólo lo siento la primera vez que escucho las canciones/veo las interpretaciones, es algo que siempre está ahí cada vez que las reproduzco y es llenarte de la historia y ser envuelto por ella una y otra y otra y otra vez. Desde risas y ganas de moverte al ritmo de la música hasta estremecimientos y lagrimeo intenso. Y al respecto de esto último voy a dejar esta imagen de un post en tumblr porque I can relate
Musical Trash #1: Porque era necesario + Tres razones por las que amo los musicales 
3. Todo en uno. Simplemente me parece de lo más bello ver cómo se combinan varias disciplinas de manera tan armoniosa en un solo momento: actuación, canto, música, baile/danza; además de admirar la presencia de otros elementos artísticos que igualmente contribuyen a transportarte a otro lugar. En serio, ¿qué no hay de mágico en eso? En palabras de un usuario random en internet llamado Paul Nelson, "los musicales representan un mundo elevado y mágico que no es como nuestro mundo realista en el que vivimos día a día. Por lo tanto, experimentar un musical es una escapada a un lugar diferente, más interesante, más sónicamente bello". 

Musical Trash #1: Porque era necesario + Tres razones por las que amo los musicales

Samantha Barks como Éponine <3


***
Y en fin, ¿alguien por aquí que también se considere musical trash? ¡Compártanme sus razones! (y si no lo son, se los recomiendo mucho, pasarse al lado oscuro es divertido
😉).


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas