Revista Cine

No habra paz para los malvados

Publicado el 12 febrero 2012 por Lilimonster
Esta película apunta como una de las triunfadoras del año. En parte al gran trabajo de José Coronado en su papel de Marcos Trinidad.
En el cine español es poco habitual ver películas de género, pero éstas son las que mas llegan al espectador. Por lo tanto es el camino a seguir, pero nunca lo siguen.
 Madrid, principios del siglo XXI. Un día, el inspector de policía Santos Trinidad, volviendo a casa muy borracho, se ve involucrado en un triple asesinato. Pero hay un testigo que consigue escapar y que podría incriminarlo. Santos emprende una investigación destinada a localizar y a eliminar al testigo. Mientras tanto, la juez Chacón, encargada de la investigación del triple crimen, avanza meticulosamente en la búsqueda del asesino. Santos y Chacón descubrirán muy pronto que lo que parecía un simple caso de tráfico de drogas es, en realidad, algo mucho más peligroso (filmaffinity).
Tras un gran comienzo , la película en su desarrollo te deja un poco frio. O quizá eran las muchas ganas que tenía de verla lo que luego me ha llevado a una pequeña decepción.
Coronado está magnífico. Pero encuentro algunas de sus críticas algo malintencionadas , en una leí como el profesional en cuestión decía "Coronado no parece Coronado". Algo bastante ofensivo....el actor será siempre el mismo, lo que pasa es que dice mucho como esté dirigido. Tampoco el trabajo de Resines en "La buena estrella" es el mismo que en la bochornosa adaptación española de "Cheers" y podemos hablar del mismo actor. Paco Rabal decía que José Coronado le recordaba a él mismo de jóven, por tanto tan malo no sería, digo yo. Y Urzibu siempre ha confiado en él, y con magníficos resultados.
Su personaje está muy bien interpretado pues no cae en la caricatura en ningún momento y rebosa autenticidad.
El problema, por lo menos para mí, es que en lugar de encontrame con un thriller con acción por los cuatro costados estamos ante una historia bastante lenta. Y su dificultad argumental, que se desliza por múltiples caminos lleva a un aburrimiento en su visionado.
El personaje de Santos Trinidad merecía otra película.



Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas