Revista Cultura y Ocio

PEPPA PIG Y EL CONEJITO FITO ENTRE LA TRISTEZA Y LA ALEGRÍA - Cuento corto

Por Dashira

Una tarde de verano Peppa Pig había ido al bosque a visitar al conejito Fito. Mamá y papá conejo aprovecharon la ocasión para llevarlos de paseo por el bosque.

Cuando iban caminando Peppa Pig y el conejito Fito vieron a su derecha una casa grande con luces de diferentes colores.

PEPPA PIG Y EL CONEJITO FITO ENTRE LA TRISTEZA Y LA ALEGRÍA  - Cuento corto 

Era la casa de la alegría, donde se escuchaban, ruidos, cantos, gritos, y risas sin parar.

Peppa y Fito atraídos por la casa de la alegría quisieron entrar corriendo, pero papá conejo agarrándolos por la mano les explicó:

_ No entren Fito y Peppa, porque la alegría sin moderación lleva a la travesura y también a la locura.

Continuaron caminando contemplando los árboles y las aves del bosque, pero de pronto y a la izquierda, Fito y Peppa fijaron su mirada en la casa de la tristeza, ésta estaba cubierta por la sombra de unos viejos árboles y una gran nube negra.

Con mucha curiosidad, por la casa de la tristeza, Peppa y Fito quisieron entrar, pero mamá coneja tomándoles de la mano les reveló:

_ No entren pequeños. Esa casa está llena de quejas, llantos, desdichas, miserias y lamentos, por todos los problemas de la vida.

_ ¿Entonces, para dónde voy? _ preguntó el pequeño conejito desorientado.

_ Hijo, sigue caminando por el camino de la templanza. Ella, la templanza, mira las alegrías de la vida sin hacer locuras y contempla las tristezas sin caer en la depresión _ explicó mamá coneja.

Con el equilibrio de la templanza, Peppa Pig y el conejito Fito continuaron su camino sin desorientarse.

Y pasaron la tarde jugando y disfrutando bajo los radiantes rayos de la luz del sol.

Autora: María Abreu

Mas el fruto del Espíritu es templanza; contra tales cosas no hay ley. (Gálatas 5:22-23)


Volver a la Portada de Logo Paperblog