Revista En Femenino

Prevenir el consumo de sal en los bebés les evita problemas de salud en su vida

Por Pequelia @pequelia

Prevenir el consumo de sal en los bebés les evita problemas de salud en su vida

Son cada vez más los adultos que descubren seriamente dañada su salud a causa del excesivo consumo de sal que efectuaron a lo largo de toda su vida, lo cierto es que con los niños que nacen en la actualidad se puede hacer la diferencia ya que el consumo de sal que tendrán a lo largo de toda su vida se puede prevenir y evitar cuando son realmente muy pequeños.

Esto se ha podido conocer gracias a una nueva investigación en el campo de la salud por parte del Centro de los Sentidos Químicos Monell en Filadelfia, Estados Unidos, donde se descubrió que el gusto particular por la sal en las comidas muchas veces es a causa de malos hábitos de alimentación propuestos por los padres cuando los niños comienzan a incorporar alimentos.

Para el estudio se tomó como ejemplo a unos 61 bebés con dos meses de edad y se los estudió durante seis meses, al cabo de este tiempo se pudo identificar que 35 de esos niños preferían consumir líquidos salados mientras que los otros 26 preferían el agua mineral, todo se debía a las costumbres con las que los habían criado sus padres en su primeros meses de vida.

Los niños que habían recibido comida almidonadas como el cereal, tenían un particular gusto por el consumo de sal, aquellos otros niños que comieron mayormente frutas y verduras en cambio, preferían los líquidos insaboros. Los pequeños que reciben en sus hogares alimentos como el pan, las galletas o los cereales desarrollan un interés y reconocimiento por el Sodio ya que muchas veces además de los almidones los productores de alimentos añaden más cantidad de granos de sal en sus preparaciones, los niños lo identifican y se familiarizan con el sabor, lo que no contenga sal por lo tanto, les parecerá soso.

Lo importante entonces, afirman los especialistas, es marcar una conducta en el niño cuando es muy pequeño, así es que hay que mantenerlos alejados de ese tipo de alimentos durante por lo menos los primeros seis meses de sus vida, brindándoles en cambio frutas y verduras bien lavadas, de esa manera se estará asegurando que el niño no desarrolle un gusto injustificado por la sal, lo que mejorará su salud y posibilidades en la vida.

Vía |  La Primera Plana
Foto | Boots


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog