Revista Cultura y Ocio

Qin Shi Huang, el Chino más grande de la historia

Por Jias

Qin Shi Huang, el Chino más grande de la historia

Qin Shi Huang.

Qin Shi Huang (260 a.C - 210 a.C) de nombre propio Zheng, fue quien unificó China, entre otros grandes hitos. La nación más poblada del mundo y superpotencia emergente era un enjambre de estados en guerra cuando apareció en escena en el año 246 a.C. como un potente líder regional. Dos décadas más tarde era Primer Emperador, uniendo el vasto territorio que se convertiría en China, estandarizando su cultura e implementando una forma de gobierno que sus seguidores usarían durante 2.000 años.
Un célebre ególatra , Qin Shi Huang también fue conocido por construir enormes y extravagantes estructuras. También tenía cierta paranoia a los ataques de los suyos. Casi inmediatamente después de tomar el poder, comenzó la construcción de una muralla que uniría trozos y piezas de muros defensivos existentes a través de todo el país. Esto se convertiría en el precursor de la Gran Muralla que aún existe, la mayor parte de la cual se completó bajo una dinastía posterior. En su apogeo fue custodiada por más de un millón de guerreros. Hoy en día, contando sus ramificaciones y construcciones secundarias, se calcula que tiene 8.851,8 kilómetros de largo.
Actualmente sólo se conserva un 30% de ella. En promedio, mide de 6 a 7 metros de alto y de 4 a 5 metros de ancho. La muralla fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987. Gran parte de la Gran Muralla tiene fama de ser el mayor cementerio del mundo. Aproximadamente 10 millones de trabajadores murieron durante su construcción.

Qin Shi Huang, el Chino más grande de la historia

La Gran Muralla China.

Qin Shi Huang, el Chino más grande de la historia

Vista satélite de la Muralla.


Ya sea por que había predicho su grandeza final o simplemente porque tenía un enorme ego desde el principio, el excéntrico Qin Shi Huang comenzó la construcción de su propio masivo mausoleo justo después de tomar el poder de la tribu Qin a la edad de 13 años. Estaba lista justo tras su muerte 36 años más tarde en el año 210 a.C.
El mausoleo permaneció olvidado y enterrado 2.000 años. Tiene 2,13 kilómetros cuadrados de superficie y, junto a otras 181 tumbas extendidas por la zona, cubre una superficie total de 60 kilómetros cuadrados y contó con la participación de más de 700.000 obreros. Fue edificado según el plan urbanístico de la ciudad de Xianyang, antigua capital de la dinastía Qin, dividida también en dos partes: interior y exterior con una forma de pirámide truncada con una base de 350 metros y una altura de 76 metros.
Su principal cámara funeraria es tan grande como las Grandes Pirámides de Egipto, pero aún no ha sido excavada debido a que los arqueólogos aún no han encontrado el medio adecuado para proteger lo que esperan encontrar en el interior.
La historia de la grandeza de la tumba habría sido pasada por alto como una cuento sino hubiese sido porque una familia de campesinos tropezó con uno de los mayores descubrimientos arqueológicos del siglo en 1974. Un batallón de 7.000 Guerreros de terracota hallado montando guardia cerca del montículo funeral, cada uno a tamaño real y tallado de forma única. También fueron nombrados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el mismo año que la Gran Muralla.

Qin Shi Huang, el Chino más grande de la historia

Guerreros de Terracota.

Qin Shi Huang, el Chino más grande de la historia

Detalle de los guerreros.

Qin Shi Huang, el Chino más grande de la historia

Otra imagen del mausoleo.


El emperador murió mientras se encontraba haciendo un viaje por la China oriental, en busca de las legendarias islas de los inmortales (más allá de la costa este) y el secreto de la vida eterna. Su muerte ocurrió a comienzo de septiembre del año 210 a. C. en el palacio de la prefectura de Shaqiu, que estaba a dos meses de distancia de la capital Xiangyang. El primer ministro, Li Si, decidió no comunicar su muerte debido a un posible alzamiento general en todo el imperio dadas las políticas brutales del gobierno, y el resentimiento de la población forzada a trabajar en los proyectos hercúleos nombrados.
Sólo tres años después de la muerte de Qin Shi Huang en 210 a.C., la dinastía Qin fue derrocada. El sistema imperial que había puesto en funcionamiento, sin embargo, se mantuvo en China hasta 1912, cuando el último Emperador abdicó y China pasó a ser una República. Al menos, la dinastía Qin, pronunciada "chin", vive en el nombre del país.
FUENTES: [1] [2] [3] [4] [5]

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog