Revista Viajes

Qué ver en Gozo en un día, además de la ventana que se cerró

Por Pmontesrincon

En marzo de 2017 la ventana se cerró, pero Gozo siguió con su vida. No era ni una ventana ni un cierre cualquiera. No tenía ni cristales ni persianas. Solo un inmenso cuadro abierto permanentemente que mostraba cada día el azul del Mediterráneo. Más bien un puente casi perfecto que la naturaleza nos había regalado para lucir en una y mil fotografías. Y no solo en eso, también en la pequeña pantalla en series de culto como “Juego de tronos”. Lo que no sabíamos o, mejor dicho, no queríamos aceptar, es que la ventana tenía fecha de caducidad. Lo que la tierra crea, también lo destruye. En el momento menos pensado y sin previo aviso. Ocurrió con el archiconocido Dedo de Dios en Gran Canaria y también con uno de los imprescindibles que ver en Gozo, su ventana. La Ventana Azul o Azure Window. Una virulenta tormenta se la llevó de calle. Adiós a la foto de postal junto a la costa mediterránea. Adiós a caminar por el puente que formaba. Adiós al principal reclamo, que no el único ni mucho menos, de la segunda isla del país maltés. Adiós a una fuente de ingresos. Los que la visitamos en pie le damos más valor y los que se quedaron con las ganas, se la tendrán que imaginar gracias a imágenes como esta.

Ventana Azul que ver en GozoVentana Azul

No ha quedado nada, ni el arco ni el pilar que se elevaba en el agua. La naturaleza es sabia y, para dejar las cosas a medias, mejor no dejar nada. Pero sería un error que el visitante no se siguiera acercando a este lugar. El contraste entre las formaciones rocosas que ha ido esculpiendo el mar y el azul del Mediterráneo bien merecen una visita. Y no sólo eso. Junto a la difunta Ventana Azul se encuentran las personas que, sin duda, más han sentido su desaparición. Los modestos “capitanes” de vetustas barcas que dan un paseo a los turistas por la zona. Aún lo siguen haciendo porque la famosa ventana no lo era todo. En ese trayecto se pueden contemplar algunas grutas que se han ido abriendo en la base de los acantilados. Los extraordinarios colores que ofrece el mar en su contacto por la roca y todo ello con las simpáticas explicaciones del barquero de turno. Sería injusto renunciar a esta experiencia sólo porque la Ventana Azul ya no está. Injustos por nosotros, pero sobre todo por ellos. Los paseos duran unos veinte minutos y su precio no llega a cinco euros. El muelle de salida se sitúa en una especie de laguna marina rodeada de pequeñas casas de pescadores que se comunica con el Mediterráneo gracias a un túnel excavado en la roca. Un lugar sin duda con mucho encanto y que pide a gritos seguir en la lista de cosas que ver en Gozo.

Embarcadero de la Ventana Azul y casas de pescadores
Embarcadero de la Ventana Azul y casas de pescadores
Algunas de las grutas que se ven durante el paseo en barca que ver en Gozo
Algunas de las grutas que se ven durante el paseo en barca
Otras de las grutas de la costa de Gozo
Otras de las grutas de la costa de Gozo

Pero en la extinta Ventana Azul no solo se puede dar el clásico paseo en barca. Los amantes del submarinismo tienen en este lugar uno de los tesoros mejor guardados de Malta. Es el Blue Hole (Agujero Azul). Una especie de piscina natural de unos diez metros de profundidad que conecta directamente con el mar. Los que han buceado en este lugar, que tiene su miga, aseguran que es un auténtico espectáculo. Para que luego digan que con la caída de la Ventana Azul se ha acabado todo en este rincón del oeste de Gozo.

Blue Hole de Gozo
Blue Hole de Gozo

Cómo ir de Malta a Gozo

Vamos a empezar por el principio. Durante nuestro viaje a Malta en cuatro días dedicamos uno a Gozo y Comino. Junto a la propia Malta, forman la terna de islas que componen el pequeño país europeo. Aunque siempre se le podría dedicar más, nuestra experiencia nos dice que un día es tiempo suficiente para las dos islas. En Gozo se puede emplear toda la mañana y posteriormente tomar uno de los pequeños barcos que llevan hasta Comino para disfrutar del conocido Blue Lagoon. El problema está en que en Gozo, aunque es una isla muy pequeña, hay que moverse de alguna manera. Por este motivo lo mejor es montar el coche de alquiler en el ferri que sale desde Malta. Era la primera vez que hacíamos algo así y fue un acierto pleno. Las empresas de alquiler lo suelen permitir y se trata de un trayecto corto y muy cómodo.

Los ferris que unen Malta con Gozo se toman en el puerto del extremo noroeste de la isla, en la terminal de Cirkewwa. Pertenecen a la compañía Gozo Channel Line y  salen cada 45 minutos. El precio del viaje es de 5 euros por pasajero (ida y vuelta) y 15,70 euros con vehículo y conductor. A nosotros nos salió por tanto por poco más de 20 euros. Es un precio que se paga de regreso a Malta. Cuando embarcamos en la terminal de Cirkewwa entramos directamente con el coche en el barco sin que nadie nos pare ni nos pregunte nada. Alguno se pensará que va a viajar  por la cara, pero nada de eso. Como tarde o temprano habrá que regresar a Malta, ese es el momento en el que se cobra el billete del ferri.

Acantilados junto a la Ventana Azul que ver en Gozo
Acantilados junto a la Ventana Azul

Los barcos atracan en Gozo en el puerto de Mgarr, en el extremo contrario a donde se encontraba la Ventana Azul. A pesar de eso, solo 12 kilómetros separan ambos puntos. De esta forma os podéis hacer a la idea de lo pequeña que es la isla y lo bien que se recorre en un vehículo en un solo día.

Otros lugares de interés que ver en Gozo en un día

A medio camino entre el puerto de Mgarr y la Ventana Azul se encuentra la capital de Gozo, Victoria. Hasta 1887 se denominó Rabat y, a pesar de ser la ciudad más importante de la isla y un lugar obligado que ver en Gozo, tiene poco más de 6.000 habitantes. Su casco antiguo es una auténtica delicia. Nos recordó a Mdina en Malta. Simplemente hay que dejarse llevar por sus callejuelas teñidas de esa mezcla de colores ocre y crema que distinguen las construcciones del pequeño país mediterráneo. Un pastel demasiado apetecible. El epicentro es la Ciudadela. También su punto estratégico. Algo que se sabía desde la Edad de Bronce y que corroboraron romanos y fenicios. Por eso desde entonces está fortificada. Eso no impidió que Victoria fuera saqueada una y mil veces. El resultado es que actualmente la Ciudadela es como un decorado. Casi nadie vive en su interior, aunque se están haciendo esfuerzos para dotarla de esa vida tan fundamental que evite ser tan solo un escenario de cartón piedra.

Una de las calles con encanto de Victoria que ver en Gozo
Una de las calles con encanto de Victoria

En la Ciudadela brilla la Catedral de Gozo, dedicada a la Asunción. Una escalinata que se abre paso en una pequeña plazoleta accede hasta ella. Su interior no es ni mucho menos tan espectacular como el de la Concatedral de San Juan de La Valeta (consultar el post dedicado a qué ver en La Valeta en un día), pero merece la pena contemplar las obras de arte que decoran los techos.

Fachada de la Catedral de Victoria que ver en Gozo
Fachada de la Catedral de Victoria
Interior de la Catedral de Victoria que ver en Gozo
Interior de la Catedral de Victoria

Junto a ella podemos caminar por las bien conservadas murallas medievales de la Ciudadela y observar algunos de los restos arqueológicos que se han encontrado en la zona. Este paseo es aconsejable también para contemplar las mejores vistas de Victoria y sus alrededores. Por algo es la atalaya más privilegiada de toda la isla.

Restos arqueológicos junto a la Catedral de Victoria que ver en Gozo
Restos arqueológicos junto a la Catedral de Victoria
Mirador de la Ciudadela de Victoria que ver en Gozo
Mirador de la Ciudadela de Victoria

Como bien es conocido, Malta posee un patrimonio religioso excelso. En el pueblo más pequeño te puedes encontrar una majestuosa iglesia que bien podría ser el equivalente a una catedral en España. En Gozo, además de la propia Catedral, no podemos dejar de visitar otra joya como es la Basílica de San Jorge. Se levanta en la plaza del mismo nombre, un ágora en miniatura muy coqueto con algunas terrazas para tomar un café en el prototipo de rincón con encanto. La peculiaridad de la basílica es que está recubierta totalmente en mármol y, al igual que en la Catedral, es posible acabar con tortícolis de tanto mirar sus magníficas pinturas en el techo y su órgano.

Estefanía ante la Basílica de San Jorge que ver en Gozo
Estefanía ante la Basílica de San Jorge
Órgano y obras de arte en el techo de la Basílica de San Jorge que ver en Gozo
Órgano y obras de arte en el techo de la Basílica de San Jorge

Dejamos Victoria y, en nuestro trayecto en busca de la Ventana Azul, hicimos otra parada en otro templo singular. Se trata del Santuario Nacional de la Virgen de Ta ‘Pinu. Llama la atención encontrarse esta construcción católica en medio de la nada, pero se trata del mayor centro de peregrinación de todo el país. Y lo es porque en 1883 una mujer oyó la voz de la Virgen en este mismo lugar, algo que también ocurrió con otros lugareños que se acercaron inmediatamente hasta allí. A partir de ese momento todo vino rodado. Se construyó el santuario e incluso en 1990 fue visitado por el Papa Juan Pablo II.

Santuario de Ta 'Pinu en Gozo Malta en cuatro días
Santuario de Ta ‘Pinu en Gozo
Otra vista del santuario de Ta ‘Pinu que ver en Gozo
Otra vista del santuario de Ta ‘Pinu

Hay algún rincón más que ver en Gozo que bien merece una pequeña parada, pero nuestro tiempo se había agotado. Después de la Ventana Azul y del paseo en barca por las grutas regresamos al puerto de Mgarr. Allí tomamos una pequeña embarcación que nos llevó a la isla de Comino para disfrutar de su Blue Lagoon. Son muchas las empresas que realizan este trayecto, pero nosotros lo hicimos con Bella Comino Ferry (ida y vuelta por 10 euros persona). Tanto en una dirección como en otra tiene salidas cada hora (desde las 8:00 a las 18:00 horas) y además incluye una pequeña ruta por algunas de las grutas que se han formado en los acantilados de la isla de Comino.

Aunque nuestro viaje a Malta solo duró cuatro días, no pudimos dejar de lado Gozo y no nos arrepentimos por ello. Piedras naturales y monumentales que perviven y se transforman y que, por mucho que una ventana se cierre, habrá otras que se abran.

Ante la extinta Ventana Azul. Una imagen que no se volverá a repetir que ver en Gozo
Ante la extinta Ventana Azul. Una imagen que no se volverá a repetir

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista