Revista Deportes

Ramos rescata la décima Copa de Europa que había dejado escapar Casillas

Publicado el 26 mayo 2014 por Aposilio @aposilio

El gol del central en el descuento pone fin a la obsesión del Real Madrid y agranda su leyenda en el mundo ante un orgulloso y desfondado Atlético, que revivió la cruel derrota de hace 40 años, pero justa en esta ocasión


Ramos rescata la décima Copa de Europa que había dejado escapar Casillas

Fuente: periodistadigital.com


La ansiada décima ha dejado de ser una obsesión para el Real Madrid y se ha convertido en una realidad reconfortante para sus seguidores. La primera de las Copas de Europa de dos dígitos reside ya en las pobladas vitrinas del club blanco gracias al último icono del madridismo, Sergio Ramos. El central nacido en Camas ocupa ya un espacio propio en el altar sagrado de Chamartín. Sus virtudes futbolísticas se incardinan con el cromosoma blanco y su gol en el descuento de notable cabezazo le sitúa en el Olimpo de la religión madridista. Su tanto en el ocaso del duelo de Lisboa, fruto de su fe, su garra y su potencia, pone apellido a esta nueva Champions, que comenzó a esculpir en el Allianz Arena en la semifinal ante el Bayern. Además, el diestro sevillano rescata del averno el título más deseado del fútbol mundial de clubes que había dejado escapar su compañero Casillas, acostumbrado a ejercer de salvador, pero que esta ocasión quedó marcado al cometer un grave error que a punto estuvo de convertir la obsesión en maldición. 

Ramos rescata la décima Copa de Europa que había dejado escapar Casillas

Fuente: depor.pe

Como era de esperar, la final tuvo muy poco juego y excesiva tensión. Ya se sabe que las sentencias en una sola sesión se caracterizan por contendientes que se preocupan sobremanera por no fallar. Las estrategias de los dos directores de operaciones, Ancelotti y Simeone, daban prioridad al control y la planificación y reducían al mínimo las alegrías y la originalidad. Nadie se salía del guión establecido y el choque se convirtió en una apuesta en la que el único atractivo estaba en lo que se jugaban. Ambos se temían y ninguno estaba dispuesto a ofrecer la más mínima oportunidad a su rival. Los acercamientos más peligrosos llegaban a balón parado, donde los rojiblancos se manejan con más soltura. Pero fue un error de Tiago el que provocó el primer ¡huuuy! en la grada, malogrado por la avaricia del jugador más caro del mundo, Gareth Bale. Y poco después le tocó el turno de los desaciertos a Casillas, en una de sus debilidades. Una mal medida salida del marco posibilitó que Godín lograra un tanto de un burocrático acercamiento a portería. Situación inmejorable para el Atlético de Madrid, que se veía por delante en el marcador y dispuesto a ejecutar como ha acostumbrado esta temporada su juego correoso y obstinado en vetar los espacios a su contrincante.

Ramos rescata la décima Copa de Europa que había dejado escapar Casillas

Fuente: lasprovincias.es

Fue un primer período en el que el fútbol brilló por su ausencia, sin ocasiones de peligro en las porterías, pero en el que los rojiblancos desarrollaron mejor sus planes. Ancelotti había apostado por los defensivos Khedira y Coentrao, en lugar de los virtuosos Isco (Illarra está marcado desde lo de Dortmund) y Marcelo. Y lo pagó con la desventaja y con uno de los peores primeros cuarenta y cinco minutos de toda la temporada. La reanudación tenía la misma pinta, con Adrián como autor de un tiro y de un cabezado intencionados, hasta que el preparador italiano optó por quitar músculo y aportar magia y creación. Fue el punto de inflexión en el que el Madrid tomó el mando de las operaciones y sometió al Atlético a un acoso continuo. Fue el momento de los virtuosos como Di Maria, que pusieron cerco al área rojiblanca, cuyos componente comenzaron a dar muestra de agotamiento. Las ocasiones se sucedieron en la portería de Courtois, pero la falta de fuerza de un disminuido Ronaldo, el egoísmo de Bale, la imprecisión en el remate de Isco y la inoperancia de Benzema, junto con la calidad del guardameta belga, mantenían la primera al alcance de los colchoneros.

Ramos rescata la décima Copa de Europa que había dejado escapar Casillas

Fuente: abc.es

Pero como ocurriera 40 años atrás, el Atlético no supo cortar su hemorragia física y dio opción a su rival. Si frente al Bayer Múnich fue un defensa alemán de apellido impronunciable, Schwarzenberg, el que agujereó la portería de Reina desde casi 40 metros de distancia, en esta ocasión fue un testarazo en el área de otro zaguero, pero con fácil apellido, el que destrozó las aspiraciones colchoneras a levantar su primera Copa de Europa. Porque el empate sepultó las ilusiones de unos derrengados profesionales rojiblancos y dio alas a los blancos, más frescos y crecidos. Así, Bale espió sus ambiciones personales con el segundo tanto, Marcelo se resarció de su no titularidad en una final de Champions y Ronaldo también inscribió su nombre en un duelo en el que compareció disminuido, pero en el que pesó más su nombre que su lesión. Los cuatro tantos conllevaron una derrota exagerada, pero justa, porque en la segunda parte y en la prórroga el Atlético no pudo, y se hundió por sus limitaciones físicas y psicológicas.

Ramos rescata la décima Copa de Europa que había dejado escapar Casillas

Fuente: telemundodallas.com

Lisboa se recordará como la primera final que disputan dos equipos de una misma ciudad, y en la que tanto madridistas como atletistas ofrecieron un buen ejemplo de comportamiento y convivencia, solo distorsionada por dos pequeños lunares: la exagerada celebración de la estrella merengue tras consumar su penalti, en la que buscaba de nueva la foto de su marcada tableta, y la desproporcionada reacción de Simeone al lanzamiento de una pelota por parte de Varan. El técnico argentino invadió el campo de forma desaforada para recriminarle al joven central francés su desliz. La expulsión de impulsivo entrenador rojiblanco afeó una final en la que destacaron los buenos modales de la mayoría, como el pasillo que hicieron los blancos a los rojiblancos cuando subieron a recoger sus medallas, aficiones incluidas, en particular la atlética, que aguantó en el estadio hasta que se entregó la Copa. Y nadie tienen derecho a quejarse del árbitro, pues si alargó cinco minutos el segundo tiempo, pudo haber señalado penalti en un patada en la cara de Juanfran a Marcelo, que pasó desapercibida para la mayoría y que, como mínimo, era libre indirecto en la frontal del área pequeña.

Ramos rescata la décima Copa de Europa que había dejado escapar Casillas

Fuente: publico.es

Esta final histórica quedará en los anales como la décima de Ramos y como la segunda que pierde el Atlético en el último suspiro, pero que debe suponer para los colchoneros la ratificación de que van por el buen camino para reincorporarse de nuevo el pelotón de los poderosos. El equipo de Simeone está escribiendo los renglones más destacados de sus historia (en mi anterior artículo escribo sobre sus virtudes) y el club Enrique Cerezo debería hacer un esfuerzo para solidificar la filosofía que ha impuesto el técnico y que le está dando magníficos resultados, tanto a nivel deportivo como de imagen. Si así lo hace, se cumplirá el augurio que manifestó Juanfran tras el partido a su afición: "Nos os preocupéis, porque volveremos". Mientras que como también expresó el presidente madridista, Florentino Pérez, tras la consecución de la décima: "El Madrid es eterno y nuestros seguidores ya nos están pidiendo la undécima". Habrá que ver si tienen que esperar otros doce años.
Alejandro Posilio FernándezPeriodista y community manager629369636Blogs: Posilio News y PosilioCMTwitter: @aposilioFacebooK: Posilio News blog  

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas