Magazine

Recomendaciones para una familia en quiebra

Publicado el 29 septiembre 2010 por Peterpank @castguer
El concurso de acreedores de particular o quiebra familiar, es la última fase de un proceso de negociaciones iniciada por la familia con dificultades financieras, con sus acreedores, (normalmente compuesto por Bancos), con o sin ayuda de expertos “Negociadores de deuda”.
 Después de ese periodo de negociaciones con las entidades financieras, la familia obtiene una "foto" de la situación financiera en la que se encuentra y conoce el perfil negociador de cada acreedor, con las propuestas de refinanciación o quita de deuda de cada unos de ellos.
 Si esas propuestas no solucionan el problema financiero de la familia, éstos deben de acudir al "escudo protector" del concurso de acreedores, con el fin de negociar de nuevo otras condiciones que sí solucionen el problema.
 En la práctica de los procesos concursales, los bancos acreedores aceptan unos acuerdos más favorables para la familia dentro de concurso o quiebra, que fuera de él, ya que consideran que firmando un acuerdo con la familia, aseguran cobrar una parte o la totalidad de la deuda de manera ordenada y con unos vencimientos anuales claramente estipulados.
 Por tanto, si la situación financiera es insostenible y la negociación o refinanciación de la deuda no ha llegado a buen término, el procedimiento judicial de quiebra familiar o concurso de acreedores de particulares es una obligación, no una opción. Es la última oportunidad para evitar ser embargado de manera generalizada, incrementar la deuda y acabar en la economía sumergida.
 Por consiguiente, a continuación enumero una serie de recomendaciones para los concursados o personas que se encuentran en concurso de acreedores o quiebra familiar:
 1.    Para que una quiebra familiar tenga éxito, la familiar debe asumir el problema financiero en el que se encuentra y transmitir sensación de urgencia a todas sus actuaciones.
 2.    La familia en dificultades debe tener claro el objetivo que quiere alcanzar con el concurso, como por ejemplo, evitar la ejecución de la vivienda habitual, iniciar un proceso de desendeudamiento, dación en pago de la vivienda habitual,  quitas de deuda,etc.
 3.    Contratar a abogados expertos en procesos concursales y en concreto en quiebras familiares.
 4.    La importancia de ser conscientes que es la "última oportunidad" de solucionar los problemas financieros de la familia, cuando los bancos han cerrado todas las vías posibles de negociación.
 5.    La familia en dificultades no puede derivar toda la responsabilidad en su abogado durante el proceso concursal. El abogado de la familia negociará con solvencia el acuerdo con las entidades, pero la familia tiene que estar involucrada en el procedimiento y mantener una comunicación fluida con el administrador concursal designado por el Juzgado y con el Juez si es necesario.
 6.    El tratamiento en los juzgados mercantiles de las quiebras familiares es diferente al de las empresas. En las situaciones de insolvencia de las familias, el juzgado y el administrador concursal no busca culpables, por el contrario son más sensibles a la grave situación financiera y facilitan el trabajo y las negociaciones a los abogados. La familia puede involucrarse en el procedimiento mediante las siguientes acciones: Contactar con el administrador concursal para explicar las necesidades mensuales para estipular el derecho de alimentos, así como solicitar su intervención en la negociación con los bancos para otorgar confianza a éstos. Acudir al Juzgado si el proceso se ralentizado por el colapso judicial. Y el punto más importante; en el caso que la vivienda habitual de la familia esté hipotecada, solicitar al administrador concursal y al Juez directamente, con la ayuda de tu abogado, que de los ingresos mensuales de la familia se satisfaga el pago de la hipoteca como prioridad absoluta, para evitar la ejecución de la misma.
La familia se juega su insolvencia definitiva y es lógico que éstas quieran involucrarse y exigir celeridad y soluciones razonables a las situaciones de máxima urgencia. Los jueces mercantiles y administradores concursales de toda España se caracterizan por su cercanía y atención al concursado o familia en quiebra.
 7.    Y por último, no equivocarse en falsas expectativas o previsiones de obtener mayores ingresos, ya sea por la salida de la situación de desempleo o porque preveas que mejorarán tus ingresos como autónomos. La situación económica de España es muy delicada, todavía nos esperan treas años complicados y diez de estancamiento.
 Carlos Guerrero MartínSocio-Director de Sofos Consulting

Volver a la Portada de Logo Paperblog