Revista Cultura y Ocio

Reseña | El agua de Lyosh (Volumen IV El Ocaso del Sol)

Publicado el 10 octubre 2018 por Aura
¡Hola, hola devoradores! ¿Qué tal estáis? ¡Espero que bien! Aquí sigo con más reseñas y muy emocionada porque por fin os voy a hablar de el último volumen de El Ocaso del Sol, la saga de fantasía épica que me ha robado el corazón este año (y que se quedará ahí para siempre)
Así que puede que me ponga un poco intensa, porque la saga me encanta y este último libro me ha dejado flipando.
¿Queréis saber sobre este último libro de la saga? ¡Pues seguid leyendo!
Reseña | El agua de Lyosh (Volumen IV El Ocaso del Sol)
Autora: Alia SalazarSaga: El ocaso del solEditorial: AutopublicadaEdición: Kindle / Tapa blandaPáginas: 526Precio: 4,15€ / 16,12€ Reseña | El agua de Lyosh (Volumen IV El Ocaso del Sol)La diosa del agua ha decidido atacar, y su poder es tan grandioso que solo el hijo de Iara puede detenerla. Pero Lyosh reside más allá de los picos del Fin del Mundo: tierra ignota, allí donde hay dragones, civilizaciones asombrosas y seres sobrenaturales.
No todo lo que brilla es un tesoro: a veces lo más colorido es venenoso. El destino empuja a los mortales y, a los que se resisten, los arrastra.
Opinión personal: ¡Llegamos por fin a la último volumen de la saga de El Ocaso del Sol! Después de todo el recorrido que hemos compartido con los protagonistas y como hemos ido conociendo a los distintos dioses toca enfrentarse a la más poderosa de los cuatro; Lyosh, la diosa del agua. Durante el transcurso de los tres libros, estaba deseosa de poder conocer a este personaje tan enigmático, madre de los hermosos y venenosos elfos... y la verdad, después de unos cuantos meses desde que leí este último volumen, todavía no se si estoy decepcionada o maravillada por haberla conocido. En este último volumen, los tragos, el hijo de Iara y el resto de comitiva llegan a los picos del Fin del Mundo, territorio de los elfos. El comienzo de esta última parte no es tan intensa como la anterior, por lo que se hace más lenta la lectura... ¡hasta que aparece un ser aterrador en la misma entrada a dicho territorio! A partir de ahí las cosas se ponen muy intensas e iremos descubriendo un lugar hermoso pero a la vez aterrador. Y es que los elfos son peores de lo que nos imaginábamos... pero a la vez una raza que nos dejará fascinados por sus costumbres y su modo de vida. Si ya con los trasgos y morns me quedé pasmada, el wb de los elfos me dejó patidifusa. Supongo que estoy acostumbrada a leer siempre que los elfos son buenos, más inteligentes y menos infantiles (Tolkien me ha hecho mucho daño)
Así que, ¿qué ocurre con los personajes en este último tramo? ¡El apocalipsis! Todo lo que la autora nos ha estado contando durante toda la historia se ve derrumbado cuando se descubre la verdad de TODO. Todo lo que descubrimos cuando al fin Lyosh y Iara se encuentran es, es... como una explosión en el cerebro. Y es ahí cuando descubres que la diosa que debería ser más buena, más tierna, es en realidad un monstruo, una cría pequeña que solo quiere incordirar a su amante, enemigo y hermano. Vamos, que están todos como una regadera, porque Iara no se queda corto con sus tonterías.
Bueno, en fin... que aquí se sabe algo muy chungo; que los dioses son malvados pero imbéciles a la vez (menos Rea, que es la única normal) y que su nivel de tontería llega hasta tal extremo que fastidian a dos seres vivos, engañándolos y haciéndoles sufrir, solo para su propio disfrute. Me han dado taaanta pena, sobretodo el pobre elfo desquiciado, que al acabar la novela me he quedado totalmente fría porque la saga en general es todo un conjunto de maldades que te ponen los pelos de punta.
Perdonad, creo que me acabo de dejar llevar por mi fangirl interior. Si no se entiende mucho ¡leed ya la saga y podréis entender todo mi sufrimiento!
Y bueno como os he dicho más arriba, el WB de este cuarto y ultimo volumen esta centrado en los elfos y en los picos de el Fin del Mundo. Y es todo una pasada; las descripciones de los paisajes, el comportamiento de los elfos en su hábitat natural (porque claro, durante toda la saga estamos acostumbrados al elfo desquiciado, que es muy humano y choca ver que el resto de su especie críos pequeños con muy mala leche y que no piensan por si mismos casi) saber sobre las granjas de humanos, conocer la triste (y sorprendente) historia del elfo y por fin conocer a la malvada Lyosh. Y esto me parece curioso, porque de todos los dioses es de la que menos se habla y de la que, al final, casi no sabemos nada comparándola con los otros tres.
En fin, que sin duda la saga de El Ocaso del Sol es de lo mejor que he leído en mucho, mucho tiempo. Y siguiendo el consejo de Alia, haré una relectura para poder ver los pequeños detalles que se me han podido pasar y disfrutar mucho más de la saga. Y ya, como última oportunidad que tengo para convenceros... ¡dadle una oportunidad a la saga! La narración, las palabras, las descripciones, la forma de mostrar los sentimientos de los personajes, las historias, los secretos.... Todo os cautivará a pesar de que su lectura es densa.
Mi puntuación:
12/10
¿¡QUE HACÉIS QUE NO LO LEÉIS YA!?

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista