Revista España

Ruta por la provincia de Zamora: ¿Qué ver en Benavente?

Por Rutasporespana @RutasporEspana

Ruta por la provincia de Zamora: ¿Qué ver en Benavente?

Junto a Zamora y Toro, Benavente forma el tridente de las ciudades más importantes de la provincia de Zamora. Su importancia se debe a haber sido un importante nudo de comunicaciones entre la meseta y el norte, además de formar parte del trazado jacobeo de la Vía de la Plata. Pero si hay un hecho que marcó para siempre la historia de España, es que aquí se firmó el tratado de unión de los reinos de León y Castilla.

¿Cómo llegar a Benavente?

Por la Autovía del Noroeste (A-6) que conecta Madrid con A Coruña o la variante de la Autovía Ruta de la Plata que conecta Gijón y Sevilla

Benavente cuenta con una estación de autobuses que conecta con Zamora y las demás capitales de provincia de Castilla y León, además de tener conexión con Madrid.

¿Qué ver en Benavente?

En la confluencia de los ríos Órbigo y Esla, a los que se une más abajo el Tera, se asentaron los brigicenses. Esta población celtíbera y astur edificó un castro denominado Brigeco. A mediados del siglo V, los suevos le dieron el nombre de Ventosa. Más tarde sería dominada por visigodos y musulmanes. Reconquistada por los cristianos y luego arrasada por Almanzor en el siglo X, inició su esplendor en el reinado de Fernando II, que pasó a llamarse Malgrad.

Tras la muerte de Alfonso VII de León, se creó un problema con su sucesión. Parte de la nobleza leonesa era partidaria de que el trono recayera en su hijo el rey Fernando III de Castilla. Por otro lado, los caballeros de la Orden de Santiago, preferían respetar el testamento del rey y de cederlo a sus hijas de un segundo matrimonio. Ante la inminencia de una guerra civil, las dos antiguas esposas del rey firman el 11 de diciembre de 1230 la llamada Concordia de Benavente. Según el cual, a cada una de las infantas del segundo matrimonio se les concedían unas villas. Mientras tanto, Fernando unificaba pacíficamente los reinos de León y Castilla.

Durante 1378, Enrique II creó para su hijo bastardo, Fadrique, el Ducado de Benavente. Pero no duró mucho, ya que murió encarcelado en Almodóvar del Río, recayendo el título nuevamente en la Corona. Las siguientes décadas vieron como el territorio de la localidad se ampliaba considerablemente, incluyendo tierras de León y Galicia, creándose el Condado de Benavente, al mando del caballero portugués Juan Alonso Pimentel.

En el siglo XVII, Benavente sufrió un fuerte declive a causa de las epidemias y las crisis económicas, que durará hasta entrado el siglo XVIII. Entonces se puso en marcha una Sociedad Económica de los Amigos de País de Benavente, para promover la cultura, ciencias y progreso de la villa.

Llegamos a Benavente, con tan mala suerte, de que empezaba una tormenta. Decidimos empezar por el Castillo de la Mota. Fue erigida sobre un castro romano por el rey Fernando II, donde reunía a las Cortes de León. Convirtiéndose durante siglo XVI en uno de los palacios más grandes y lujosos de Castilla. Lamentablemente la llegada de los franceses, terminó con su destrucción, solo quedando en pie la Torre del Caracol. Con la construcción del Parador Nacional la torre quedó unida a él, y podemos verla por su parte posterior. Desde la entrada del Parador no se ve, así que tenemos que dar la vuelta, y bajar a la carretera que pasa por detrás para poder fotografiarla.

Tras esperar que parase de llover, nos acercamos al casco urbano, donde nos recibe al encuentro la Iglesia de Santa María del Azogue (siglo XII-XVI). Recibe su nombre del término árabe "Azogue" que se celebraba en los aledaños durante la Edad Media. Un puzle de multitud de estilos que lo han ido confeccionando hasta lo que es hoy una de las iglesias más bellas de Zamora y el monumento más destacado de la ciudad. Aquí convergen las principales calles de Benavente, en la que la iglesia funciona como rotonda.

Seguimos hasta la Plaza Mayor, como tantas otras castellanas, está porticada y presidida por el Ayuntamiento. Aquí también se encuentra la Iglesia de San Juan del Mercado (siglo XII-XVI). Esta joya románica, posee tres portadas y un el tímpano donde se representa la Adoración de los Magos. En el interior destaca las pinturas del ábside central y su retablo hispano-flamenco.

Detrás de la plaza tenemos el Hospital de la Piedad (siglo XVI), fundado por Don Alonso Pimentel como hospital de peregrinos. En él llama la atención su bella portada renacentista con influencias góticas. Un altorrelieve representa La Piedad, flanqueado por los escudos de los fundadores y una concha que lo identifica como descanso del peregrino. En su interior se encuentra el sepulcro de Don Juan de Pimentel, sobrino del fundador.

Tras pasar por la Oficina de Turismo, nos recomendaron pasarnos por Casa de Solita, un palacete burgués de 1904. Tras su restauración se ha convertido en un centro cultural, en el que podemos ver una interesante decoración modernista.

Más información

Turismo de Benavente: http://www.turismobenavente.es

Dónde comer

Los más recomendables:

  • El Ermitaño (N-630 Benavente a León): merece la pena desviarse de la carretera para comer en este restaurante. Entorno muy bien cuidado y comida exquisita, eso si barato no es.
  • Taberna de Bode (Plaza Grano, 8): lugar para comer de tapeo, calidad-precio muy recomendable.

Dónde dormir

Si quieres conocer la provincia de Zamora y hacer noche en Benavente, aquí te dejamos los mejores alojamientos de la zona:


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas