Revista Espiritualidad

Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Por Ktikaa @XKRedes
Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305
Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305Puede tener la belleza mejor trato que con la honestidad? Ofelia.
Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305
LA LOCURA EN LOS GRANDES NO DEBE DEJAR DE VIGILARSE...
Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305
Oír con los ojos es una de las agudezas del amor.
SER O NO SER ESTA ES LA CUESTIÓN.
Ser o no ser, esta es la cuestión: 
Si es más noble sufrir en el ánimo los tiros 
Y flechazos de la insultante fortuna o 
Alzarse en armas contra un mar de agitaciones 
Y desafiándolas acabar con ellas 
Morir: dormir, 
Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Nada más. Y con un sueño decir que acabamos 
Con el sufrimiento del corazón y los mil golpes 
Naturales que son herencia de la carne 
Esta es una consumación piadosamente desviable 
Morir, dormir 

Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

A transitional moment por Bentolman
Dormir y tal vez también soñar 
Si ahí está el tropiezo 
Pues tiene que preocuparnos ¿qué sueños podrán llegar? 
En ese sueño de muerte cuando nos hayamos desecho de este 
Embrollo mortal he aquí el pensamiento que nos hace tan 
Interminable el infortunio.

Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Pues quien soportaría los latigazos e insultos del tiempo 
El agravio del opresor, la burla del orgulloso 
Los espasmos del amor despreciado 
El retraso de la justicia la insolencia del poder supremo 
Y las patadas que el paciente merito recibe del indigno 
Cuando incluso uno mismo podría procurar ser 
Eterno reposo con un simple puñal 
Quien aguantaría cargas 
Gruñendo y sudando sin cesar bajo el peso de la vida 
Si no fuera porque espera que haya algo después de muerte 
El país sin descubrir de cuyos límites ningún viajero regresa jamás 
Desconcierta la voluntad y nos obliga a soportar los males 
Qué día y noche nos afligen antes que lanzarnos a otros 
Que desconocemos 
Así la conciencia nos convierte a todos en cobardes 
Y así el colorido natural de la resolución se debilita 
Por la pálida tonalidad del pensamiento y las empresas 
De mayor importancia y empuje por esta consideración 
Incluso tuercen su curso y pierden el nombre de acción. +


Hamlet +
Hamlet, 3, I William Shakespeare 
Estamos hechos de la misma materia que los sueños y nuestra pequeña vida termina durmiendo
Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

No enciendas tanto la hoguera contra tu enemigo que alcance a quemarte
Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Tan a destiempo llega el que va demasiado deprisa como el que se retrasa demasiado.

Algunas caídas son el medio para levantarse a situaciones más felices
Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305
Yo podría estar encerrado en una cáscara de nuez y sentirme rey de un espacio infinito
El amor no prospera en corazones que se amedrentan de las sombras
Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Si empiezo a desconfiar de mi suerteestoy perdido,pues tengo ideas cada vez menos atrevidas.Pero cerca, aquí cerca el lobo aúlla, despertando al mal hombre,al mago bueno. 
Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Con un corazón que no puede cumplir más promesas ya.Los genios son buenos servidores y malos amos.Si les has visto primorosos caíste en el lazo.Tu bolsillo es más profundo que su gracia y calcular su coraje puede llevarme la vida a un corazón que no puede cumplir más promesas ya.
Yo te saqué un día de allí y me encadené.Te obedecí hasta donde pude mi genio amor.Me pude apartar de tu corazón en otro crimen más y me alejé de tu seducción y tu dulce voz.... Tu dulce voz.
Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305


Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Littlelea


Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Dragriff


Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305
Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305

Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305


PARÁBOLA DEL TRIÁNGULO

Óscar Hahn
(Chile)

Había una vez 
dos ángulos inferiores 
que planeaban eliminar
al ángulo superior 
Olvidaron sin embargo
un principio elemental
Ningún triángulo puede existir
con dos ángulos 
Perpetrado el crimen
y como era de esperar
el triángulo completo
desapareció del mapa 
Y con él los victimarios
En el diseño del universo
nadie está libre de cavarse
su propia tumba.

Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos #23,001305


EL FONENDOSCOPIO

Susana Barragués
(España)

El fonendoscopio es el único instrumento capaz
de situar la subterránea tristeza del corazón.
Plantaciones de margaritas, cubiteras de hielo,
obuses rojos, se descubren con increíble asombro
al. amplificar el sonido de adentro.
El ahogo de algunos corazones irrecuperables
se detecta en los oídos como un pitido débil,
mientras que los corazones con amplios espacios
de hierba retumban en los tímpanos durante horas.
El fonendoscopio permite detectar la hondura roja
y los soplos de viento en el corazón.
La existencia de viento en el latido puede deberse
a muchas causas: dormir sobre caballos alados,
encerrarse en una habitación con tres mil 
mariquitas voladoras, rozar una mano 
con la yema de los dedos.
Para los corazones empeñados en hacer viento,
el riesgo de locura y de abandono es alto,
dado el desequilibrio que supone tener siempre
gente volando por el corazón. 
Auscultar las máquinas tragaperras, los buzones,
las ventanas del tren. Ir escuchando corazones de gente
por las calles, en las multitudes, en los amontonamientos.
Poner el fonendoscopio en las manos, en la espalda,
en las puertas, en los labios, para atender al ruido de adentro*. 
Situar el fonendoscopio sobre tu respiración,
sobre tu calma, para diagnosticar la descorazonada tristeza
de tu cercanía.
*Raúl Vacas Polo: El ruido de adentro






También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :