Revista Coaching

Salir de la zona de confort: La valentía para seguir creciendo

Por Kikeforo

Estás en casa, relajado, sin tener que hacer determinadas tareas en tu trabajo, que tantos esfuerzos te cuestan habitualmente por novedosos y complicados. O te encuentras con amigos, en ese bar al que rutinariamente acudís y en el te encuentras a gusto. Puede que también puedas imaginarte a ti mismo cogiendo la bicicleta y hacer esos 45 minutos por la misma ruta de siempre, con el mismo esfuerzo de siempre. Esas son tus zonas de confort. Principio del que partimos en este artículo: la zona de confort es territorio enemigo.

Tras leer esto, podemos pensar qué tiene esto de malo. Intrínsecamente nada. Nos mantenemos seguros y en nuestros hábitos cotidianos. De hecho, esto tiene un parte adaptativa, somos seres vivos de hábitos y esto nos ayuda el funcionar cotidianamente.

salir de la zona de confort

DEFINICIÓN DE ZONA DE CONFORT

¿En realidad, como se definiría? Esta es el conjunto de creencias y acciones a las que estamos acostumbrados, y que nos resultan cómodas. Aquello que está dentro de nuestra zona de confort lo podemos hacer muchas veces sin mayor problema y no nos produce una reacción emocional especial; en cambio, lo que está fuera de nuestra zona de confort nos incomoda, nos produce un cierto rechazo, nos provoca ansiedad o nerviosismo, nos da palo. Todos tenemos una zona de confort que precisamente tenemos porque estamos a gusto, estamos adaptados a ella y la seguimos manteniendo, además en ella tenemos un mínimo grado de eficacia, si no no la mantendríamos.
Sin embargo es por esto que recordemos la frase la zona de confort es territorio enemigo. Si continuamos sin salir nunca de esta zona, vamos a seguir pasándonos exactamente las mismas cosas que nos seguían pasando. Vamos a dejar de aprender , a dejar de movilizar recursos personales, a no aprender conductas nuevas que podamos necesitar. Fijémonos ahora en el eslogan de la foto, “fuera de la zona de confort es donde la magia sucede”.

CÓMO SUPERAR LA ZONA DE CONFORT

Un verdadero proceso de desarrollo personal está vinculado a relacionar cosas que ya podemos tener presentes en nuestras conductas, lo que en psicología clínica se llama RBC (Repertorio Básico de Conducta). Piensa en una situación concreta que te gustaría superar, como la de ese chico que conoces de vista y tanto te gusta, al que nunca has hablado por la inquietud de ser rechazada, o esas reuniones con colegas de profesión a las que nunca has ido por el miedo a no estar a la altura. Hazlo. Ya, mañana, esta semana, con valentía. Tras ello pregúntate:

- ¿Cómo me sentí al comenzar a hacerlo? ¿Cuáles fueron mis emociones?

- ¿Fue tan fiero el león como lo pintaba? ¿Lo hice de forma adecuada? ¿Si lo hago más veces, podré hacerlo mejor?

- ¿Qué cosas puedo aprender para hacerlo incluso mejor la próxima vez?

- Y, sobre todo, ¿qué impresión guardo de mi mismo por haberme atrevido a hacer eso que tanto miedo me daba?

[email protected] [email protected], quedémonos con esto. Fuera de nuestra zona de seguridad es donde vienen las sorpresas y las buenas noticias. Salir de ella cada cierto tiempo nos hará movilizar recursos y, en definitiva, ser mejores.


Volver a la Portada de Logo Paperblog
Por  Marcos Carmona
publicado el 10 febrero a las 08:04

Nunca se insiste bastante sobre esto: hay que salir nuestra zona de confort. Where magic happens, como dice mi amigo Angel Alvarez :)