Revista Cine

Sean Penn (o su celebrity) en el póster de "This must be the place"

Publicado el 23 junio 2011 por Fimin

Paolo Sorrentino, Sean Penn, Francesc McDormad y David Byrne. ¿Que más decir? El responsable de "Las consecuencias del amor" e "Il Divo" se unía a dos emblemas de Hollywood (además de contar con el rostro y la música del cantante de "Talking Heads"), para contarnos una historia sobre un viejo rockero y su particular nexo familiar. Era de esperar, hay quién compara al bueno de Sam, perdón, Sean, con Robert Smith, pero hay quién lo compara también con Carmen de Mairena. "This must be the place," ridícula o maravillosa, está es la cuestión....después de su polémico paso por Cannes, llega su alucinante póster. 

¿De qué va?

Cheyenne es una antigua estrella de rock. Con 50 años, conserva una imagen gótica y vive de sus derechos de autor en Dublín. La muerte de su padre, con quien no se hablaba le llevará a Nueva York. Descubre que su padre tenía una obsesión, vengarse de una humillación de la que había sido víctima. Cheyenne decide continuar esa misión y realiza, a su propio ritmo, un viaje a través de América.

¿Quién está detrás?

Paolo Sorrentino, santo y seña del cine italiano contemporáneo y responsable de "Las consecuencias del amor" e "Il Divo," dos de las mejores películas que el cine europeo nos ha brindado en la última década. El magnífico retrato de Giulio Andreotti le reportó el Gran Premio del Jurado en Cannes en el 2008.

¿Quién sale?

Sean Penn, unos dicen en plan Robert Smith, otros en plan Carmen de Mairena....aunque una imagen, dicen también, vale más que mil palabras. Le acompaña la mujer de Joel Coen, Francesc McDormad y el cantante de Talking Heads, David Byrne.

Algo así como

"Flores Rotas" + "La Caja de Música" + "Corazón Rebelde" + "Forrest Gump"

La prensa opina

Luis Martínez de El Mundo nos transmite su decepción: "una de las más graves, engoladas y afectadas propuestas que han pasado por Cannes. (...) 'This must be the place' arranca tan alto, emocional y dramáticamente, que cualquier progresión conduce necesariamente al suelo. Y en efecto, se estrella. Lástima."

Al igual que Sergi Sánchez en La Razón: "Sean Penn hace el ridículo. Es pura caricatura en un filme que nunca sabe dar con el tono apropiado, entre lo cómico y lo surrealista, entre lo trivial y lo pretencioso."

La guinda en este caso la pone el particular estilo de Carlos Boyero quién escribe en El País que "se supone que los nuevos personajes que van apareciendo desprenden el presunto lirismo y desarraigo del cine de carretera y que las aventuras de este lánguido perseguidor son excéntricas y fascinantes. El supuesto encanto nunca me contagia. El protagonista me cae mal desde el principio y todo el rato estoy viendo a Sean Penn interpretando a un payaso sofisticado. Las pretensiones de Sorrentino son muy grandes pero el resultado se acerca a la vacuidad. Es tan transparente su obsesión por la estética que se olvida del contenido."

No así E. Rodríguez Marchante en ABC quién asegura que "esta composición es lo mejor de la película, los andares de preso que arrastra una bola, su manera de mascullar preguntas y respuestas llenas de retales roídos de ingenio, su triste modo de reírse de sí mismo y sus alrededores y contradicciones"

Entre la prensa internacional, tampoco ha calado demasiado hondo la arriesgada propuesta de Sorrentino pero hay de todo:

Por ejemplo, Jay Weissberg en Variety se muestra efusivo: Las credenciales 'cool' de Sorrentino están bien establecidas, pero se ha ganado el derecho para ser considerado 'cool' de una forma completamente diferente con "This Must Be the Place," un film que nos llega con ternura, humanidad y respeto de una forma que no han sido capaces maestros de la talla de David Lynch y Quentin Tarantio. Rara, hilarante y conmovedora"

Al igual que Peter Bradshaw en The Guardian: "Es una divertida odisea americana. This Must Be the Place no es mi película favorita de Sorrentino pero sin duda, hace hoinor a su incursión en la sección oficial únicamente por la gloriosa aprición de Byrne."

Nick James también coincide en Daily Telegraph y hace un guiño al amigo 'Lars' afirmando que "dado el escándalo de Lars Von Trier, alguien podría desaprovar el uso del holocausto con tanta iluminación en el film, no es mi caso. This must be the place demuestra que sean Penn puede demostrar su talento sea como sea"

VEREDICTO

Nos lo brinda Fabian Lemercier en Cineuropa: "Paolo Sorrentino sorprende a admiradores y detractores adoptando en This Must Be the Place una puesta en escena más pensada, en las antípodas de las piruetas de sus películas anteriores. Esta fluidez que se expande en los grandes espacios norteamericanos está captada magníficamente por la fotografía de Luca Bigazzi, colaborador del director, cuya permanente inventiva se convirtió en una marca de fábrica, a veces desbordante, pero siempre estimulante. La película divierte en ocasiones y no da ningún paso en falso al tratar el delicado tema del Holocausto, abordándolo sin dolor, con ángulos clásicos (raros extractos de cartas con voz en off, diapositivas...) y otros más iconoclastas (el cazador nazi en busca de los millones de dientes de oro y un final muy fuerte que es preferible mantener en secreto). Al lograr renovarse y al trazar su camino en los Estados Unidos con un Sean Penn en la cumbre de su arte para una producción europea en lengua inglesa, el audaz Paolo Sorrentino alcanza una nueva libertad creativa y ofrece al público una obra que gana progresivamente en profundidad al tiempo que se mantiene fiel al excéntrico espíritu del rock and roll."


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas