Revista Cine

[Sección Literatura]: Reseña: Cinéfilos de biblioteca

Publicado el 10 junio 2013 por Despiram @FrikArteWeb

Hoy vamos a hablar de la literatura en el cine, concretamente de los libros que han sido llevados a la gran pantalla, ya sea por su éxito literario, o directamente por la pereza y falta de ideas propias de los guionistas; no en vano tenemos el caso de escritores a los que cuando escriben un libro, ya se les compran los derechos para llevar la obra impresa al celuloide… En fin, cosas de Hollywood.

La nómina de libros llevados al cine es tan extensa que ocuparía varias paginas recopilar la lista entera, pero vamos a dar solamente algunos nombres: El Nombre de la Rosa, El Padrino, El Silencio de Los Corderos, Bailando con Lobos, La Lista de Schindler, El Resplandor, El Turista Accidental… Todos son libros que, con mayor o menor fortuna, fueron llevados al cine.

Para entrar en materia, empecemos a hablar de nuestro primer libro de hoy: Alguien Voló Sobre el Nido del Cuco, publicada en 1962 por Ken Kesey, que consiguió con esta obra el mayor éxito de su carrera, valiéndole la celebridad mundial al ser llevada al cine. En Alguien Voló…., el ex-delincuente Randall Patrick McMurphy, un ex combatiente de la guerra de Corea, simula trastornos psíquicos para eludir su condena a trabajos forzados. Internado en un hospital psiquiátrico, comenzará una dramática lucha contra los sistemas tiránicos del centro, personificados en la enfermera Ratched. Básicamente la adaptación realizada por Milos Forman para la pantalla de la obra de Kesey respeta todos los datos básicos y necesarios para la normal comprensión de la historia, diseccionando extraordinariamente a la sociedad actual, en que la fina línea entre cordura y locura se sobrepasa más veces de las que pensamos, y la condición humana y su búsqueda de la libertad por encima de todo. Es de destacar la gran labor de Jack Nicholson en el papel de McMurphy, esto me lleva a recomendaros que, si no habéis visto todavía la película y tenéis la oportunidad de leer el libro, lo hagáis; si lo hacéis al contrario os será imposible ver al McMurphy del libro sin recordar a cada momento la mirada demente y desasosegante de Nicholson.

Continuemos con algo de literatura española: Los Santos Inocentes, de Miguel Delibes. Si alguien ha sido capaz de relatar la humillación de la clase rural, de los inocentes del título, el sometimiento al amo, con el fondo espléndido de la tierra castellana, ese no es otro que Miguel Delibes, que publicó este libro en 1981, y del que 10 años después, ya se habían sacado 43 ediciones, estamos hablando de 1.000.000 de ejemplares. Y esa humillación se plasmó magníficamente en imágenes gracias a la labor del director Mario Camus, que supo sacar todo el partido a grandes actores como Alfredo Landa, alejado definitivamente de sus papeles tontorrones de las comedias de los años 70, y de Paco Rabal en una interpretación de la que ya no nos sorprendió su perfección, a la que nos tuvo acostumbrados durante toda su carrera, acompañados también por otros grandes actores como Terele Pávez y Juan Diego. En resumen, una obra realista, poética y trágica que contiene algunas de las mejores páginas que el gran novelista de Valladolid ha dedicado a estos temas; un gran libro para una gran película.

Y para terminar hablaremos de un estupendo libro de aventuras, como es Tuareg, de Alberto Vázquez-Figueroa, y sobre la base del cual se gestó la película del mismo nombre, dirigida por el gran director italiano Enzo G. Castellari, e interpretada por ese chico de ojos azules que responde al nombre de Mark Harmon. Tuareg narra la historia de Gacel Sayah, uno de estos tuareg, los hijos del desierto, amo absoluto de una infinita extensión de desierto en el norte de África. Debido a las proverbiales y sagradas leyes de la hospitalidad del pueblo tuareg, Gacel acoge a dos fugitivos procedentes del norte, lo que se convierte en el punto de partida de una gran aventura.

Podríamos seguir horas y horas, pues como decíamos al principio, la lista es casi interminable, pero tiempo tendremos para seguir desgranando más películas, y más libros, porque como hemos convenido últimamente, a la gente que le gusta el cine también tiene que leer, es totalmente compatible… Nos vemos en los cines, en las bibliotecas, o donde vosotros queráis, a mi me da igual…


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas