Revista Cocina

Seitán casero con sabor a chorizo al vino blanco para ñus

Por Lapastanoengorda

Holi. Tiene un nombre más que seductor eh, no podría hacer una receta de seitán sin mencionar a las máximas representantes de este alimento en este país: Hijas de seitán. Pásate por su blog, leelo entero y mándales mensajes diciendo que sigan haciendo recetas con educación y respeto. Bueno, allá va la receta de seitán casero con sabor a chorizo, a tope. Esta receta es para sorprender a los ñus y enseñarles cosas.

Lo primero es lo primero, no es que sea yo muy de seitán por mis hipocondrias y hay gente por ahí que dice que no es del todo bueno por su textura y su efecto inflamatorion sobre los intestinos, yo no voy a decir que sea bueno ni malo pero creo que no es algo para consumir habitualmente, su precio tampoco es para consumir habitualmente pero como te voy a enseñar a hacerlo en casa puedes despreocuparte por el dinero y gastártelo en pamelas para ir a la playa.

Cuando empecé a ser vegetariano intentaba sustituir todo lo que comía anteriormente con seitán por lo de las proteínas y su parecido teórico a la carne, de todo se aprende y con el tiempo te das cuenta de que no hace falta comer lo mismo que los omnivoros en versión vegana, si no se te ocurren ideas para cocinar, pues tienes este blog con recetas organizadas maravillosamente por categorías #autospam. Por otro lado, de las proteínas he aprendido que es una tontería y la gente vegana no tiene falta de proteínas en nuestra sociedad, no te agobies por eso.

Bueno que voy eh. Coge dos tazas de gluten de trigo, una taza de agua y una taza de vino blanco, tira todo en un gran recipiente y manoséalo como si tuvieras a alguien detrás agarrándote por la cintura como en Ghost. Luego añade mucho pimentón y aroma de humo en polvo de la tienda a granel que tengas más cerca de tu casa, estos dos ingredientes son muy importantes. También puedes añadirle sal y además te lo recomiendo.

Creo que la clave para que quede bien hecho el seitán es no manosearlo demasiado para que no quede tan compacto con una densidad y textura tipo piedra. Menea lo justo, luego la mayoría de gente lo envuelve en plástico y lo pone a cocer, pero yo lo meto sin protección ninguna, creo que en este caso el plástico no sirve de nada y así gastas menos. Hijas de seitán lo envuelven en una tela para darle forma, pero a mí me gusta que el destino me sorprenda dándole la forma que considere oportuna a algunas cosas, como al seitán casero, que por cierto me quedó con una forma muy guay para hacer filetes. Hay que cocerlo 20 minutos o así.

Una vez que esté cocido escúrrelo en el mismo cacharro que la pasta, la que no engorda y no lo toques que quema. Cuando no puedas más, puedes cortarlo sobre una tabla en trocitos para hacer pinchos morunos, no nos engañemos, yo primero lo salteé sin pinchar en los palos para que se hiciera bien por todas partes. Los palitos son puro postureo para que quede bien en la foto, puedes omitirlo si no tienes.

La clave para que sepan a chorizo es la siguiente, bueno, en realidad son más de una, pero fáciles, no preocuparse. Primero pica ajo muy fino y fríelo en aceite hasta que esté bien tostado, luego lo apartas y si quieres te lo comes o lo dejas por ahí, luego salteas el seitán y cuando esté bien dorado, echas un buen chorrazo de vino blanco en la sarten, añades pimentón y salsa de soja, así hasta que se consuma. Una vez hecho esto, coges los trozos mientras te quemas y los vas pinchando en palitos para hacer la foto, colgarla en stories y etiquetarme.

Pues ya está. Muak!

Seitán casero con sabor a chorizo al vino blanco para ñus

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas