Revista Comunicación

Servicios editoriales: más allá de la corrección, la traducción, la maquetación y el diseño

Publicado el 04 diciembre 2013 por Marianaeguaras @MarianaEguaras

 

Con la entrada Qué es la consultoría editorial como puntapié inicial, los últimos posts los he dedicado a explicar en qué consiste esta labor. Ya escribí sobre algunos de los aspectos legales de la edición, como los contratos de edición abusivos y la página de créditos, y hoy quiero abordar los servicios editoriales, que abarcan más tareas que los servicios editoriales “estándares” —por llamarlos de algún modo—; es decir, aquellos servicios más reconocidos en el universo de la edición de publicaciones, como la corrección ortográfica y de estilo, la traducción, la maquetación y el diseño de cubiertas.

Este tipo de servicios editoriales son los que habitualmente ofrecen todas las empresas de servicios editoriales, la casas editoras (que lo hacen cada vez más como forma de obtener ingresos extras a la venta de sus libros) y los portales de autoedición a los autores que desean publicar sus creaciones en sus plataformas.

Sin embargo, hay más labores y trabajos que a veces no son tan conocidos o destacados y que también forman parte de los denominados servicios editoriales. A saber:

  • Corrección tipográfica: aparte de la corrección ortográfica y de estilo, también existe la corrección tipográfica, corrección de pruebas o corrección gráfica que es posterior a la maquetación o puesta en página y consiste en revisar la composición de toda la publicación en búsqueda de erratas, verificar viudas y huérfanas, identificar sílabas repetidas al inicio de línea y la separación correcta de palabras, corroborar el tipo y cuerpo de los diferentes niveles de textos como también de los índices y la numeración de página, entre otros aspectos. La corrección ortotipográfica es aquella que combina ambas correcciones y para distinguir en qué consisten cada una sugiero la lectura del artículo Ortotipografía, tipografía y corrección. Para aclarar conceptos.
  • Redacción y ghostwriting: ghostwriter es la forma elegante de llamar a quien escribe en la sombra, el autor más conocido como “negro”, el escritor fantasma. Este es un servicio que brinda un escritor profesional que redacta textos y escribe libros que firmará otra persona y por los cuales no recibirá regalías. Desde que Internet llegó a nuestras vidas, también es parte de los servicios editoriales la redacción web, cada vez más requerida debido a la necesidad de dotar a las páginas web y blogs de contenidos originales y periódicos, además de la redacción creativa, ligada al ámbito de la publicidad.
  • Coordinación editorial: consiste en gestionar toda la elaboración de una publicación. Se trata de coordinar el trabajo de todos los profesionales que participan en el proceso de edición, de controlar los tiempos de puesta en marcha y entrega del trabajo y velar por la calidad de cada uno de los procesos. Esta coordinación puede incluir la gestión de algunos de los servicios editoriales tradicionales o más tareas como la impresión, la distribución, la promoción y la prensa, entre otros.
  • Diseño editorial: que trasciende al diseño de la cubierta de un libro. Desarrollar el diseño de una publicación, una colección o la maqueta base de una publicación puede ser un trabajo complicado, en especial en periódicos, revistas y libros ilustrados y técnicos o científicos. Es un quehacer que no solo requiere de conocimientos gráficos sino también de conocimiento de los mecanismos propios de la edición ya que el diseño editorial debe responder a necesidades estéticas pero también adaptarse al contenido y facilitar el trabajo con él.
  • Informes de lectura: relacionado de forma estrecha con los libros porque es el servicio que analiza los aspectos literarios y comerciales de una novela o texto para saber si es viable su publicación; es un informe que realiza un lector profesional para evaluar si un manuscrito es publicable o no y la potencialidad que este tiene en el mercado editorial.
  • Recursos gráficos: relacionados con la fotografía, la ilustración y los elementos gráficos en general (por ejemplo, 1 y 2). Estos servicios pueden consistir en que un ilustrador realice un dibujo, una infografía o un sistema icónico como la realización de una sesión fotográfica, incluso la adquisición de material gráfico a través de bancos de imágenes. A diferencia de lo que sucede con las revistas y los periódicos, este suele ser un servicio no muy considerado si hablamos de libros, hasta que llega el momento de diseñar la cubierta.
  • Impresión: aunque la empresa o los profesionales que brindan otros servicios editoriales no posean una imprenta, se suele ofrecer este servicio; básicamente, para facilitarle la vida al cliente y así este tiene un tema menos del cual ocuparse y centra todo el proceso de creación y edición de una publicación en un solo profesional o empresa.
  • Edición digital: los servicios editoriales tradicionales también se han volcado al ámbito digital. Así, el diseño, la maquetación la corrección ortotipográfica se aplican a ebooks, libros enriquecidos y apps. Sin embargo, este tipo de producto requiere de otras habilidades que no provienen de la formación en el sector editorial sino, por ejemplo, de la programación con lo cual el espectro de los servicios editoriales se ha extendido a otras profesiones.
  • Prensa y marketing: debido a la necesidad de visibilidad que tiene un producto o servicio —sea en el ámbito online como offline— las acciones de prensa, difusión, promoción y comunicación también comenzaron a formar parte de los servicios editoriales que se ofrecen en la actualidad. Dentro de esta área se encuadran los servicios de community management, que abarca bastante más tareas y responsabilidades que la gestión de las redes sociales y la presencia del cliente en la web.

Servicios editoriales - MarianaEguaras.com

 

El conjunto de los servicios editoriales permite brindar un servicio integral al cliente y resolverle necesidades de comunicación que van más allá de la simple consecución de los servicios. Trabajar en equipo y con profesionales idóneos en cada una de estas materias es la mejor forma de llevar adelante y concluir un producto editorial de forma satisfactoria.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog