Revista Cultura y Ocio

Simbología de los carruajes en la obra de Jane Austen: 'Orgullo y prejuicio'

Publicado el 17 febrero 2018 por Carm9n @Carmenyamigos
Simbología de los carruajes en la obra de Jane Austen: 'Orgullo y prejuicio'

Según afirmaba Kirsten Olsen, "podemos decir con seguridad que menos de 1 de cada 100 personas poseía un carruaje y que menos de 1 de entre 160 poseía el tipo de carruajes que asociamos con los personajes de Austen". Y es que en realidad, la mayoría de la gente en la época de la Regencia en Inglaterra solía viajar usando el transporte público, los stagecoaches. Pero los personajes austenitas, como decimos, lo hacen principalmente en carruajes privados.


Tras las dos entradas anteriores sobre los carruajes en Sentido y sensibilidad y Persuasión, hoy es el momento para Orgullo y prejuicio.
Un carruaje privado viajaba a una media de once o doce kilómetros (siete u ocho millas) por hora. Pero esto solo si uno era rico y tenía carruajes ligeros y poseía caballos veloces. Cuando el Mr. Darcy hace referencia a un viaje de unos ochenta kilómetros, diciendo que es, "poco más de medio día de viaje. Sí, puede decirse que es una distancia muy fácil", Elizabeth le responde haciendo referencia a la relatividad de los términos lejos y cerca dependiendo de si se tiene o no la fortuna necesaria para garantizar las comodidades del viaje.
El dinero es una fuerza motriz en la vida de los personajes de Austen, especialmente de las mujeres que dependen de un buen matrimonio. Cuando la Sra. Bennet se entera del compromiso de Elizabeth con el Mr. Darcy, exclama: "¡Oh! ¡Mi dulce Lizzy! ¡Qué rica y qué poderosa serás! ¡Cuánto dinero, joyas y carruajes tendrás!".
Lady Catherine de Bourgh conduce un phaeton, a menudo con su enferma hija como pasajera. Lady Catherine es única en el sentido de que ella es la única propietaria de un phaeton en las novelas de Austen. 
Simbología de los carruajes en la obra de Jane Austen: 'Orgullo y prejuicio'
PHAETON
Un phaeton era un carruaje de cuatro ruedas extremadamente moderno. El asiento del carro era muy alto y había espacio para dos personas para sentarse. Un phaeton no requiere cochero. La propia Lady Catherine de Bourgh conduce el carruaje, mostrando su poder e independencia. A diferencia de la Mrs. Croft, que, como vimos en la entrada anterior, a veces toma las riendas de su gig, Lady Catherine no tiene marido y asume el rol masculino del conductor. El asiento del phaeton era alto, colocando a Lady Catherine y su hija físicamente por encima de los demás. Esto es de los más apropiado para ella pues Lady Catherine se considera que sí misma y a su hija superiores a todos los demás. Pasa gran parte de su tiempo despreciando a los demás e instruyéndolos en todos los asuntos de sus vidas. Pero Elizabeth no se deja impresionar e incluso se niega a responder a algunas de sus preguntas, como cuando le pregunta sobre el carruaje de su padre. y cuando Lady Catherine y su hija se dignaban pasar por la casa pastoral en el phaeton, Elizabeth exclama de la emoción, "Y esto es todo ? ... Esperaba al menos que los cerdos estuviesen en el jardín, ¡y aquí no hay veo más que a Lady Catherine y a su hija!". Elizabeth preferiría ver cerdos que a Lady Catherine. Ni la ostentación del phaeton la deja impresionada. Por otro lado, cuando Mr. Collins quiere enfatizar la riqueza de su patrona así como su conexión con ella, le dice a Elizabeth: "Su señoría dispone regularmente su carruaje para nosotros. Debo decir que uno de sus carruajes, pues su señoría tiene varios". Lady Catherine es obviamente muy rica, y una de las representaciones físicas de esa riqueza son sus múltiples carruajes. Sin embargo, y para su enojo, su riqueza, sus carruajes y sus sentimientos de superioridad no tienen el mismo efecto en Elizabeth que en el resto de sus acompañantes.
Los Bennet tienen un carruaje aunque no se especifica en la novela de qué tipo. Quizá fuese uno cubierto con capacidad para seis u ocho personas, al ser una familia grande. Lo que indica a las claras que no son una familia rica es que no tienen caballos exclusivos para tirar del carruaje. Este es uno de los motivos de que, cuando Jane es invitada a Netherfield, lo haga a caballo. No hay caballos disponibles y habría que pedir los de la granja dedicados a las labores del campo. Este hecho contribuirá felizmente, como bien sabemos, al acercamiento de posiciones entre Jane Bennet y Mr. Bingley y a un conocimiento más cercano entre Elizabeth y Mr. Darcy.
¡Gracias por la visita!
Fuente: Carriages and Mobility in Jane Austen’s Novels, by Hilary Strauch
Próxima entrega: Simbología de los carruajes en la obra de Jane Austen: 'Northanger Abbey' y 'Mansfield Park'
¡Gracias por compartir!

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista