Revista Espiritualidad

Sobre David y Goliat

Por José Luis Cano Gil - Psicoterapeuta

Creo que sólo hay dos clases fundamentales de Psicología: la del Comportamiento y la del Corazón. En la primera podemos incluir las técnicas cognitivas y la psiquiatría, pues ambas quieren modificar las conductas. De la psicología del Corazón (dinámica, de los sentimientos) hay, a su vez, varios tipos: 1) "Light", que explora los conflictos del sujeto centrándose exclusivamente en él; 2) "Edulcorada", que hace lo mismo pero añadiendo algunos bálsamos o "distracciones" (espirituales, filosóficas...); y 3) "Ampliada", que examina el alma del individuoen relación a sus traumas familiares. Alice Miller representa, obviamente, a este último grupo. Los seguidores de las terapias dinámicas "ampliadas" o, simplemente, millerianas, sabemos que sólo este enfoque nos permite comprender sin tapujos las heridas secretas del corazón, causadas por la violencia visible o invisible de los nidos familiares donde crecen. Pero somos una minoría. Como David frente a Goliat. Así que la cuestión es: ¿podrá algún día David extender su sabiduría bajo el inmenso poder del Gigante?

En este blog lo intentamos. Y también otras personas. Como nuestro lector Neo, que compartió aquí recientemente un comentario al que me adhiero por completo:

"Qué gran necesidad hay de que la sociedad entera tome de una vez conciencia de este problema como se tomó conciencia del maltrato de pareja o del acoso escolar. Porque es el gran tabú silenciado y porque no sólo produce secuelas emocionales en los afectados sino en muchísimos casos también secuelas físicas en forma de enfermedades físicas generadas por años y años de estrés tóxico en situación de indefensión aprendida (enseñada). Sería necesario que este problema se hiciese público a gran escala. [la familia narcisista y el chivo expiatorio como fuente de neurosis adultas], [Por eso] me permito dejar [esta] información [...]:

* Rachel: Escape from narcissism
* Meredith Miller: Inner Integration
* Gema de Prada
* Neo Miller
* Alice Miller: La gran pionera. Todos sus libros.
* Marie-France Hirigoyen: El acoso moral.
* Nadine Burke Harris: Todo el vídeo pero en especial minutos 08:00 a 09:30: El ejemplo del oso.

[...] ¿Por qué no intentamos dar una gran difusión pública a este problema los que sabemos de él, para que la sociedad entera tome de una vez conciencia de este problema? [...] Seguro que pacientes en mejor estado que yo y grupos de psicólogos como vosotros y ellos podríais hacer una gran labor de difusión en medios públicos."

También éste es mi sueño, en efecto. No ya el de que esta clase de materiales (incluidos, p. ej., canales como Mireddays, artículos como los de Olga o míos, etc.) lleguen cada vez a más público general. Mi ilusión es, sobre todo, que el enfoque milleriano vayan calando poco a poco en psicólogos y otros profesionales del bienestar sanitario y social cada vez más poderosos e influyentes. Porque sólo ellos pueden contribuir decisivamente a mejorar la Psicología.

Ahora bien, la voz de David es muy débil y difícil de transmitir entre las legiones de Goliat. Por muchas razones:

  1. Los propios autores millerianos son escasos y sus ideas son, a veces, limitadas o contradictorias. Por ejemplo, la dedicación de algunos a la "crianza respetuosa" no suele enfatizar lo suficiente, en mi opinión, la necesidad crucial de la psicoterapia parental, sin la cual todo esfuerzo educativo puede ser infructuoso. Algunos autores mezclan las evidencias millerianas con ideas superfluas o incompatibles (p. ej., biologistas), lo que pueden confundir a algunas personas. Etcétera.
  2. Goliat suele combatir con falsedades muy extendidas los modelos que cuestionan la familia, porque ayudan a dispersar la atención social, indultar a los culpables, conservar el statu quo y controlar a las víctimas. De ahí el éxito abrumador de las teorías meramente conductistas, biologistas, etc.
  3. Muchos profesionales de la psicología sufren terribles resistencias internas ante el análisis milleriano. Por ejemplo, algunos terapeutas con hijospueden: 1) no haber resuelto jamás sus propios traumas con los padres; 2) sufrir profundos sentimientos de culpa por sus errores hacia sus hijos y miedo inconsciente al rechazo de éstos. Así, bloqueados por ambos conflictos, preferirán eludir el desafío limitándose a trabajar en la superficie de las cosas.
  4. Por nuestra condición mamífera y nuestra crianza traumática, la mayoría de gente sufre un pánico cerval a examinar las vergüenzas familiares y/o cuestionar el Cuarto Mandamiento. A mayor daño sufrido, más defensas, más autoengaño y más síntomas. Casi nadie soporta la orfandad básica, la soledad primaria, el reto de vivir en libertad. Por eso la mayoría de gente prefiere depender de consejeros, píldoras y sueños balsámicos.
  5. Los intereses politico-económicos, basados en el control y el dinero, rematan el asunto. Porque cualquier individuo que se libere de su familia tóxica se libera automáticamente de una sociedad igualmente tóxica. Lo que ningún político desea.

De modo que las huestes de Goliat llegan hasta el horizonte. Es verdad que la sociedad ha concienciado y lucha actualmente contra la violencia doméstica, el maltrato infantil, el abuso sexual, el acoso escolar, etc. También existe un movimiento de dignificación e integración de las personas con trastornos mentales, etc. Pero todo ello no se debe tanto, a mi entender, a una genuina comprensión de los problemas, cuanto a razones ideológicas y de "corrección" política. En el fondo, muy pocos quieren saber cómo, cuándo y dónde se incuban tantos maltratadores, abusadores, acosadores, adictos, fóbicos, depresivos, tdah's, pederastas, inadaptados y demás "trastornados" psíquicos de toda condición y gravedad. Casi nadie pregunta quiénes son, en definitiva, los responsables finales de tanto sufrimiento individual y social. Y no quieren averiguarlo porque, en el fondo, intuyen perfectamente la desagradable respuesta.

Por eso David, los seguidores de la "Terapia Ampliada del Corazón" (o sea, ni light ni edulcorada, sino milleriana) debemos seguir luchando sin descanso contra Goliat. Debemos difundir al máximo nuestras observaciones y experiencias. Animar a los psicólogos, psiquiatras, pedagogos, trabajadores sociales y médicos más abiertos a que realicen sus propios trabajos de introspección. Instarles a que vayan integrando poco a poco en sus labores un espíritu más psicoafectivo, más profundo, más humanista. Pedirles que se atrevan a ojear un poco -sólo un poco- más allá de lo aparente, vislumbrar lo subyacente (a veces obvio), descubrir el sentido oculto de tantas conductas y síntomas aparentemente "absurdos". Alentarles, en fin, a que vayan perdiendo el miedo a cuestionar terapéuticamente todo aquello que, precisamente por su toxicidad, jamás fue cuestionado.

Después de todo, la gente es como los niños. Se contagia del miedo de los profesionales. Gran parte del terror de las personas a enfrentar sus demonios, a conocerse a sí misma, etc., proviene del hecho de estar completamente solas. Casi nadie les enseña, les anima, les ayuda, les acompaña en la exploración de sus corazones. Sólo se les ofrece paliativos o evasiones. Pero si hubiesen cientos, millares de autores, expertos y terapeutas que, como Alice Miller, insistieran con toda naturalidad en que el análisis de las relaciones psicoafectivas concientes e inconscientes de las familias no sólo es bueno, sino indispensable para el feliz desarrollo de los niños y, sobre todo, para la maduración/sanación de las personas trastornadas, los miedos de mucha gente desaparecerían. Y entonces sabríamos que David ha sido por fin escuchado, que Goliat se ha hecho un poco más humano y que el mundo se ha vuelto más lúcido y valiente que nunca.

__

1. Lo mismo que los autores que comparten el llamado modelo del trauma(Fromm-Reichman, Sullivan, Bateson, Lidz, Arieti, Laing, Ross...) y/o la teoría del apego (Bowlby, Spitz, Robertson...). Aunque todos ellos provienen de contextos psiquiátricos, antipsiquiátricos o de psicología de la infancia, su enfoque es aplicable a todos los seres humanos. Porque todos los problemas "mentales" (o emocionales), ya se definan como neuróticos o psicóticos, no son sino grados de magnitud dentro de un mismo arco de sufrimiento.

2. Por ejemplo, tópicos como "no todos los niños maltratados desarrollan trastornos mentales", o "no todos los trastornados han sido maltratados". Ambos son muy fáciles de refutar. Respecto al primero, debemos recordar que el maltrato sólo es traumatizante cuando proviene de las personas más queridas por el niño, cuando sucede en ausencia de defensores y otras fuentes de amor para él, y cuando la violencia sufrida (visible o invisible) es lo suficientemente severa y prolongada a través del tiempo. Por otro lado, los trastornos resultantes no siempre son evidentes, sino que pueden ser latentes (esperando las condiciones para manifestarse), ocultados por el propio sujeto o mimetizados con la neurosis social. Sólo análisis cuidadosos pueden revelar todas estas informaciones. En cuanto al segundo mito, que "no todos los trastornados han sido maltratados", ello depende del rigor con que investiguemos la infancia de las personas. La mayoría de neuróticos y psicóticos niegan con todas sus fuerzas haber sido maltratados, porque lo reprimen (lo "olvidan") a toda costa para sobrevivir psíquicamente. Los perpetradores hacen lo mismo para eludir sus sentimientos de culpa y/o el rechazo social. Todo ello no prueba, naturalmente, que el maltrato infantil no haya existido. Para comprobarlo será necesario, una vez más, un análisis detallado caso por caso, y no sólo escuchando pasivamente las versiones "oficiales" (es decir, defensivas, neuróticas) de las personas, sino indagando activa, suave y precisamente en todo aquello de lo que la gente no quiere hablar. Renunciar deliberadamente a este esfuerzo por miedo, pereza o intereses creados es, a mi juicio, muy deshonesto. ▲

Para saber más:
La familia narcisista: una fábrica inagotable de neurosis experimentales - Dr. Sergio Oliveros
El chivo expiatorio: un producto del narcisismo familiar - Dr. Sergio Oliveros
¿Qué es una terapia milleriana? - Olga Pujadas
¡Leed a Alice Miller! - José Luis Cano


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :