Revista Cultura y Ocio

Sobre el oficio de escribir y otros consejos, Hernest Hemingway

Publicado el 03 septiembre 2013 por Diego Diego F Ospina @DiegO_OzpY

Sobre el oficio de escribir, Hernest Hemingway

Sobre el oficio de escribir y otros consejos, Hernest Hemingway

En las amarillentas páginas de este libro, más corto de lo que aparenta, se desnudan pensamientos y cartas escritas por el ilustre Hernest, que dicho sea de paso nunca quiso permitir que su correspondencia privada fuese a parar en las manos del público, de hecho el mismo se quejaba de los críticos de su tiempo alegando que estos deberían esperar hasta que el estuviese muerto para hacerle todo tipo de comparaciones y análisis psíquicos.

Siendo puntuales, cuando te encuentras ante este libro y sientes profanar aquello que tan celosamente fue guardado por su creador, sientes (en mi caso así sucede) un sentimiento que hace las veces de lastima y de fortuna, por un lado, como ser humano no quisiera que nadie nunca jamás llegara a lo profundo de mis pensamientos, esa fortaleza inexpugnable que solo me pertenece y en la otra cara de la moneda, es una suerte grande que aquellas notas se publiquen aunque póstumas y desautorizadas, tal vez aquellos genios literarios no imaginaron nunca la importancia que tendrían sus simples palabras para algunos individuos.

El peso del mundo sobre mí, me hace sentir como el  Atlas de los tiempos modernos, lucho cuanto puedo por asimilar la mayor cantidad de información posible, superar el nivel culturar promedio al que me condena este mundo, uno de los tantos mundos que hay, pues por lo visto existen 3 y yo vivo en el ultimo, curiosamente mis últimos escritores leídos han participado todos en guerras, hemingway en España.

Este año mi principal objetivo es el de convertirme en uno de esos magos de tinta y papel, de palabras y párrafos edificantes, de realidades más allá de todo horizonte físico, un argonauta de los mares infinitos de la imaginación humana y del serpenteante rió de sensaciones de la condición de mortal, esa es la razón por la que escogí ese libro por sobre otros (quería los consejos de un grande).

Sobre el oficio de escribir y otros consejos, Hernest Hemingway

Consejos

La vida del escritor es una vida solitaria: no esperes rodearte de multitudes que aclamen tus trabajos, las grandes obras universales se descubrieron como diamantes años luego de la muerte de su autor, nada te asegura el éxito instantáneo, transformar esa ausencia de acompañamiento en algo positivo te ayudara a enfocarte en lo que quieres plantear y a dónde quieres llegar.

Entre menos preocupaciones y más soledad mejor funciono: en armonía con el primer consejo que rescate de este libro, las constantes preocupaciones de la cotidiana vida doméstica deben de ser expulsadas de nuestro lugar de trabajo, la mesa de trabajo de un escritor es un lugar tan lejano en la memoria y la imaginación que solo el autor y quienes leen bien su obra alcanzan a vislumbrar, las preocupaciones nunca deben llegar a ese mundo.

Sobre el oficio de escribir y otros consejos, Hernest Hemingway

Nadie trabajar todos los días durante los meses de calor sin ponerse rancio: hay que tomarse el tiempo de asearse y vivir un poco, no ser un zombi de lápiz y papel (no tostarse los ojos frente al computador), el mundo más allá del escritorio tiene posibilidades que solo puedes explotar si sales y vives un rato.

Nunca se lo que va a suceder en una novela, a medida que avanza pasa lo que tiene que pasar: No se deben recargar los escritos de palabras resonantes, ni crear personajes tan increíbles que ni al autor convenzan, generalmente en el común de las cosas se encuentran maravillas muy creíbles pero poco vistas, los campesinos no irán al espacio y los vaqueros no montaran dinosaurios, todos hacen lo que deben hacer normalmente y solo se le agrega un poco de motivación a sus simples realidades, (esto me recuerda al realismo mágico de Márquez

Las dos necesidades categóricas de un escritor son la seriedad y el talento:

  • En cuanto al talento, para Hemingway es una lástima admitirlo pero no es cosa de todos, ni para todos, unos nacen escritores y otros poetas, algunos escritores y poetas a la vez y muchos hombres no son nada ni de lo uno, ni de lo otro.
  • En la seriedad, encontramos el compromiso, carácter, disciplina y prioridad, que el arte de escribir tenga en sus vidas

Todas las historias que continúan lo suficiente terminan en la muerte: esta es pues una premisa ineludible tanto para el lector, como para el escritor, no se puede narrar la historia de la vida sin la antagónica muerte acercándose más y más conforme se alarga el propio relato.

Los escritores son lo mismo que una espada, se forjan con la justicia: como dije en el post anterior el escritor no puede vivir de espaldas a la realidad social de su época.

Intentaba aprender a escribir por medio de las cosas más simples 

Las partes buenas de un libro pueden ser simplemente algo que el escritor tuvo la fortuna de oír por casualidad, o pueden ser el naufragio de su maldita vida

- una cosa es tan positiva como la otra. (Este es textual sacado del libro).

No se debe recargar el cerebro, no hay que trabajar forzado, Hemingway disfrutaba más de escribir cuando se despertaba en las mañanas a escribir, luego de un buen descanso nocturno, en las mañanas las ideas son más maleables que el aluminio.

Hay que re-leer lo escrito cientos de veces y mejorarlo, la creación literaria no es cosa de un día, en muchas ocasiones nuestro autor dejaba sus libros terminados por 2 o 3 meses para retomarlos luego y corregirlos con cabeza fría libres de influencias y con nuevas ideas.

Los críticos literarios no son más que vividores, necesitan de tu trabajo para comer y tienen que criticarte para comer algo en las mañanas, no esperes un buen trato y tampoco te creas lo que digan, un buen libro esta consumado cuando siquiera llega a una persona.

8.993600 -79.519730

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista