Magazine

SOMOS EL RESULTADO DEL CAOS. (El Estado contra el Individuo) 3

Publicado el 28 octubre 2020 por Jorge Maqueda @jorgemaqueda

Es bien sabido que en la naturaleza humana asienta el egoísmo: somos egoístas por naturaleza, además de vagos.  Si nos preguntásemos qué piensan las personas, qué esperan, en resumen podríamos decir que esperan un milagrohabiendo ya renunciado a los dioses; esperan que los grandes problemas se solucionen sin hacer ellos nada para que ocurra, ocupándonos de lo inmediato, de lo que nos concierne en primera persona: lo propio; sin prestar demasiada atención o ninguna y, generalmente ignorando aquello más universal y que nos concierne a todo, que es  mejor para el conjunto. Un conjunto, cuando hablamos de la sociedad, a la que despreciamos tanto como necesitamos.

 El ser humano no es otra cosa que un subproducto. Resultado final que siguió a lo quetodos llaman big bang, después de quela casi totalidad de la materia se aniquilase (materia – antimateria) a los pocos segundos de haberse producido. Origen este, el nuestro que bien nos define, cuando para crear algo nuevo lo hacemos siempre a partir de destruir lo anterior. Y aún así medramos, o lo intentamos. Tal vez esta naturaleza nuestra, egoísta y destructiva, ha hecho preciso crear las reglas que dominan nuestra existencia, de las que muchas veces, aún sin saberlo nos sentimos atrapados. Atrapados, como tortugas en las redes, redes tejidaspor el sistema, nuestro sistema, para protegernos de nosotros mismos (y al propio sistema) pero,que sin embargo, muchos padecemos como se padece un sarampión. Y ese padecimiento es patente en todo lo que hacemos o desarrollamos e incluso, en ocasiones, en la manera cómo nos comportamos con nuestro entorno, al punto de existir pasatiempos como la caza o los toros, donde sacrificamos aquello más puro, y que nos recuerda lo que podríamos ser, pero no somos: libres. Destruimos y esclavizamos animales porque lo vemos como algo natural, tan natural como puede verlo quien está ya demolido y vive esclavizado, además de reconocido por una moral adhoc.Es por ello, que sólo los que se den de baja de este sistema, podrán en algún momento aproximarse al origen, desandar en parte lo andado, hasta volver a aquel momento donde empezaron a tomar decisiones ilegitimas: las que la sociedad, familia o amigos esperaban que tomase, relegando las que deseaba, y que son las únicas que pueden llevar por el camino de una paz perdurable al individuo.

Somos animales sociales, pero nuestra naturaleza es violenta, y además, albergamos en nuestros corazones por partes iguales odio y egoísmo, por lo que sería acertado decir que somos igualmente insociables y peligrosos. Esa naturaleza nuestra aspira, por encima de todo no al bien común, sino a satisfacer los propios impulsos egoístas. Y esto no sólo impide una buena convivencia, sino que ha hecho del mundo y por mucho tiempo un lugar peligroso e inseguro, donde la vida siempre corría riesgo, no desarrollándose satisfactoriamentey llevándonos en multitud de ocasiones a periodos de guerras y destrucción. Sin embargo, el raciocinio, nos hace conscientes de todo ello, lo que nos lleva en lo social a un acuerdo aceptando unas normas: una sociabilidad de conveniencia, no sólo entre personas sino, igualmente, extrapolada a la política, entre los estados. Y medramos, sin embargo, el hombre no puede ser feliz.Pues si en lo social, en la convivencia, se alcanza una cierta estabilidad y paz, en lo personal, el egoísmo, el odio o la envidia le siguen impidiendo alcanzarla, sencillamente, porque no es posible, como no es posible igualmente que crezcan peces en el desierto. Y esto es así, agravándose a cada paso que damos, alejándonos de nuestro camino: tomando no las decisiones que importan, sino las que convienen, no a nosotros, sino a las sociedad a la que pertenecemos, fortaleciendo con ello a ésta, a la vez que ella nos sometemos. De ahí, tener que desandar, volver atrás hasta el punto donde no estemos condicionados o impulsados por deseos o necesidades impuestas. Un hombre necesita poco, con ser libre le basta. La libertad es "la cualidad fundamental del ser humano"; la libertad está en el hombre, y no puede renunciar a ella, Pues partiendo de esa libertad, una persona libre que tomó sus propias decisiones, jamás podrá ser egoísta, sentir envidia u odio por aquel sujeto, que se levanta y vive todos los días como un esclavo, en la monotonía perpetúa e inmutable del condenado.


Volver a la Portada de Logo Paperblog