Revista Baloncesto

"Su mirada era de furia. Laia Palau tenía los ojos inyectados en sangre"

Publicado el 22 abril 2019 por Toni_delgado @ToniDelgadoG
Miki Calderón,  Merche Caballero, Mercedes Sesé, Rafa Cerdá, Ana María Moreno y Sara Mallén retratan para Cronómetro de Récords a la base del Uni Girona, que reparte siete asistencias en la victoria en el primer partido de semifinales de Liga Día ante el Cadí La Seu (69-48)

mirada furia. Laia Palau tenía ojos inyectados sangre

Laia Palau en la final de la Copa de la Reina de Vitoria. Foto: Toni Delgado / Cronómetro de Récords. 

La mejor reflexión que me han hecho sobre Laia Palau (Barcelona, 1979) es una imagen que siempre tendrá muy presente Miki Calderón. El fisioterapeuta del Bàsquet Femení Sant Adrià la rescata en el autocar, rumbo a la Seu d'Urgell. —No me olvidaré de aquellos ojos... En Fontajau le hicimos un buen parcial al Uni Girona y Laia Palau se encendió. Su mirada... Su mirada era de furia. Tenía los ojos inyectados en sangre. Nos devolvió el parcial. Lo superó.
El comentario de Miki Calderón retrata a una competitiva insaciable a la que no le gusta perder ni al juego más infantil. A una deportista que no se conforma con ningún resultado, por abultado que sea. "Tengo casi más compromiso con los demás que conmigo", confesaba a Cronómetro de Récords la propia Laia Palau en el Open Day Liga Día. Ninguna jugadora firmó más autógrafos ni se hizo tantas fotos con la afición como la base del Uni Girona. Tampoco nadie tuvo tantas solicitudes de entrevistas. Tras la desaparición del Ros Casares en 2012, Laia Palau hizo las maletas y no volvió hasta este curso. Aterrizó en el Uni Girona, al que aspira a hacer campeón del torneo por segunda vez. Sería la 14ª Liga para una leyenda que suma, además, 10 Copas, dos Euroligas y 11 medallas con la selección absoluta. Según las estadísticas oficiales, Laia Palau repartió siete asistencias (ocho contabilizaron en Esport 3), capturó siete rebotes y anotó tres puntos en el triunfo ante el Cadí La Seu en el primer partido de semifinales (69-48). El jueves en el Palau el Uni Girona podría finiquitar su pase a la final. En el otro cruce, el Perfumerías Avenida superó al Valencia Basket por 80-57.  Laia Palau fue a contracorriente: no lanzó ni un triple en un partido con porcentajes nefastos desde más allá de 6,75: un 5/19 (26%) para las locales y todavía peor para las visitantes con un 5/31 (16%). La base internacional resultó fundamental para que su Uni Girona se marchase al descanso con una ventaja interesante (35-27) ante un Cadí La Seu que minimizó su falta de puntería con un intangible que nunca le falta: la actitud. Shereesha Richards había cogido seis rebotes, cuatro de ellos ofensivos, y Yurena Díaz persistía en ataque: por segundo partido consecutivo fue la máxima anotadora de su equipo, esta vez con 15 tantos. No tuvo su día Andrea Vilaró, que calcó puntos y pérdidas (cinco).  Con un triple de Núria Martínez, el primer de su equipo tras diez intentos, seis puntos en 1m 32s de la anotadora silenciosa Keisha Hampton y los tiros libres de Laia Palau, Rosó Buch y Vionise Pierre-Louis el Uni Girona se escapó definitivamente (51-38 a los 29m 52s). A Laia Palau todavía le quedaban más ocurrencias, como una asistencia sin mirar o un tapón a Yurena Díaz. "Juega para el grupo y no para hacer sus números. Todo equipo debería tener una Laia Palau en su equipo", explica Merche Caballero, miembro de la Penya Meritxell y una de las aficionadas más fieles del desaparecido UB Barça, donde Palau dejó huella. "Talento, visión de juego, pases de escándalo. Una de las mejores jugadoras que hemos tenido y tendremos. ¡Ojalá nunca se retire!", desea Mercedes Sesé, socia del Gernika y aficionada al Uni Girona. "Es el mito de la selección", apunta Rafa Cerdá. "Recuerdo que las de nuestra generación (79), en infantiles la llamábamos la 'Kukoc'... ¡Y con los años nos ha dado la razón! Talento, entrega, sacrificio, responsabilidad, equipo... ¡Todo un ejemplo a seguir!", interviene Ana María Moreno, exjugadora, entre otros, del CBF Viladecans, del CB Olesa o del Uni Girona. "Seguro que pocas personas admiran a Laia la mitad que mi amiga María [Baena]. De hecho, me ha enganchado hasta a mí",  cierra Sara Mallén. Es muy fácil engancharse a Laia Palau, que exige, cuida, arropa y saca lo mejor de sus compañeras.  Enlaces relacionados 

Laia Palau: "Tengo casi más compromiso con los demás que conmigo"Yurena Díaz: "Descubrí que me gusta mucho el baloncesto, pero que necesito hacer más cosas"

Andrea Vilaró: "Fue una suerte romperme los ligamentos cruzados"

De la A a la Z: diccionario de la Copa de la Reina de Vitoria

Sara Mallén, cinco medios de transporte y 19 horas para ver jugar en Italia a Cristina Ouviña con el Bourges


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas