Revista Cocina

Tarta de queso y crema de galletas Lotus. Lotus cheesecake.

Por Cuca
Estoy segura de que todos los que conocéis mi cocina virtual desde hace tiempo sabéis de mi amor incondicional por las tartas de queso. Puedo afirmar que si tuviera que elegir un único postre para el resto de mis días sería probablemente este.
Creo que no hay versión que haya probado y no me haya gustado. Algunas han pasado con más pena que gloria, eso es cierto, unas más memorables que otras, pero siempre he sabido encontrarles algo que ha hecho que devore mi porción y en la mayoría de los casos me quede con ganas de más.
A todo esto hay que unirle que en la mayoría de vuestras cocinas, a lo largo de los casi cuatro años que llevo compartiendo con vosotros, he dejado constancia por escrito de mi amor incondicional por el queso que resumo en la mayoría de los casos diciendo que soy muy ratona.
Y si la memoria no me falla en alguna ocasión os he comentado que uno de los pocos alimentos por los que Lara muestra interés es el queso y que es algo que lleva en los genes porque en casa no faltan nunca distintos tipos de queso en la nevera.
Pues hoy voy a hacer una confesión. Hace sólo diez años que como queso. Y tengo tan clara la fecha porque fue a raíz de unas vacaciones, concretamente de un viaje a Tenerife del que en agosto se cumplirán diez años.
Por si alguno estáis echando números me adelanto y os confirmo que llegué a la isla dos días antes del terrible accidente de Barajas, que viví aquello en primera persona pensando que habíamos sido afortunados por cuestión de meras horas.
En una de las muchas excursiones que hicimos nos ofrecieron a probar los quesos típicos de la isla contándonos que por exigencias del clima allí los quesos se ahúman en lugar de curarse. Hasta ese momento siempre había declinado la prueba de cualquier tipo de queso, es más hasta el olor me resultaba tremendamente desagradable, pero aquel día de manera imprevista me vi cogiendo un trozo de queso y comiéndolo.
Yo no sé si fueron las endorfinas segregadas por estar de vacaciones, si fue el embrujo de la isla o si en aquel momento algo cambió en el universo. Sea lo que sea me vi probando el queso ¡y me gustó! De hecho unos días después compramos un par de quesos con los que nos volvimos en la maleta (cual película de Alfredo Landa)
Al llegar a casa mis padres no se sorprendieron porque llegara con un par de quesos, se sorprendieron días después cuando me vieron comerlos como si lo llevara haciendo toda la vida (así como el almogrote que es una especie de paté elaborado con queso)
Lo creáis o no hasta entonces además del queso rallado de las pizzas (y si tenían mucho se lo solía quitar) en todo caso me había comido alguna loncha de queso en un sándwich y había probado el queso de untar pero tampoco me hacía mucho tilín.
No recuerdo muy bien por qué no comía queso. De pequeña no me sentaban muy bien los lácteos y supongo que mi madre no insistió nunca en que comiera porque yo no mostraba interés alguno y me resultaba insoportable hasta el olor.
A raíz de aquel viaje fui probando distintos quesos y me fui metiendo en el mundillo de los postres caseros hasta hacer mi primera tarta de queso y ahí ya se afianzó un amor eterno e inconmensurable.
Sin exagerar un ápice os digo que si a día de hoy me dicen que no puedo comer nunca más queso creo que no lo llevaría nada bien. Es más, si me dais a elegir entre el queso y el chocolate os prometo que no sé qué elegiría ¡con eso os lo digo todo!
Como no tiene sentido martirizarse con estas especulaciones existenciales vamos a darle un giro más amable a la entrada de hoy y pasamos directamente a hablar de la receta.
¿Crema de galletas Lotus? ¿con qué dices que has hecho esta tarta?
Lotus cheesecake. Deliciosa tarta de queso horneada con crema de galeltas Lotus.
Estoy segura de que a la mayoría os suena esta crema, o al menos las galletas. Son unas galletas speculoos que se comercializan con la marca Lotus y son de la empresa Biscoff. Hace unos años te las ponían como obsequio en muchas cafeterías acompañando al café (al menos donde yo vivo y alrededores)
En los últimos días se han visto muchas recetas ya que esta crema venía en una de esas cajitas mensuales de productos y además hace unos años también estuvo muy de moda en la blogosfera.
Lotus cheesecake. Deliciosa tarta de queso horneada con crema de galeltas Lotus.
Os aseguro que mi bote llevaba más tiempo que eso en la cocina, que estaba en el límite (esta vez tremendamente ajustado) de caducar y que sí o sí tenía que darle salida para que no tuviera que desfilar de camino al cubo de la basura.
Lotus cheesecake. Deliciosa tarta de queso horneada con crema de galeltas Lotus.
La pregunta del millón ¿dónde me hago con un bote ahora? Hasta hace unos años era complicado, y muchas blogueras lo habían comprado en países de centroeuropa durante sus vacaciones. Así que tenías que aguantarte las ganas (si no te ibas de viaje) o hacer la crema casera. Después se comenzó a vender en los supermercados DIA (más concretamente en los Maxi DIA que fue donde yo lo compré) pero hace un tiempo que no la tienen.
Lotus cheesecake. Deliciosa tarta de queso horneada con crema de galeltas Lotus.
¡Tranquilidad! que hace sólo tres fines de semana estuve en Carrefour ¡y me topé con ella por casualidad! y para vuestro regocijo (y mío también) os diré que venden la crema "normal" (que es la que he usado yo para la receta) y la crema con trocitos, así que loca de contenta y recién terminado el bote que tenía en casa ¡me hice con uno de cada tipo para seguir experimentando con esta crema!
No tengo remedio, lo sé.
Lotus cheesecake. Deliciosa tarta de queso horneada con crema de galeltas Lotus.
Las galletas Lotus las compro en Mercadona. En DIA no tienen ahora fijo, porque pregunté para hacer la receta, y en Carrefour no miré, pero si tienen la crema tienen las galletas casi seguro.
Sabía que quería hacer una tarta de queso y tenía varias recetas guardadas, pero como cuando abrí el bote pensé que ya no se vendía en España y salvo que la hiciera casera no iba a disponer de más crema Lotus quería hacer una tarta de queso de las que hacen historia.
Lotus cheesecake. Deliciosa tarta de queso horneada con crema de galeltas Lotus.
Una tarta que al probarla dijeras ¡no se me ocurre mejor manera de invertir la susodicha crema! Así que en lugar de seguir una receta al pie de la letra monté la mía propia y seguí el procedimiento de horneado de Lorraine Pascal en esta otra tarta de queso cuya textura tantísimo nos gustó.
Lotus cheesecake. Deliciosa tarta de queso horneada con crema de galeltas Lotus.
El resultado ha sido brutal. Una tarta cremosa, con un delicioso sabor caramelizado... ¡para repetir y repetir hasta no dejar nada! Os aseguro que cada vez me cuesta más contenerme con los postres ¿eh?
Lotus cheesecake. Deliciosa tarta de queso horneada con crema de galeltas Lotus.
Sé lo que estáis pensando. Cuando de tartas de queso se trata no soy objetiva. Puede ser, pero yo creo que si habéis probado alguna vez estas galletas y conocéis su sabor caramelizado os podéis hacer una idea de cómo sabe un bocadito de esta tarta. Y la textura... ¡la textura se aprecia en las fotos! y aún así os aseguro que es más cremosa de lo que os podéis hacer una idea.
Es como si se deshiciera en la boca...Es una tarta de queso ¡para ponerle un piso! y os aseguro que he probado ya unas cuantas y muchas de ellas las tengo publicadas para que también podáis disfrutarlas en casa.
Lotus cheesecake. Deliciosa tarta de queso horneada con crema de galeltas Lotus.
Si podéis os aconsejo que hagáis la base con galletas Lotus porque le dan el toque "gourmet" a la tarta y aunque son un poco más caras que las galletas María o tostadas os aseguro que merece la pena para hacer un postre redondo.
Si no tenéis o no las encontráis hacedla con galletas normales y añadid a la base una cucharadita de especias para galletas Speculoos o en su defecto una cucharadita de canela. La tarta seguirá estando igualmente buena ¡no dejéis de hacerla por este detalle!
Lotus cheesecake. Deliciosa tarta de queso horneada con crema de galeltas Lotus.
Y si no encontráis la crema en la blogosfera hay muchas recetas para hacerla. A modo de ejemplo os dejo el enlace a la receta de dos compañeras para que podáis echarle un vistazo. Una es la receta de Marta de Repostería Tximeleta (está antes de la receta del bundt, no me he equivocado de enlace) y la otra es la receta de Isabel de Cakes para ti.
La verdad es que tenía ambas fichadas porque suponía que no iba a encontrar la crema y quería hacerla casera para seguir preparando postres con ella porque nos ha gustado mucho.  Que tenga dos botes en la despensa no quita que en un futuro la vaya a hacer en casa porque seguro que es más sana.
Lotus cheesecake. Deliciosa tarta de queso horneada con crema de galeltas Lotus.
Hay más recetas por la red, podéis buscar, comparar y hacerla a vuestro gusto pero aún sin haber hecho ninguna pongo la mano en el fuego por ambas porque son dos de mis blogueras de confianza.
No digais que no os he dado opciones porque tenéis que hacer esta tarta sí o sí ¡os va a encantar! y si no ya me daréis la razón.
Como siempre os dejo un trocito que tengo reservado para compartir con vosotros y terminar de convenceros de que hagáis sí o sí esta receta. Siempre os digo lo mismo, y es que todas las recetas que traigo me encantan, pero esta vez ¡os la recomiendo más aún que de costumbre!
Lotus cheesecake. Deliciosa tarta de queso horneada con crema de galeltas Lotus.
Ingredientes:
Para la base
* 200 gramos de galletas Lotus* 100 gramos de mantequilla
Para el relleno:
* 600 gramos de queso crema (tipo Philadelpia) normal o clásico ¡no vale que sea light!* 200 ml de nata para montar min. 35% m.g.* 200 gramos de crema Lotus* 3 huevos* 100 gramos de azúcar* 2 cucharadas y media de almidón de maíz
Para la superficie:
* Cacao en polvo (opcional)
Elaboración:
1. Para hacer la base picamos las galletas en la picadora hasta dejarlas reducidas a polvo. Derretimos la mantequilla en el microondas, la vertemos sobre el polvo de galletas y mezclamos bien .
Ponemos la masa en un molde desmoldable (yo he usado uno de 22 centímetros)  y repartimos bien por el fondo dejando una base nivelada y con cierto borde para evitar "fugas"  al verter el relleno. Reservamos.
2. Para preparar el relleno ponemos en un bol el azúcar y el queso y batimos lo jutos para que  se ponga cremoso.
3. Incorporamos la crema Lotus y mezclamos hasta integrar.
4. A continuación añadimos la harina de maíz y los huevos de uno en uno. Es muy importante que no añadamos el siguiente hasta que el anterior no esté perfectamente integrado porque la masa podría tomar el aspecto de estar cortada y costarnos muchísimo volverla a integrar.
Es importante batir sólo lo imprescindible para evitar meter aire en la masa.
5. Vertemos la mezcla en el molde y para alisarla la agitamos sobre la encimera y le damos un par de golpes secos por si quedaba alguna burbuja de aire en la masa que salga a la superficie.
6. Introducimos en el horno precalentado a 170º C y horneamos 50 minutos.
7. Apagamos el horno y dejamos dentro la tarta con la puerta cerrada una hora más.
8. Pasado este tiempo abrimos el horno, la sacamos y la dejamos enfriar sobre una rejilla
9. Una vez fría metemos en el frigorífico para que se asiente y antes de servir espolvoreamos con cacao en polvo por encima y decoramos con unas galletas Lotus.
https://sites.google.com/site/dulcessecretosdecuca/tarta-de-queso-y-crema-de-galletas-lotus-lotus-cheesecake
Os aseguro que con el paso de los días esta tarta gana ¡y mira que parece imposible!
Mi consejo es que la preparéis la víspera y la dejéis reposar toda la noche en el frigorífico.
Además os recomiendo encarecidamente que la saquéis un ratito antes de tomarla para que se quede casi a temperatura ambiente porque gana en cremosidad y lo vais a agradecer.
Lotus cheesecake. Deliciosa tarta de queso horneada con crema de galeltas Lotus.
Si os animáis ya me diréis si se resiste o no la tentación de repetir ración.
Lara sigue igual de mala para comer. Creo que poco a poco me estoy haciendo a la idea de que voy a tener una hija mala comedora y empiezo a tener que tragarme muchas de las cosas que tan alegremente se dicen cuando uno no tiene hijos en plan "si no come es porque no tiene hambre y ya comerá más tarde" 
Cuando ves que no come nunca ya sea con buenas o malas artes acabas cayendo en ofrecerle lo que sabes que funciona. De hecho la pediatra nos ha dicho que no la forcemos (que no lo hacíamos porque sabemos que juega en nuestra contra además de que con Lara es imposible hacer nada a la fuerza) y que le demos aquello que le guste para que se acostumbre a comer cosas sin triturar.
En la guardería son de la misma opinión. Que la niña comerá cuando quiera y mientras tanto hay que hacerle divertido y atractivo el momento de la comida. A mí personalmente me agobia y me tiene en tensión los fines de semana cuando le doy yo todas las comidas mientras espero el "milagro de la comida"
Quitando esto es una niña estupenda y graciosa. Todas las mañanas cuando la visto quiere que le haga fotos a sus perros de peluche y protesta para que no le haga fotos a ella. La engaño diciéndole que sólo salen los perros.
Además no para de hablar. Se soltó de la noche a la mañana y ahí está que no calla ni debajo de agua. Por el momento soy la que mejor la entiende y eso que soy una "mala madre moderna" que sólo la ve dos o tres horas cada día entre semana porque el resto se lo pasa en la guardería y con mis padres. Pero mientras nadie tome cartas en el asunto de la conciliación laboral y familiar o seguimos así o nos quedamos en nuestras casas y a ver de dónde sacamos el dinero para vivir. 
Gracias a todos por seguir visitando mi blog cada semana y por los comentarios y muestras de cariño que dejáis cada día para mí y sobre todo para Lara que como bien decís es un poquito parte de todos.
Nos leemos la semana próxima ¡sed muy felices! 
Manos a la masa y ¡bon appétit!Tarta de queso y crema de galletas Lotus. Lotus cheesecake.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista